“Domingo, me cuesta diferenciar Coaching de Imagen (CI) de Asesoría de Imagen (AI) y me gustaría transmitir a mis clientes que mis servicios que van más allá de las apariencias“.

Una frase que se repite mucho en las dudas que me plantean los profesionales que están “en transición” de una profesión a otra”. Conocer las claves de la distinción entre un servicio y otro te ayudará a contestarte a ti primero, y sentirte más seguro y confiado a la hora de ofrecer servicios más completos. Pero sobre todo, a cuidar a un cliente que en general no tiene tantos conocimientos y experiencia como tú y merece ser atendido.

A veces un “no es lo que te puedo ofrecer” y la honestidad es mucho más potente que tratar de hacer piruetas para convencer a alguien de que trabaje contigo.

En cualquier caso, lo fundamental es que tengas claro tú, qué es lo que puedes ofrecer.

Déjame contarte algunos puntos que te pueden ayudar a centrar el tema con tus clientes, sobre todo en las sesiones iniciales y evitar los errores de principiante.

El Cliente de Coaching de Imagen no es el mismo que el de Asesoría de Imagen

Lo primero es conocer la diferencia entre Coaching de Imagen y Asesoría de Imagen, para saber contarlo y valorar también cuantas herramientas tienes como profesional para facilitarlas a tus clientes.

Lo segundo, ser consciente que los expertos en Coaching de Imagen son profesionales entrenados y evaluados en la competencias de la profesión, usan un método probado y testado que les unifica en el sector de un nicho de mercado con más de 10 años de existencia y una comunidad.

Lo tercero, que somos seres tridimensionales: interior, cuerpo e imagen son las 3 patas del estilo; trabajar sólo con lo de afuera, afecta al global de la persona pero no siempre funciona a la hora de conseguir un cambio vital.

También ya sabes que imagen no es igual a indumentaria, complementos y cosmética, por éso es bueno tener herramientas emocionales y de comunicación no verbal para ayudar a los clientes a ser conscientes de por qué tienen la vida que tienen, donde les aprieta el zapato y qué necesitan para avanzar.

En general un cliente de CI busca un servicio de desarrollo personal a través de la imagen, no sólo un cambio de imagen. Cuando recibimos una solicitud de información siempre preguntamos a la persona qué es lo que quiere conseguir o qué necesita de tus servicios ¿verdad? Pues en la respuesta del cliente está toda la información para saber qué camino tomar y si eres tú el profesional adecuado.

  • Si busca sólo un cambio externo es un cliente de Asesoría de Imagen
  • Si quiere cambiar la imagen que tiene de sí mismo para cambiar su vida es un cliente de Coaching de Imagen.

Detrás de un cambio de imagen hay una necesidad psicológica por cubrir

Cuando hay falta de satisfacción en un área de la vida como es el trabajo por ejemplo, podemos poner el foco en que la empresa en la que trabajas no te da lo que quieres y además, en que quizá tú, tienes necesidades nuevas que quizá no te cubra el entorno laboral en el que estás.

Es un ejemplo sencillo y habría muchas opciones pero si eres profesional de la imagen personal o quieres serlo te invito de descodificar las necesidades que están detrás de las frases de:

  • “Necesito un cambio de look para sentirme mejor conmigo misma”.
  • “Quiero inspirar más respeto en el trabajo y que reconozcan lo que valgo”.
  • “Llevo tiempo sin pareja y quiero sentirme más sexy para atraer a quien quiero en mi vida”.
  • “Me da mucha inseguridad mi imagen y me gustaría sentirme más confiado cuando estoy en grupo”.

¿Te suenan? ¿Las has escuchado alguna vez de alguien?

Un cambio externo afecta a la autoestima porque una vez construido un look que refleje la imagen ideal del cliente, provoca un efecto directo en su percepción y la de los demás. Algunos expertos dicen que “repitiendo” y manteniendo en el tiempo una determinada imagen, se adquieren atributos de la imagen creada. Es decir, si te vistes de éxito, tendrás éxito.

Me cuesta mucho estar de acuerdo con esto porque en la mayoría de los clientes que he atendido, aprender a “sentirse mejor consigo mismo“, no lo dio un cambio de imagen, sino la combinación de un trabajo interior profundo, la aceptación del cuerpo y la proyección de una imagen auténtica que a lo mejor, no era tan estilizada, de tendencia o a la moda.

Así que imagínate si con el caso anterior, empleamos tiempo y trabajo personal cómo será con conflictos más gordos.

También te digo que con otros clientes, las herramientas psicológicas no eran suficientes para provocar el cambio y nos apoyamos más, en el cuerpo y en la estética.

Por eso te diría que no hay recetas cerradas ni herramientas mágicas. Lo que si sé es que el trabajo simultáneo a nivel psicológico, corporal y estético tiene más garantías de éxito que abordar un caso desde una sola dimensión.

La Cognición Atávica, o el efecto de la indumentaria en la persona, está demostrada pero el cambio vendrá, como te digo, de un trabajo más integral.

Diferencia entre cambios rápidos, parches de autoestima y transformación personal

Vivimos en una sociedad que va a la velocidad de la luz, queremos todo ya y buscamos mucho, pero que mucho “refuerzo inmediato”.

Un ejemplo de qué significa esto es como cuando los niños quieren una golosina, si siempre está disponible, en cualquier momento y sobre la marcha, lamentablemente les creamos intolerancia a la frustración.

La era digital nos pone en nuestra mano, casi cualquier cosa que queramos en un pispás, desde información a objetos, servicios, etc.

Somos adultos pero estamos inmersos en un momento histórico en el que también hay mucha frustración, estrés y desidia.

Si me pongo científico por unos instantes te diría que ése refuerzo inmediato del que te hablaba aunque sea con una conducta pequeña y con poco impacto en nuestras vidas, provoca una descarga de dopamina a la que podemos engancharnos porque “si no es ahora“, me siento mal.

El poder de la imagen tiene que ver con éso: “hazme parecer rápidamente lo que anhelo ser” y ¡zás! Se lo puedes dar como profesional aparentemente y sólo por el aspecto, pero no creo que a medio y largo plazos sólo por la indumentaria puedas:

  • Inspirar más respeto en el trabajo y tengas más reconocimiento social.
  • Te sientas más sexy y atraigas a tu vida tu pareja ideal sólo por lo de fuera.
  • Aumentes tu seguridad y confianza en eventos sociales exclusivamente por cómo vas vestido.

Hacer cambios en la apariencia aportan ésos parches de autoestima de corta duración, que son muy útiles pero si basas tu crecimiento como personal en ellos, puedes caer en la sumisión a la imagen.

Además, cambio es distinto de transformación, el primero sustituye una cosa por la otra y la segunda palabreja implica partir de un estado actual y real para generar uno nuevo a partir de lo que eres; es más orgánico.

Coaching de Imagen nació con ése “para qué”: ayudar a las personas a evolucionar en las 3 dimensiones de las que hablábamos pero no por separado, sino como un conjunto: como un sistema.

Explicar la “visión de proceso de cambio” al cliente le dará más pistas para identificar las necesidades subyacentes a la demanda que traer y luego, claro, elegir qué tipo de servicio quiere realmente.

La pregunta clave después de esta explicación es: ¿qué quieres?.

Estilo vs Estilo de Vida

Estimológicamente “Estilo” viene de “forma” y resulta que la forma de expresión individual tiene que ver con la imagen externa sí, pero también con la forma de relacionarte con tus emociones, con cómo haces para alcanzar los objetivos que te propones, con la manera en la que proyectas tus aspiraciones en la vida, con la forma de comer, de comprender, de escuchar….

Por éso necesitamos explicar a nuestros clientes que la Imagen Personal y el Estilo es algo más de lo que se ve por fuera y que si trabaja más allá de las apariencias su cambio será más completo.

En Coaching de Imagen los dos focos de actuación pues son: la Identidad del cliente y su coherencia con su “Estilo de Vida” (no sólo “estilo”).

El Cambio lo hace el cliente

En Coaching de Imagen no ofrecemos soluciones, ni asesoramos, ni dirigimos ni hacemos nada por nadie 🙂

Esta diferencia es fundamental para aclarar al cliente el marco de trabajo:

  • Se establece una Alianza entre profesional y cliente, con unos compromisos, límites y alcance.
  • El cliente elige un objetivo que acompañaremos a formular.
  • Comienza el diálogo coaching y todas sus herramientas, adaptadas a la especialidad de imagen.
  • El cliente inicia un proceso de auto-conocimiento en el que por sí sólo encuentra sus respuestas, soluciones y su forma de expresión más auténtica.
  • Fin.

¿Pero cómo? ¿Encuentra también su look sin ayuda?

Sí, gracias a las técnicas profesionales no necesita asesoramiento, necesita tu maestría para que las técnicas profesionales: visuales, psicológicas y físicas hagan su trabajo.

Para ello en la alianza deberás avisarle de:

  • Los compromisos que asume cada parte.
  • Que habrá tareas, escenarios y retos a los que le invitaremos a experimentar.
  • Y que los mejores resultados depende de la implicación consigo mismo.
  • Tú como técnico, entendemos que también lo vas a dar todo 🙂

Y esto es a grandes rasgos lo que puedes aportar.

¿Qué clave de este artículo crees que te habías saltado por alto y quieres poner en marcha enseguida?

Espero que te haya servido este post para aclarar tus dudas.

Deja tus comentarios más abajo y seguimos charlando sobre el tema.

Un abrazo

Domingo Delgado

Descubre cada jueves contenidos exclusivos que te mostrarán la estrecha relación que existe entre tu imagen y tu interior. Únete y accede ahora a la Guía de Desarrollo Personal a través del Estilo con 5 Pasos para recuperar la conexión contigo mismo y encontrarle sentido a tu Presentación ante el Mundo

6 COMENTARIOS

Comments

  1. Me encantado el articulo. Me parece fundamental la diferencia que estableces entre estilo y estilo de vida. Gracias

  2. Este artículo me parece la base del cambio profesional. El cliente tanto en la web como en el primer contacto físico tiene que recibir una información muy clara y precisa de lo que va a encontrar y lo que no. En mi opinión es muy importante que el cliente perciba que nuestra explicación sale y llega desde el corazón y desde el plano de la experiencia aportando la honestidad que avala el método de Coaching de Imagen Domingo Delgado.
    Es para mí un auténtico honor poder sumar a mi método el apoyo DD.
    Muchas gracias Domingo por tus artículos y nos vemos enseguida ampliando formaciones y experiencias…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *