Parece que Cambio y Transformación son los mismo pero no exactamente…

Una de las preguntas que más repiten mis clientes en cursos y sesiones es: “¿Por qué no consigo cambiar? Ha vuelto a pasar”.

Los ingredientes para alcanzar el estado positivo que queremos tiene que ver, entre otros el nivel de motivación real que tienes para superar tus obstáculos y alcanzar tus objetivos.

Hoy me centraré en la percepción del cambio y sus dos facetas:

¿Qué es el cambio?

El cambio aparece ante una situación externa que te pone en alerta y ante la que te “tienes” que adaptar. Puede ser una gran hazaña o algo mucho más pequeño: desde que te echan del trabajo en el que llevas 10 años a que falta leche en la nevera.

Algo de fuera se presenta en tu vida y te llama la atención porque implica que de no hacer nada no podrás cubrir ciertas necesidades.

Siguiendo con los ejemplos de antes: ¿qué pasará con tu economía si no encuentras otro trabajo en breve? ¿Qué vas a desayunar mañana si no tienes tu bote de leche?

Ante las preguntas obvias surge: la necesidad de cambiar, de hacer algo para adaptarte lo mejor posible a la nueva situación. Está claro que necesitas las mismas acciones para buscar un nuevo empleo que para tomar un buen desayuno…

Hay otro estado que aparece cuando sentimos que queremos cambiar: la resistencia y los auto-saboteadores. ¿Por qué narices aparecen y te hacen la vida más difícil?

  • Salir del estado de equilibrio es “desagradable” y somos no nos gusta sentirlo.
  • Los cambios repentinos te sacan de la zona de confort, te llevan a un nuevo límite que superar y se activan las reacciones típicas en ti: miedo, rabia, evasión, sentirse pequeño, arrasar con lo que haya por delante, huir, pasar de todo, ir hacia adelante…y otras actitudes que frenan tus capacidades. Cada uno de nosotros tiene dentro un personajillo que se presenta en los capítulos en los que de repente, las cosas no van como esperado.
  • Superar tus viejos fantasmas no es de un día para otro y tiene que ver además con cómo percibes el cambio en si mismo: ¿algo horroroso? ¿una aventura? ¿ni fu ni fa?
  • El cambio implica “el esfuerzo” de colocarse en una nueva posición ante la vida: ¿quizá sea interesante conocer otras formas de trabajar y nuevas relaciones? ¿Si no hay leche estará bien para mí tomar esta vez rico té? O tal vez empezar de nuevo es un drama que no podré superar ¿o decides que te saltas el desayuno enrabietado? ¿Cómo haces tú? Pues ahí tendrás tu perfil ante el cambio.
  • La resistencia que vives sea al nivel que sea es totalmente normal: dentro de ti entran en conflicto: una necesidad por cubrir y la resistencia a perder la sensación de equilibrio.

Quédate con la idea de que el cambio que buscas es:

  • Una reacción ante una situación externa.
  • Implica una necesidad de adaptación frente a una resistencia (más o menos sana).
  • 2 fuerzas luchan entre sí.
  • Viene impuesto desde fuera.
  • Genera inercia, resistencia, pereza

¿Y entonces qué es Transformación?

Aparte de una palabra compuesta o cierto aire misterioso, es una solución mucho más potente al cambio no esperado.

Cambio significa básicamente sustituir una cosa por otra: un trabajo por otro puesto, un zumo de melocotón por el brik de leche.

La transformación incluye las características del cambio que vimos más arriba pero se diferencia en que ocurre “desde dentro”. Sucede cuando algo en ti te pide mover ficha, pero no sólo por las circunstancias externas sino por una motivación más profunda, por un “sentido”.

Quizá haber perdido tu último trabajo te haya hecho plantearte dedicarte a una profesión que inspire mucho más tus valores, que te permita ser más tú en general o que te ayude a desarrollar esas habilidades que sabes que tienes de toda la vida y pensaste que no podrían ser útiles para vivir de ello.

A lo mejor no ver el bote de leche en tu frigorífico te abre los ojos a dejar de consumir alimentos provenientes del mundo animal y despierta en ti la oportunidad de hacerte vegano o vegetariano.

Son sólo ejemplos, quédate con que el sentido de tus comportamientos, las decisiones que tomas, tu forma de pensar e incluso de sentir tienen un sentido.

La pregunta es: ¿para qué me puede servir lo que estoy viviendo más allá de las apariencias?

Cambio-y-Transformación

¿Qué pasaría si encontraras el propósito escondido que anda debajo de “vivir en automático”?

Pues que ya no vivirás los cambios de la misma forma, sentirás menos resistencia y algo pasa que se vuelve todo más fácil, tienes más energía y aparece en el escenario: la Pasión.

Encontrar el sentido no tiene por que llevarte a la espiritualidad de golpe pero piensa que es trascendente; es decir, te ayuda a ver más allá de lo cotidiano un sentido, una dirección nítida y un encuentro mucho más profundo con quien eres y tus “para qués”.

Cuando pasa esto comenzarás  a visualizar tu lugar en el mundo, porque uno tienes como todos ¿sabes?.

Éso implica darte cuenta del propósito que tienes y de forma natural te empuja a presentarte ante el mundo tal y como eres porque te darás cuenta que ahí están todos tus tesoros. Aumenta el respeto por uno mismo y por los demás, se influye de forma genuina casi sin quererlo y seguro que además te motiva a compartir con los demás de forma más generosa.

Alex Rovira dice que la transformación siempre tiene que ver con el Amor a algo o alguien y que impulsa a crear algo para servir a los demás.

¿Cómo te quedas?

Es muy revelador, date cuenta de cómo funcionas cuando estás en automático, sobre todo en aquellos conflictos o problemas que no terminan de solucionarse o desaparecer. Quizá estén ahí para seguir recordándote que tú, no eres tus circunstancias y que dentro de ti hay algo con mucho más valor que tus resistencias.

Piensa que en el cambio más superficial hay menos libertad: pasa esto, lo soluciono de esta manera y consigo estos resultados. En la Transformación personal aparece la Libertad de elegir, ¿el qué?:

  • ¿Cómo quieres vivir las próximas experiencias en las que te veas fuera de la zona de confort, al límite o en resitencia?
  • ¿Qué pasaría si le dieras un sentido profundo a las historias que se repiten en tu vida?
  • ¿Cómo llamarías al aprendizaje que estás teniendo por ello?

Espero haber dejado unas pistas de las diferencias entre Cambio y Transformación.

¿Qué reflexión has tenido al leer este post?

Me encantará leerla en los comentarios; siempre juntos es mejor :)

Un abrazo

Domingo Delgado

Pd: Si quieres desbloquearte y vivir una experiencia irrepetible que te empuje a transformar tu vida, échale un vistazo al Evento Privado de Transformación Personal que vamos a tener dentro de nada exclusivo sólo para 20 de vosotros:

Descubre cada jueves contenidos exclusivos que te mostrarán la estrecha relación que existe entre tu imagen y tu interior. Únete y accede ahora a la Guía de Desarrollo Personal a través del Estilo con 5 Pasos para recuperar la conexión contigo mismo y encontrarle sentido a tu Presentación ante el Mundo

0 COMENTARIOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *