El uso del color en la imagen personal ocupa un lugar especial, ya que con sólo “acertar” con las combinaciones “adecuadas” se consigue un efecto global que consigue cambiar el impacto de la apariencia de forma muy rápida.

Hace más de 20 años que la Asesoría de Imagen ha diseñado distintos métodos para dar en el clavo de cuáles son las mejores herramientas para identificar la paleta de color del cliente, en menos tiempo y con mayor exactitud.

También es una de las áreas más valoradas por los estudiantes y profesionales por la belleza de los resultados y la magia de entregar a un cliente una herramienta eficaz para crear sus looks y saber qué decisiones tomar para el uso de unos u otros colores en su vida cotidiana.

¿Por qué llama tanto la atención este tema?

El Color es energía y afecta tanto a nuestra apariencia como a nuestro estado de ánimo. Y parece que hasta ahí habíamos llegado con los métodos clásicos para detectar la paleta de colores más armónica con el tono de piel, cabello y ojos del cliente. (Si llegas nuevo al asunto, te invito a empezar por aquí Por qué el color afecta a tu vida y cómo ponerlo a tu favor)

La profesión evoluciona y a día de hoy hay mucho más que contar.

Hasta ahora el foco del Análisis del Color personal, en general estaba en la parte física, en la elección de aquellos tonos que encajasen a la perfección con la armonía del cliente. Esto por sí mismo causa un impacto directo en cómo se ve la persona, cómo le perciben los demás y en la sensación de que por sí sólo el color ya aporta estilo y caso resuelto.

Una de las intrigas más apremiantes que recibo por parte de los profesionales de la imagen es:

  • ¿Pero por qué un cliente, aún conociendo su paleta de color, sigue teniendo tendencia a usar otros que no le favorecen?
  • ¿Por qué no se mantienen los cambios a medio y largo plazo?
  • ¿Qué aspecto emocional hay encerrado en este tema cuando es totalmente “físico”?

Hoy te contaré 5 razones de por qué ocurre esto y cómo puedes pasar de usar los métodos tradicionales de Colorimetría al Análisis Consciente del Color ©

Esta técnica nace hace una década aproximadamente cuando vimos que los sistemas anteriores se quedaban obsoletos por varios motivos. Mediante cuestionarios de valoración y un estudio de las reacciones emocionales más habituales de los clientes al análisis del color tradicional, nos dimos cuenta que no era suficiente con darle una paleta de pintor sin tener en cuenta las emociones que provocan en la persona.

Te contaré 7 diferencias clave entre las técnicas tradicionales de Colorimetría y el Análisis Consciente del Color ©, método exclusivo de la casa 😉

Empecemos por el principio:

1. La Paleta Física:

Cada uno de nosotros tiene una paleta de color que nace de la combinación única de los pigmentos naturales de la piel, ojo y cabellos. No todos los morenos son iguales, ni los rubios, pelirrojos, etc y la multitud de combinaciones que se pueden dar entre personas es inmensa.

En los métodos tradicionales la prioridad es detectar ésa paleta y reflejo de la luz en cada cliente y a partir de ahí identificar los colores que armonizan mejor con su físico.

Para ello existen multitud de métodos entre los cuáles te hablaré brevemente de los más conocidos.

2. Métodos de análisis del color basados en el físico:

Las 4 Estaciones del Color:

El sistema más antiguo y conocido.

Divide las paletas de color por nombre de las Estaciones y básicamente su prioridad es detectar:

  • La temperatura del color: Fríos y Cálidos.
  • La intensidad o suavidad: Intensos y suaves o empolvados.
  • De ahí nacen pues las 4 tipologías en las que en teoría encajaría cualquier persona:
    • Invierno: colores fríos e intensos.
    • Verano: colores fríos y suaves.
    • Otoño: colores cálidos e intensos.
    • Primavera: colores cálidos y suaves.

Si quieres saber un poco más sobre esta técnica mira el artículo: Hemos sido creados con una paleta de color, ¿sabes cuál es la tuya?

Las 12 Estaciones de Color:

Es la evolución del sistema anterior y este método de subdivide las estaciones en 3 al tener en cuenta:

  • La temperatura del color: frío o cálido.
  • Croma: intensidad o suavidad.
  • El valor del color: brillante u opaco.

Entonces dará lugar a 12 tipologías que amplían las opciones y posibilidades.

Algunos profesionales en vez de comenzar por identificar como prioridad la temperatura del color, identifican primero el rasgo más característico; es decir: ¿qué predomina en la persona? ¿la temperatura, la intensidad o el valor?

De ahí que surgiese pues:

3. La escala Tonal:

La evolución de los métodos lleva a considerar el tono principal de piel, ojos y cabello y además el “subtono”, el matiz de fondo y cambia la visión de trabajar sólo con el análisis de la superficie.

Hace énfasis en la detección de la predominancia de uno de los 3 parámetros: temperatura, croma o valor y en algunos se analizan por separado: cabello, piel y color de ojos dándoles un valor numérico y obteniendo al final un resultado que saca la media entre los 3 para dar con la paleta exacta.

Todos estos métodos se combinan entre sí, depende mucho del profesional que lo aplique y finalmente se han ido generando nuevos sistemas que básicamente buscan la mayor eficacia y exactitud a la hora de obtener una paleta lo más ajustada posible a la idiosincrasia del color físico del cliente.

Pero algo se escapaba…

4. La Paleta Psicológica:

El desarrollo técnico dejaba a un lado el impacto mental y emocional del uso del color en las personas.

Los colores están asociados a significados psicológicos universales que según los expertos mantienen una homogeneidad en todas las culturas salvo excepciones puntuales según la cultura.

El tema está en que por un lado tenemos:

  • Los significados universales del color que afectan a nivel grupal y nos identican con grupos de pertenencia y cultura.
  • Y por otro, la asociación inconsciente que cada persona establece con los colores en función de su historia de vida, su estado de ánimo u otro tipo de asociaciones más prácticas como vincular los tonos a recuerdos de espacios en los que ha vivido, trabajado o compartido.

El aspecto físico es importante porque gracias al sentido de la vista; percibimos.

Pero percibimos también con el resto de los sentidos y junto a las emociones: configuran una imagen interna de la experiencia de percibir el color. Es decir, el color genera una experiencia emocional que nuestro inconsciente registra.

Por éso nosotros creamos el sistema de Análisis Consciente del Color © (ACC©).

Una técnica profesional de Coaching de Imagen para ayudar a las personas a conocerse y usar su paleta de color como una herramienta de desarrollo personal.

¿Cómo funciona?

5. Aplicación de Test Visual

Mostrar al cliente un cuestionario visual de 7 colores más blanco y negro para identificar:

  • El impacto emocional positivo del color: útil para identificar estados emocionales positivos y potenciadores que ayuden a sentirse mejor consigo mismo/a y usarlos en su imagen personal para desarrollarse emocionalmente.
  • El impacto emocional negativo del color: útil para identificar estados emocionales negativos e inconscientes que frenen la capacidad de desarrollo de la persona y saber qué tonos usar para equilibrar sus estado emocional.

El cuestionario visual puede aplicarse en papel o mediante una visualización guiada. El tipo de cuestionario es muy sencillo y lo puedes confeccionar con cualquier herramienta de edición digital. Aquí tienes un ejemplo.

Los resultados de esta experiencia, sentarán las bases de la elección de los colores.

¿Qué hacer con los impactos positivos o negativos del color?

  1. Aplicar una entrevista en formato coaching que ayude a la persona a detectar con claridad, cuál es el fondo emocional detrás de su percepción del color. Para ello, como profesional, necesitas conocer en profundad los significados universales del color y su vínculo con la escala emocional para hacer las preguntas adecuadas. Si quieres bucear un poco más en este tema, échale un vistazo a Equilibra tus emociones a través del color, ¿cuál es tu estado cromático interno?
  2. Realiza tu técnica habitual de Colorimetría (4 Estaciones, 12, Escala Tonal … o cualquiera similar)
  3. Por un lado detecta la paleta física pero no orientes al cliente a identificar lo que le favorece, sino más bien cuáles son las emociones que le causan. Te servirán nuevamente la batería de preguntas que apunten a los significados universales del color, o del feedback que el cliente te dé sobre los sentimiento que le provocan.
  4. El objetivo del proceso es que el cliente gana en: comprensión de sí mismo, dejar de atribuir a los colores estados emocionales que provienen de su proceso vital, tomar acción y pueda usar su paleta de color como herramienta de desarrollo personal y no sólo como una técnica de estilismo.

6. La actitud del profesional

Alguna vez te he contado en el blog la diferencia entre ayuda y apoyo. Te quedará más claro con la diferencia entre:

Consultoría de Imagen:

Aplica técnicas para crear la solución para el cliente y toma decisiones. En el caso del color, aplica las técnicas física e indica al cliente lo que le favorece y lo que no.

  • Aplica las técnicas de colorimetría ayudando al cliente a distinguir aquellos colore que le favorecen, rejuvenecen, iluminan y hacen destacar tu físico de aquellos que no.
  • Confecciona la paleta de color en una mini-pantonera que entrega al cliente para que tenga un referente a la hora de elegir su indumentaria, complementos y accesorios.

ACC© Coaching de Imagen:

Acompaña al cliente a que encuentre las soluciones por sí mismo. En el caso del color:

  • Aplica el cuestionario visual y entrevista con la batería de preguntas adecuadas para que el cliente detecte por sí mismo con qué emociones, estados o creencias tiene asociados los colores principales.
  • Aplica la técnica de colorimetría como los pañuelos del color, guiando al cliente a detectar las asociaciones inconscientes que tiene en relación a los colores sean de su paleta o no, consiguiendo que la persona discrimine por sí sola qué colores potencian su persona y cuáles la limitan. Es el propio proceso emocional el que ayuda a la persona a percibir qué le favorece y que no.
  • El cliente elige los colores más importantes para incluir en su vestuario y que le ayuden a trabajar sus emociones y desarrollar sus objetivos personales o profesionales.

7. Resultados:

Entre un método y otro tenemos aspectos en común:

  • Uso de técnicas probadas que faciliten el trabajo.
  • Uno de las pañoletas teñidas de un pantone específico que permita usar las 4 estaciones, las 12, la escala tonal o la fusión de ambas.

Y aspectos distintos en ACC©:

  • El profesional, no orienta, decide o dirige; sino que acompaña al cliente a que perciba por sí mismo qué colores impactan en sus emociones y elija que cambios necesita hacer en su vida a nivel interno y externo.
  • Se trabajan las preguntas adecuadas bajo el marco de diálogo Coaching.
  • El cliente decide qué hacer y confecciona su propia paleta de color o mini-pantonera.

Sin duda, sé que es un tema para ampliar y contaros muchísimo más. Mi intención es dejarte por aquí una visión más amplia sobre el tema y que conozcas desde ya las bondades de ACC©.

Si te gustaría saber más sobre este tema, deja tus comentarios más abajo para seguir charlando sobre el tema.

¿Cómo sueles manejar el análisis del color y su impacto emocional en tus sesiones con cliente?

Un abrazo

Domingo

Descubre cada jueves contenidos exclusivos que te mostrarán la estrecha relación que existe entre tu imagen y tu interior. Únete y accede ahora a la Guía de Desarrollo Personal a través del Estilo con 5 Pasos para recuperar la conexión contigo mismo y encontrarle sentido a tu Presentación ante el Mundo

0 COMENTARIOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *