¿Notas alguna reacción automática en tu cliente? ¿Te das cuenta que en ocasiones da respuestas inmediatas como si le hubieran “dado a un botón” y “saltase”?

La imagen personal va más allá de la indumentaria y tiene que ver con los aspectos psicológicos y de la personalidad del cliente que se dan en la comunicación.

Un fenómeno importante para conocer es el tema de las proyecciones psicológicas: son mecanismos de defensa que aparecen de forma automática cuando se puede ver cuestionada nuestra forma de ser; aparece un conflicto y ¡zás!: se abalanza sobre ti una distorsión de la realidad en beneficio propio.

Esto nos puede pasar a todos, es el recurso perfecto para “comprarnos” y que encaje a la perfección la imagen de que tenemos nosotros mismos de la cuál nos cuesta dudar ya que se caería nuestra estructura de coherencia.

Es algo así como saberse a uno mismo: responsable, discreto, confiado, leal, cálido, etc. Un conjunto de atributos internos que también reflejamos fuera en nuestra apariencia. Y pueden ser aspectos personales útiles o reconocibles por el entorno como válidos como también negativos. Por éso, las máscaras que nos ponemos, a veces son tan difíciles de quitar.

Piensa que detrás de los comportamientos que tenemos hay una intención positiva y sobre todo una necesidad personal que busca ser satisfecha.

La imagen externa y la expresión del Estilo es la forma más rápida e inconsciente de detectar estos patrones en tu estudio cuando llega un cliente a la primera sesión o bien, cuando avanzado el proceso surge la oportunidad de: Hacer espejo a tu cliente.

(más…)

El uso del color en la imagen personal ocupa un lugar especial, ya que con sólo “acertar” con las combinaciones “adecuadas” se consigue un efecto global que consigue cambiar el impacto de la apariencia de forma muy rápida.

Hace más de 20 años que la Asesoría de Imagen ha diseñado distintos métodos para dar en el clavo de cuáles son las mejores herramientas para identificar la paleta de color del cliente, en menos tiempo y con mayor exactitud.

También es una de las áreas más valoradas por los estudiantes y profesionales por la belleza de los resultados y la magia de entregar a un cliente una herramienta eficaz para crear sus looks y saber qué decisiones tomar para el uso de unos u otros colores en su vida cotidiana.

¿Por qué llama tanto la atención este tema?

(más…)

“Domingo, me cuesta diferenciar Coaching de Imagen (CI) de Asesoría de Imagen (AI) y me gustaría transmitir a mis clientes que mis servicios que van más allá de las apariencias“.

Una frase que se repite mucho en las dudas que me plantean los profesionales que están “en transición” de una profesión a otra”. Conocer las claves de la distinción entre un servicio y otro te ayudará a contestarte a ti primero, y sentirte más seguro y confiado a la hora de ofrecer servicios más completos. Pero sobre todo, a cuidar a un cliente que en general no tiene tantos conocimientos y experiencia como tú y merece ser atendido.

A veces un “no es lo que te puedo ofrecer” y la honestidad es mucho más potente que tratar de hacer piruetas para convencer a alguien de que trabaje contigo.

En cualquier caso, lo fundamental es que tengas claro tú, qué es lo que puedes ofrecer.

(más…)

A veces sólo hace falta una tontería para que una situación nos saque totalmente de nuestras casillas y es que si ponemos el foco en sólo en las circunstancias pensaremos que todo viene de fuera…

Como te he contado en otros artículos, “sentimos solitos”, y pese a lo que ocurra fuera, las emociones siempre son propias y unas aliadas tremendas del cambio.

Los principiantes suelen preguntarme mucho sobre cómo abordar una situación emocional en sus sesiones:

  • “Pero… ¿y si se pone a llorar el cliente? ¿qué hago?”.
  • “Y si me emociono yo, ¿qué?”
  • “Me da miedo meterme en ésos asuntos y no creo que esté capacitado para estos temas”.

(más…)

Es habitual que te encuentres en sesión en una situación en la que a tu cliente le cueste conectar con sus emociones y tienda a refugiarse en el discurso de la mente, lo racional y lo conocido…

Cuando somos conscientes de que buscamos un cambio en nuestras vidas, la primera barrera que se suele presentar es nuestra propia cabeza y sus famosas resistencias al cambio.

Vamos a ver hoy brevemente cuáles son las causas habituales del enganche a las “justificaciones” y más abajo estrategias, técnicas y herramientas para apoyar a tu cliente a tener una perspectiva mayor de su objetivo y lo que quiere conseguir.

¿Por que nos refugiamos de forma automática en la “cabeza”?

Por protección.

Nuestra mente es especialista en tratar de encontrarle sentido a cualquier situación, problema o conflicto y eso es una fortaleza y también una limitación.

Argumentarnos todo es a veces un mecanismo de defensa que nos puede separar de percibir tal cual lo que estamos sintiendo y también puede anestesiar nuestra parte más instintiva o intuitiva.

Mucho se habla hoy en día de los 3 cerebros: cabeza, corazón e instinto localizados en los 3 centros del cuerpo.

(más…)