Básicamente supone anteponer a las verdaderas necesidades personales una apariencia concreta y sentir la obligación de mantener una imagen que represente las características de un éxito personal impuesto.

¿Por qué más se caracteriza?

  • Evitar mirar de forma honesta los recursos reales y alcanzables

Si en ocasiones te pillas queriendo alcanzar algo ya y pones tus esfuerzos y foco en el resultado de ser una persona brillante, un jefe memorable o una empresa influyente, corres el riesgo de saltarte los pasos que realmente te llevarán hasta allí. ¿Por qué hacemos esto?

Desde pequeños estamos acostumbrados a “modelar” y a aprender de otros, de figuras de autoridad que nos impactan o tomar prestado del entorno social formas de ser que se identifican con notoriedad, prestigio y triunfo.

Nos sirve de modelo de aprendizaje y una forma de sentirnos reconocidos. Es una herramienta muy válida para inspirarnos en quienes han conseguido antes lo que anhelamos.

Tu talento es único y este tipo de herramientas tienen fecha de caducidad porque si no, en vez de desarrollarte te conviertes en una copia.

¿Hasta cuando usar estas estrategias? Hasta que te sientas adulto en tus fortalezas y te des permiso para proyectar tu propia singularidad.

  • Preferir aparentar para no crecer

Crecer en valor y distinción proviene de un ejercicio de auto-conocimiento profundo, de arriesgarse a ser uno mismo y de disfrutar incluso de tus supuestos errores. Estos fallos aparentes también hablan de tu imperfección, te explican qué puedes mejorar y qué no y también te caracterizan, te hacen grande y humilde.

Engancharte al “pretender ser” puede pasarte una factura de vivir la vida de otros generando vacío y falta de confianza por como eres.

Aparentar es más fácil y crecer más complejo: ¿en qué quieres invertir tu tiempo?

Recuerda que la Autenticidad es influyente y atractiva. ¿Sabes por qué? Porque invoca la autenticidad de los demás y es la estrella que inspirará el camino para sentirte cada día más realizado, libre y feliz.

  • El miedo al conflicto y al rechazo de otros

Ponerse a ser uno mismo no es gratis en muchos sentidos.

Por un lado la autenticidad destaca. Dejas de estar en la fila de atrás porque “se te verá” con más definición. Al estar más expuesto y con determinación es más fácil que gustes y que también que no. Muchas veces preferimos seguir estando detrás de nuestra apariencia precisamente para evitar conflictos, pasar desapercibido y evitar darnos cuenta que no podemos gustar a todos.

El rechazo forma parte de la vida y no te lo digo para andar buscándolo sino para aceptar que la diversidad que somos tiene unos efectos que merece la pena descubrir para seguir creciendo.


Sumisión a la Imagen

  • Sensación de control del entorno o proyectar incongruencia

Esto es como los escaparates de las tiendas de marca en las zonas turísticas de verano. Encuentras Outlets de moda con carteles de rebajas que ponen “Grandes Marcas al 50 %”, luego entras y encuentras ropa de hace 20 años a mitad del precio que hoy le podrían si fueran tendencia. ¿No es justo verdad?

Abraham Maslow ya nos contó que hay una pirámide de necesidades que van de las fisiológicas a las de auto-realización; cada una aparece cuando está satisfecha la anterior. En el último pico se encuentran el “logro intelectual”, “apreciación estética” y “auto-realización”.

El impulso a embellecernos se da de forma natural cuando satisfacemos previamente una lista de necesidades que cuando las cubrimos sentimos el impulso de ir más allá, buscar el orden y la armonía que pone el broche de oro a un camino de crecimiento personal y logro.

Cuando estuve en paro lo único que quería era estar en vaqueros y bien cómodo en casa buscando trabajo por Internet, no me apetecía vestirme, necesitaba sentirme útil, seguro económicamente y con más autoestima.

Por mucho que el escaparate de tu vida tenga una apariencia de éxito, si no es verdad para ti, no te sientes merecedor o te faltan recursos para alcanzar lo que quieres, flaco favor te hará vestir de Armani para proyectar un estatus que no tienes.

No quiero decir con esto que andemos zarapastrosos hasta que consigamos escalar a la cúspide de la pirámide de necesidades. Todo lo contrario, la belleza a nuestro alrededor ayuda a sentirnos más dignos y merecedores. La diferencia está en preguntarnos para qué usamos la estética y con qué intención.

En resumen: todo gira entorno a la relación entre la Imagen Real y la Imagen Ideal.

La Imagen Ideal es útil para marcarnos objetivos aspiracionales pero sólo como una foto que pones en el corcho de tu despacho para inspirarte en lo que quieres conseguir. Si te identificas demasiado con ésa proyección te pasará como a Narciso que de tanto mirar la imagen de cayó al río.

La Imagen Real es genial, te dice dónde estás ahora y cuál es el siguiente paso para crecer; entonces avanzarás y sabrás entonces cuál es el segundo paso, luego el tercero, etc. Así sucesivamente llegarás a tu meta.

Tal vez en el camino se den cambios o incluso modifiques tu objetivo pero tú serás dueño de tu realidad.

Te recomiendo estos pasos para crecer en satisfacción y libertad personal:

  • Sé consciente de tu Imagen Real y quiérela mucho porque es el lugar en el que estás ahora, merece respeto y cuidado.
  • Detecta un modelo de éxito propio y ajustado a tu momento actual.
  • Descubre los recursos que necesitas para crecer y ve a por ellos.
  • Cubre los agujeros emocionales que tengas antes de ponerte con hazañas mayores.
  • Inspírate en otros que lo hayan conseguido antes como mentores no como dioses.
  • Invierte en Auto-conocimiento, ¡la inversión más rentable!
  • Sé asertivo contigo mismo y con los demás.
  • Permite que emerja entonces una imagen externa que te represente, que sea propia y te dignifique a ti. Ella atraerá más éxitos de los que piensas.
  • Fomenta tu Autenticidad y Libertad personal siendo respetuoso con el entorno.
  • Disfruta del camino de convertirte en el director de tu vida.

Y comparte en los comentarios tus avances. Me encantará saber de ti.

Un abrazo

Domingo

Descubre cada jueves contenidos exclusivos que te mostrarán la estrecha relación que existe entre tu imagen y tu interior. Únete y accede ahora a la Guía de Desarrollo Personal a través del Estilo con 5 Pasos para recuperar la conexión contigo mismo y encontrarle sentido a tu Presentación ante el Mundo

0 COMENTARIOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *