“No me gusto”, “Creo que soy demasiado tímido”, “No sé que hacer para sentirme más atractivo” “Eso de llamar la atención no me va”, “creo que soy una persona impulsiva”, “soy de los que se esfuerza al máximo y no consigo resultados”, o “no soy capaz de tomar decisiones”

Estos son sólo algunos ejemplos del universo de posibilidades… Son declaraciones como otras tantas que expresan la opinión que algunas personas pueden tener de sí mismas. ¿Son buenas o malas? ¿Son positivas o negativas?

Te diría que ni una cosa ni la otra…

Ni siquiera cuando te definas sólo por aspectos positivos significa que tengas una imagen completa y adecuada de ti. Y tener una visión negativa, no ayuda a desarrollar a veces, pero en determinados momentos puede ser útil para ser consciente de aspectos de mejora importantes.

Y con tus clientes ocurre igual, cada uno llega a tu estudio con “una imagen mental de sí mismo” que quiere expresar con su apariencia o cambiar con tu ayuda.

La imagen interna en resumen es la percepción que tiene cada persona sobre su identidad. El tema está en que tiene dos niveles:

  • 1 nivel consciente: lo que dirías ahora mismo de ti sin dudar o dudando pero pudiéndolo verbalizar.
  • 1 nivel inconsciente: ahora mismo no es posible acceder a esa información pero está presente dentro de ti.

Saber esto es muy útil si trabajas como profesional porque entonces:

  • No te valdrá sólo con tener una conversación o una guía rápida para realizar una entrevista .
  • No te servirá dar por hecho que lo que opina el cliente de sí mismo es totalmente cierto. Si fuera así no habría opción de ver nuevas perspectivas para el cambio a futuro.
  • No puedes ceñirte sólo a un cuestionario de preferencias personales o incluso tests de tipos de personalidad o estilos sin más.
  • En definitiva todas estas herramientas te servirán a nivel racional, superficial y se quedan cortas.

Para entrar al nivel inconsciente necesitas herramientas que ayude a tu cliente a:

  • Comprender cómo se creó ésa percepción que tiene de sí mismo, por qué tiene ésa visión y si es su mejor versión.
  • Darse cuenta de si lo que opina de sí mismo es realmente cierto y útil.
  • Identificar las emociones asociadas a ésa construcción mental.
  • Detectar las necesidades psicológicas que sostienen ésa imagen personal.
  • Saber cómo continuar el proceso para ayudarle a ser más auténtico sin depender del reconocimiento de los demás.

¿Y entonces? ¿Cómo hacer?

Herramientas para facilitar el cambio de percepción:

  • Hacer preguntas poderosas que abran la perspectiva que tiene el cliente de sí mismo:
    • Preguntas abiertas mejor que cerradas que orienten a la reflexión y toma de conciencia.
    • De sí o no cuando cuando encontréis contradicciones.
    • Circulares: secuencias de preguntas que exploran diferentes ángulos:
      • Del Qué, Cómo y para qué: por ejemplo: ¿qué imagen tienes de ti? ¿cómo te relacionas con ella? ¿para qué te sirve? ¿cuál sería una mejor imagen de ti? ¿cómo afecta a la forma que piensas sobre ti? (vuelta a la primera pregunta).
      • De la relación entre su visión, su cuerpo y su estética: ¿Cuál es la opinión que tienes de ti? ¿Cómo afecta a tu cuerpo en cualquiera de sus facetas? ¿Qué estilo te hace proyectar? ¿Cómo afecta esta información a la opinión que has descrito antes? (vuelta a la primera pregunta 😉
    • De reencuadre: ¿qué crees que opinan los demás de ti?
    • Preguntas retadoras y enfocadas a la acción que ayuden a salir de la zona de confort; por ejemplo: ¿Qué sería distinto si tuvieras una imagen de ti más confiada?
    • De confrontación de incoherencias: “Si por un lado dices que eres tímido y por otro que deseas ser más abierto ¿qué visión crees que te representa más?

Explora la intención positiva de una imagen negativa:

¿Es es posible?

Sí, todo comportamiento busca un beneficio, lo que pasa es que muchas veces no sabemos para qué y tenemos muy mala percepción de lo que “consideramos negativo”, provoca culpa, no merecimiento, sensación de imperfección o incapacidad por estereotipos sociales… y viene bien disolver estos estados.

Te pongo un ejemplo de conversación:

  • A: ¿cuál crees que el beneficio que tienes de tanto enfadarte?
  • B: ninguno, sólo me sirve para sentirme mal y entrar en conflicto con los demás.
  • A: ¿ocurre algo más cuando te enfadas?
  • B: que consigo que me escuchen o éso creo.
  • A: pues ahí tienes el beneficio 🙂 ¿Es posible que puedas satisfacer tu necesidad de ser escuchado de otra manera?

Existe un beneficio inconsciente en lo que hacemos aunque lo percibamos como negativo: hasta en sentirte débil para que te cuiden, quedarte en silencio para llamar la atención o dejar de tomar decisiones para que otros hagan… Son sólo ejemplos, quédate con la utilidad de indagar en el premio oculto detrás de aquello que rechaza tu cliente, precisamente para buscar una alternativa más sana para obtener lo que quiere. Esto da una fortaleza interior tremenda y el poder, está en las preguntas que hagas.

Ahonda en los obstáculos para encontrar recursos:

Los obstáculos o dificultades parece que “son malos” y todo lo contrario, son muy buenos porque indican la dirección a seguir.

  • No sé expresarme : da las pautas para encontrar los recursos para ser uno mismo.
  • Rechazo = es útil para saber qué cualidades necesitan mejorar o autoafirmarse.
  • Miedo = sirve para detectar áreas a proteger o cuidar.
  • Enfado = fantástico para saber qué límites se han excedido.
  • Sensación de incapacidad = marca el camino para generar autoconfianza.

Vamos, que los obstáculos son en potencia parte del objetivo. Pasemos de mirarlos como piedras en el camino a verlos como el paso a paso para llegar a la meta que se proponga el cliente.

Descubre las necesidades de cambio real que sostiene esa imagen mental negativa:

Existen muchas pero te las distribuiría en 3 áreas globales de necesidades:

  • De aumentar la capacidad en alguna habilidad social: comunicación, empatía, sentimiento de pertenencia, toma de decisiones vitales…
  • De encontrar oportunidades de expresión: de nuevos entornos, nuevos proyectos, nuevas formas de vivir.
  • De merecimiento: sentirse reconocido, amado, protegido, valorado, validado, autorizado para…

Puedes ver más info en este artículo de la pirámide de necesidades.

¿Qué puede haber detrás de no sentirse visto? Quizá una necesidad de reconocimiento que sólo se puede dar el cliente?

¿Y de sentirse más atractivo? Igual podría se de nuevo reconocimiento pero también necesidad de ser importante o de afecto.

¿Y de tener más seguridad y confianza en uno mismo? Claramente aumentar la capacidad para “hacer”, “crear” y “ser”.

Generad juntos una nueva imagen interna más potente y útil:

Todo puede quedarse en una declaración de intenciones si no se pasa a la acción y te recomiendo actuar en varios niveles:

  • La forma de hablarse a uno mismo: trabajar con el crítico interno y potenciar el guía interior + entrenar la Asertividad.
  • Explorar la expresividad a través del cuerpo con ejercicios sencillos en los que el cliente interprete con su corporalidad, los estados emocionales y su Comunicación no verbal.
  • También puedes trabajar en interior a través de lo de fuera, ahí tiene la magia de la Cognición Atávica.
  • Usa también Técnicas Visuales que impacten en el interior de tu cliente y a la vez le ayude a visualizar el estilo que le represente.
  • Hacer un plan de acción detallado que se descargue en su agenda y sepa que hacer a cada paso.

Sólo la experiencia y la experimentación es la que va a crear una nueva opinión basada en los hechos.

En definitiva todo gira entorno a las Reflexión + La Acción.

Espero que te hayan sido útiles estás indicaciones.

¿Cuál de ellas quieres comenzar a poner en práctica en tus servicios?

Déjame tus comentarios más abajo.

Me encantará leerte.

Un abrazo

Domingo

Descubre cada jueves contenidos exclusivos que te mostrarán la estrecha relación que existe entre tu imagen y tu interior. Únete y accede ahora a la Guía de Desarrollo Personal a través del Estilo con 5 Pasos para recuperar la conexión contigo mismo y encontrarle sentido a tu Presentación ante el Mundo

0 COMENTARIOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *