Gestión Emocional

“Tú cálmate si te pones nervioso”, “respira profundamente si te agobias”, “piensa en positivo y verás como te sientes mejor enseguida”, “si te desbordas vete al baño y pega unos gritos que ya verás que bien”.

¿Cuántas veces has seguido consejos de este tipo y no te han funcionado? Está claro que depende del momento y la persona pero para sentirte mejor en tu día a día, conseguir no estallar o cambiar la situación estresante que estés viviendo necesitas comprender cómo funcionan las emociones en ti, antes de seguir cualquier receta general.

Hoy te contaré cómo aprender a gestionar tus emociones sin frustrarte y sentir que eres capaz de encontrar más equilibrio en tu vida pase lo que pase.

Eso sí, no hay magia, tendrás que ponerte manos a la obra y experimentar de forma progresiva los consejos que te presento.

1. Lo primero: saber qué es una emoción, cómo la vives tú y para qué aparece:

Piensa que las emociones son energía y que el chivato que te dice que ahí están: es el cuerpo. Así que tiene un componente físico y también otro más psicológico o subjetivo.

Verás que las emociones son comunes en los seres humanos, lo único que cambia es “cómo las vives tú”.

Si ves un partido de fútbol de fin de liga, los niños en la cabalgata de Reyes o personas en un funeral, queda claro que la expresión de las emociones es similar a todos. Lo que pasa es que por dentro no será lo mismo tener miedo para ti que para tu hermano o vivir la alegría distinto entre tus compañeros de trabajo.

Todas y cada una de ellas aparecen en respuesta a una situación para avisarte de algo importante que está pasando y que requiere tu atención:

¿Cuándo aparecen?

(más…)

Sigues pautas, pasos y recetas para sentirte mejor contigo mismo; tienes un montón de herramientas positivas para ayudarte a verte mejor, ser más optimista y aumentar tu autoestima pero algo no funciona

A lo largo de estos años me he dado cuenta que el desarrollo personal basado sólo es fortalezas en muy útil para mejorar el reconocimiento y crecimiento de uno mismo pero no es suficiente.

Puedes construir una auto-imagen bellísima de ti, destacando las cualidades más brillantes, poniendo en primer lugar lo que mejor sabes hacer y dejar a un lado lo que realmente te limita.

A veces preferimos maquillar las “zonas” que consideramos erróneas para sentirnos con mayor plenitud e ilusión momentáneamente.

Todo parece que fluye armoniosamente porque te orientas exclusivamente a vivir sólo las emociones positivas pero en paralelo se genera un vacío dentro que no se cubre sólo con buenos propósitos.

Es como salir de casa muy bien vestido, con una sonrisa puesta y las ganas de comerse el mundo aunque tengas una molestia en el zapato que te haga cojear…

Si hay una espina de erizo clavada en tu pie, podrás ponerte un stiletto y ser optimista aunque el premio gordo está también en: sacar de ahí eso que te molesta tanto, superar tus limitaciones y transforma tu vida.

Tendrás que pararte, darte cuenta de la herida, tener la valentía de sacar la espina y curarte para seguir adelante con mayor disfrute de ti mismo.

Crecer, no es gratis, aparentar es más fácil.

Tendemos a pensar que las debilidades son la cara oscura de nosotros mismos y que poco aportan a quienes somos y nuestra capacidad de ser más felices. A nadie le gusta sentirse vulnerable pero:

¿Y si fuera la llave para sentir más satisfacción y plenitud?

(más…)

Llega el día “D”, el que te toca tomar una decisión importante, poner límites a un colega tóxico, comenzar a cuidar tu alimentación, deshacerte de tu viejo apartamento o emprender por fin ése proyecto que lleva años en tu cabeza y cuadernos y… ¡Zas! Algo pasa que simplemente no ocurre todo lo habías planeado.

Puede que sean las circunstancias, obstáculos no previstos, cambios repentinos que afectan a tu plan y mil cosas más.

También puedes estar siendo secuestrado por un personaje misterioso que se planta en medio de ti y tu sueño.

¿Son las circunstancias las que impiden que se haga realidad tu plan?

¿O es ese personaje llamado “Auto-sabotaje”?

Ésa parte de ti que da vueltas para no ponerte a manos a la obra y que provoca escenarios en los que te tropiezas, metes la pata, huyes o revientas de forma inconsciente tu anhelos, es una máscara asociada a tu Estilo Limitante.

Hoy quiero echarte un mano a desenmascararle para saber qué hacer en ésos momentos en los que intuyes que quizá seas tu mismo el que bloquea tu éxito y bienestar.

Déjame contarte antes, algunos puntos importantes para comprenderlo:

(más…)

Productividad

“Estoy hasta arriba de trabajo”, “no llego a planificar mis vacaciones con tiempo”, “estoy tan liado que no tengo tiempo ni para mi”, “de la casa ni te cuento, todo patas arriba y la compra todavía sin hacer”, “¡qué feliz sería si tuviera más tiempo! ” o “si pudiera hacer más cosas en menos tiempo…”

¿Te suenan alguna de estas situaciones?

No estás sólo.

La falta de productividad es un mal común y una de las fuentes de malestar, estrés y enfermedades que azota nuestro modelo de vida.

Hoy quiero desmitificar algunos aspectos que ensombrecen nuestra capacidad de disfrutar más de la vida sin tantas obligaciones y sí, ser más productivo, pero para bien.

El gran mito:

Tendemos a buscar herramientas y planes que nos faciliten hacer más cosas en menos tiempo.

Ser productivo no significa hacer más cosas en menos tiempo, ¿y entonces?

(más…)

Algo común entre cómo somos por dentro y la estética es que ambas son abstractas en realidad. Y la parte más ambigua de la estética es: El Color.

Se ha investigado mucho sobre las teorías del color y los significados profundos de unos y otros colores.

Hoy comparto contigo algunos puntos coincidentes entre la Psicología y el universo del Color:

Emociones y Color:

Las emociones no son “racionales”, son energía que sentimos en el cuerpo y que dan lugar a una interpretación de las mismas en base a nuestras creencias y actitudes; de ahí que tomemos decisiones siempre en base a experiencias anteriores.

El Color es también energía y nos afecta a nivel interno, físico y estético. Por sí mismos causan “sensaciones” físicas que percibimos y asociamos a estados emocionales. Aunque no sabría decir con exactitud qué se da primero si el color o la emoción.

Date cuenta de cómo Emociones y Color comparten éstas características: energéticas, físicas y consecuentemente generan en nosotros una forma de pensar, sentir y actuar.

Por todo eso, cuanto más sepas sobre tus emociones y también sobre tu relación con el color, tendrás de por vida un curso de auto-conocimiento ilimitado.

(más…)