Si alguna vez has pensado que detrás de la imagen personal hay mucho más que prendas, complementos y accesorios, estas en lo cierto.

Ser consciente del poder de la imagen es útil, pero no sólo por el impacto que puede causar en los demás, sino más bien por convertir la apariencia en una herramienta de desarrollo personal.

En todo lo que haces, “vas tú”; desde la elección de prendas al uso del color, el tipo de diseños que te gustan y la forma de combinarlos.

Cada elemento de la imagen personal forma parte de un sistema completo y no funciona igual tu voz si vas vestido de negro que el tono de tu piel en relación a cómo te mueves, ¿me explico?

Es fácil creer que al crear un estilo propio se van a dar las circunstancias para que seas percibido de determinada forma pero el tema es que “en la mano” las prendas y accesorios funcionan mejor, que cuando luego “te lo pones”.

(más…)

A veces no conseguimos los objetivos que nos planteamos y pese a haber puesto todo de nuestra parte, simplemente no se da lo planeado.

Igualmente ocurre en los procesos de Auto-conocimiento y de Coaching de Imagen.

Hay muchas razones por las que puede ocurrir pero hoy me centraré en contarte aquellas que como profesionales debemos conocer para apoyar de forma más eficaz a nuestros clientes.

Objetivo mal definido

A veces los procesos de cambio comienzan con una gran energía y motivación, tu cliente acude a un profesional para buscar apoyo y viene en los mejores casos con una “idea clara” de lo que quiere conseguir. Hacemos una exploración de sus necesidades y nos ponemos en marcha.

Es posible que resulte como aburrido el tema de sentarse a definir concienzudamente un objetivo, usar herramientas para ello que en parte son más racionales que emocionales y puede parecer vacío emplear el tiempo suficiente en ello.

(más…)

El o la “Protagonista”, “Antipático/a”, “Víctima”, “Retador/a”,”Condescendiente”, “Pasota”, “Vergonzoso/a”, “Arrogante”, “Perfeccionista”, “Miedoso”, “Autorrealizado”, “Kamikaze”, “Irresponsable”, “Adulador/a”, “Salvador/a”…

El o la “Guay”, “Pobrecito/a de mí”, “Yo puedo con todo”, “Ya me lo sé”, “Sólo no puedo”, “A mí no me afecta”…

Y un largo elenco de personajes, de supuestas formas de ser que a veces nos secuestran tomando el poder de nuestras vidas.

Le llamo de diferentes maneras: “La Máscara”, “el Personaje” o el “Estilo Limitante”.

¿A qué se refiere?:

(más…)

Hay una pregunta que se repite mucho entre mis alumnos y los profesionales de la Imagen Personal que pasan por la escuela: Domingo, ¿cómo puedo ayudar a mi cliente a que sepa cuál es su objetivo?

Y hay muchas formas y técnicas de abordar la definición de un META pero muchas veces se cuelan por ahí las expectativas de “querer ser” algo que no somos.

Vivimos en una sociedad todavía orientada a resultados y es de lo más normal que tus clientes se presenten en tu estudio en la búsqueda de un objetivo muy claro, pero “ideal”.

¿Y esto qué es?

Pues un objetivo que por muy  bien presentado y lleno de energía que esté, esté sostenido por su Imagen Ideal del cliente y deje totalmente a un lado las verdaderas necesidades de su Imagen Real, la única que puede crecer…

¿Te imaginas ir cojeando al caminar o llevar un vestido lleno de agujeros por los que entra el aire?

Así vamos a veces…

Y es que ésos “agujeros” son una metáfora de necesidades psicológicas que tenemos sin cubrir.

A veces puede ser afecto o autoestima y otras temas más profundos como la necesidad de libertad o incluso la de sentirse digno.

(más…)

“Conecta con la esencia de tu Estilo”, “Sé auténtico para brillar por fuera”, “Atrévete a ser tú mismo”, “muestra tu Diosa interior”…

Estas, entre otras, son bellas declaraciones que desbordan  las redes sociales para inspirarnos a ser mejores personas e ilusionarnos con alcanzar una imagen fantástica que nos ayude a sentirnos mejor con nosotros mismos, tener más poder personal y conseguir todo lo que nos propongamos.

Pero…

¿Y éso cómo narices se hace?

Pues sólo que esas afirmaciones, éso mismo me pregunto yo 🙂

Hay algo que se nos escapa cuando pensamos que la realización personal es un trabajo superficial, fácil de llevar a cabo, fluido y sencillo.

Por varios motivos:

Somos seres imperfectos que en general tendemos a crear una máscara que tape nuestra vulnerabilidad y la forma más rápida es a través de la imagen externa.

El estilo es la representación de cómo nos vemos por dentro, pero cambiando sólo la apariencia no se da una verdadera transformación. La imagen te avisa de tus limitaciones y fortalezas, éso así.

(más…)