La vergüenza es un sentimiento y esto significa que es el resultado de = una emoción + 1 pensamiento.

Digamos que se da una situación en la que sientes cualquier de las emociones básicas (Alegría, Tristeza, Miedo, Enfado, Asco, Sorpresa) y tu mente interpreta que éso que te ha pasado debe esconderse, es errático o con todas las papeletas para no ser digno de ser valorado.

Te cuento esto porque muchas veces cuando no sabemos exactamente de dónde vienen este tipo de sentimientos complejos, aproveches para partir en trozos lo que ocurre:

  • Describe la situación.
  • Detecta la emoción básica.
  • Caza el pensamiento que se abalanza sobre lo que estás viviendo y sintiendo.
  • Y observa cómo “reaccionas”: es decir, lo que haces después; cualquier otra cosa que evite que se vea lo que a ocurrido o en el peor de los casos denostarte a ti mismo por no haber sido capaz de haberlo hecho de otra manera o por lo menos haberlo podido ocultar.

Estos 4 pasos te valdrán ya para parar el tren de la vergüenza que pasa tan rápido y que si no haces un stop cuando antes estas abocado a sentirte mal.

Vamos a ahondar un poco más con otras estrategias para que puedas empezar a liberarte de estos patrones.

¿Qué más cosas puedo hacer?

1º. Detecta cuáles son las situaciones concretas en las que te sientes avergonzado.

(más…)

¿Te has pillado alguna vez relativizando los halagos que te hacen tus amigos o compañeros de trabajo?

¿O tal vez quitándole importancia a los logros que has conseguido?

¿Ruborizándote ante un cumplido? ¿O dando por hecho que lo que aportas está bien pero no es como para tirar cohetes?

Todas estas y otras tantas conductas impiden que entre ti la preciada caricia del reconocimiento. Y es que además parece que valorarse y distinguirse por los propios méritos sea arrogante o típico de personas muy egocéntricas.

Hay de todo pero hoy me centraré en ayudarte a superar ésas creencias inconscientes que te hacen sentir que no mereces, que te sientas por debajo o escasamente digno de recibir las bondades de la vida con ganas y salero.

¿Por qué ocurre esto? Este sentimiento de minusvaloración puede venir por varios frentes:

Te pones Metas muy altas y si no hay resultados sientes que fracasas:

En esta sociedad tan aspiracional en la que vivimos parece que todo el mundo tiene que convertirse en un gurú de lo suyo, destacar de forma sobresaliente para ser válido o llegar a alguna cima, allá entre las nubes.

Cuando las metas que nos ponemos tienen unas expectativas tan altas es totalmente normal que hasta que ocurra no sientas que eres totalmente válido, merecedor de reconocimiento y disfrutador oficial de tus pequeños logros.

  • ¿Cómo son las metas que te planteas en la vida? ¿Altas, medias, bajas, alcanzables o inalcanzables?

(más…)

¿Cuánto callamos a veces verdad?

Y no me refiero sólo con respecto a los demás sino también a aquellos sentimientos que ocultamos para que no se vean ésas partes de nosotros mismos que creemos que son poco valiosas o vulnerables.

Está genial mostrar lo mejor de cada uno pero ¿y si te dijera que aquello que no te gusta de ti tiene más importancia de lo que crees en tu vida?

Venga, como estamos solos ahora y nadie nos ve, vamos a poner luz en 5 aspectos del perfeccionismo que pueden ayudarte a liberarte de carga emocional y poder construir una Imagen más positiva de ti mismo sin miedo al que dirán.

1. El Perfeccionismo propiamente dicho

Cuando tu valía personal depende de unas expectativas altísimas sobre ti mismo, tendrás la presión de tener que controlar hasta el último detalle de tus trabajos, acciones y relaciones.  Y eso drena mucho tu Autoestima… y a tu entorno.

Además pone “tu zanahoria” tan lejos que nunca tendrás la sensación de logro y aún logrando resultados, nunca será suficiente. Cada día sentirás en el fondo, que no mereces recibir las bondades de la vida porque sencillamente: no te has preparado “lo suficiente”.

Este es el círculo vicioso que además lleva a demorar tanto las decisiones pequeñas del día a día como elegir un nuevo supermercado online como de las grandes como emprender ese proyecto que lleva en tu cajón 1 año y medio.

(más…)

9 Estrategias de Automotivación y Colchones Psicológicos para tu Vida

Si tus días pasan como si nada, planos, con una rutina pesada que aumenta tu sensación de vacío, te sientes poco estimulado, aburrido de la vida o frustrado por no tener experiencias enriquecedoras… Te falta motivación.

Recuerdo una frase que me dijo una profe de Psicología de la Salud: “Ten siempre colchones psicológicos para vivir mejor”

Y es que muchas veces nos obsesionamos con orientarnos a objetivos, ponernos metas o buscar el sentido de la vida y la casa sin barrer

Para provocar un cambio inmediato necesitas más ilusión, abrir las espitas de tus fuentes de automotivación y tener a mano experiencias y herramientas que amortigüen las desavenencias de tu vida.

¿Cómo y cuáles?

Hoy comparto contigo 9 estrategias para que las adaptes a ti, tu presente sea mucho más estimulante, y tu futuro una posibilidad real de vivir con más plenitud. Iré de lo más básico a lo más trascendental; creo que el orden afecta al resultado, para que puedas empezar con pequeñas acciones que se noten y funcionen:

1. Economía y créditos energéticos:

(más…)

Autoestima, Autoconfianza y Asertividad

Cuando luchas contigo mismo, con lo que eres o con lo que quieres conseguir y no logras puede llevarte a corto plazo a la falta de autoestima.

Parece que estamos en la era de querer  mostrarnos por fuera como queremos que nos reconozcan y que así “sintamos” que estamos siendo valorados por “lo mejor que somos”: las fotos en redes sociales, una posición de poder en el trabajo, ir vestido de forma medida para transmitir unos valores…

Déjame decirte que la Autoestima está directamente relacionada con tus necesidades afectivas.

En el momento en que dependes de cosas, situaciones o relaciones para sentirte bien: sospecha que tu amor propio está por los suelos.

¿Y qué más pasa?

Que tu forma de relacionarte con el mundo se verá afectada y será más fácil que las personas de tu alrededor, jueguen con tus carencias de forma inconsciente. Salvo aquellos que tengan buena Autoestima, claro.

Indicadores de Autoestima Baja:

  • Colocarte por debajo de los demás o ponerte en último lugar sintiéndote mal, teniendo una actitud pasiva y de menosprecio hacia ti.
  • Colocarte por encima de los demás, querer ser el protagonista de todas las conversaciones, comportarte de forma agresiva o tener la necesidad de tener la última palabra.
  • Sentir falta de energía en relación a los conflictos del día a día o huir de las tomas de decisiones para no enfrentarte a un fracaso o resultado negativo.
  • Un mix situacional: unas veces te pillas agresivo y otras sumiso o dependiendo de las personas o circunstancias para satisfacer tus necesidades.

Casi creo que podemos caer todos en alguno de los puntos anteriores :)

¿Por qué pasa esto y cómo resolverlo?

(más…)