Hoy hablaremos con el Asco como “el automático” que te avisa que rechazas algo.

Si buscas en la información que te da el Asco para saber qué pasa en ti y en relación a tu entorno descubrirás qué conflicto de valores se te presenta. El Asco es una emoción que viene a contarte que la situación que estás viviendo es contraria a tus principios o bien a tu propia salud o integridad.

¿Qué significa esto para ti?

Un hecho, una persona o circunstancia se expresa de forma contraria a lo que tú mismo toleras y la consecución de tus objetivos se ve interceptada por ello. Sentir asco es tan sano como sentir otras emociones. Es bueno aprender a gestionarlo para saber el qué, el cómo y el para qué te estás sintiendo así y poder conocer qué valores contrarían tu vida y cuales la fundamentan.

A nivel interno:

  • Sientes una disconformidad ante una situación que te hace reaccionar evitándola, escapando de ella y simplemente rechazando su presencia. Será mayor la sensación cuanto más importante para ti sea la persona, situación o el hecho.
  • Puede manifestarse exclusivamente por algo físico: comida en mal estado, intoxicación o cualquier exceso que el cuerpo “no tolere”.
  • Es una emoción fundamentalmente reactiva y te dispone a apartarte, a dejar de comunicarte, contrariarte con el entorno y desear apartarte de inmediato de la situación que te rodea.
  • Provoca un conflicto de valores interno como si dos trenes chocasen de frente el uno contra el otro; por eso esta emoción tiene un carácter tan desagradable y físico.
  • Genera pensamientos de autoafirmación y de necesidad de separación; también sobre lo que para ti es “bueno” o “malo” en base a tu escala de principios innegociables.
  • En función de la intensidad del impacto, como el de un balón en la barriga, es posible que generes además Enfado, para darte cuenta de cuanto están siendo traspasados tus límites morales.
  • Te notarás bloqueado y provoca en ti un efecto rebote; es decir, en función de lo contraria que sea la situación a tus valores, tendrás la necesidad de “sacar fuera” con la misma intensidad el perjuicio que tu sientes. Si lo haces recuerda ser asertivo o encontrar un momento para vaciar primero tu carga emocional y luego comunicar al entorno tu parecer.
  • Puede generar pensamientos y sentimientos más complejos o incluso generar tristeza como emoción secundaria por la “pérdida que has sentido” al recibir el impacto.
  • El Asco quiere contarte que observes las cosas que para ti son muy importantes y no quieres perderEscucha tus pensamientos, qué personas están implicadas y cómo son de claves en tu vida o en el momento que lo estás sintiendo.
  • Si lo observas en otra persona, respeta su estado tal y como a ti te ha pasado alguna vez; es posible que tú también sientas rechazo.

A nivel corporal:

  • El Asco es una emoción muy relacionada con el sistema digestivo y la reactividad gastrointestinal.
  • Modifica la regulación de tu organismo afectando sobre todo al sistema nervioso autónomo.
  • Provoca una elevación de la tasa cardíaca, aumenta la tensión muscular general y la frecuencia respiratoria.
  • Tu cuerpo se retrae, el estómago se contrae y se da un movimiento interno como si te replegaras sobre tí mismo, dejando la piel más fría y toda tu atención en las sensaciones corporales y físicas internas.
  • Las extremidades tienden a plegarse, la barbilla irá hacia el pecho y tu rostro reflejará una retracción en todos sus músculos.
  • Tus cuerpo se retrae de una vez y al ser tan física la reacción es difícil de gestionar en el momento tanto tus sensaciones como movimientos y la expresión corporal.
la imagen del asco

A nivel estético:

  • Cuando experimentas el Asco vives una experiencia de contraste interno muy intensa, te saca de la apariencia y te centra en la vivencia física. Si has tenido muchas experiencias de este tipo es complejo para ti saber cómo proyectarte fuera. Es posible que no sepas cómo proyectarte y tu imagen externa se anodina.
  • Al sentirte contrariado las elecciones de color no son favorecedoras porque necesitas poner fuera tu sensación de rechazo interno. Cuando esto ocurre también es percibido por el entorno. Es un acto biológico adaptativo que avisa al “otro” del momento que estás viviendo.
  • El uso en exceso de un mismo color durante mucho tiempo, sea el que sea, también te hablará de qué no toleras de otros colores y sus significados asociados. Esto ocurrirá con los de máxima autoridad de tu paleta de color; aunque también hablaría de inseguridad sobre tu proyección externa ya que no te permites ser más dinámico o cambiante, como cada momento de nuestra vida.
  • La elección del estilo de las prendas será arbitraria, insegura y no armonizará contigo creando un efecto contrario al que quizá busques.
  • La despreocupación o incluso abandono de la imagen personal ocurre si llevas un tiempo con esas sensaciones y curiosamente proyectas y recibes del entorno: rechazo.
  • Al resultar difícil comunicarte puedes adquirir estilos que no vayan contigo pero que expresen tu conflicto interno: desde el más natural a los más extremos. Quizá quieras expresar ideas radicales e inspirarte en peinados, indumentaria y accesorios de las tribus urbanas que reflejen tu disconformidad total con los valores que chocan en ti.
  • No tienes especial interés en manifestar tu presencia aunque contrariamente será de lo más visual y específica. Esto puede fomentar aún más tu “indigestión de principios personales y sociales” reforzando la actitud de potenciar aún más tu diferencia.
  • La extravesión estará relacionada con manifestar tu disconformidad a todo aquel que no cuadre en tus valores.
  • Te ayudará a equilibrarte “poniendo fuera lo que te pasa por dentro” aunque sólo en la justa medida en qué sea suficiente para aceptar, reconocer y canalizar tus emociones. Sabrás que ya has salido de “allí” “cuando hayas llegado” a la base de tu disconformidad.
  • Mientras transitas esta expresión de cierta radicalidad, pueden ayudarte momentos de calma en el que estés contigo mismo sin adornos ni máscaras.
  • Respeta tu tendencia justo hasta el límite del respeto por el otro.
  • Recuerda que comunicas en todo momento y tienes la oportunidad de expresarte en cada instante.
  • El Asco puede tener una apariencia “ausente” o sumamente presente e invasiva, bien por tus palabras, tu tono, tus movimientos. No confundas tu auténtica estética con tu proceso interno y úsala siempre que quieras para ayudarte a conocerte.
  • Presentas una “Imagen Radical”, Impenetrable y ciertamente Dramática.
  • Curiosamente también puede expresarse a través de los Estilos más Clásicos ya que están relacionados con las normas y la estabilidad. Incluso podrás moverte de este extremo al más moderno y actual para expresar contraste.
  • El Asco repetido en el tiempo está relacionado con el rechazo o la humillación que pudiste recibir en algún otro momento; por eso conscientemente quieres que te vean pero inconscientemente no.

Vigila que el Asco no se convierta en Intolerancia, esto es una carga emocional que da lugar a conflictos mayores e incluso guerras entre países…

Vigila que no estés tapando el Asco con otras Emociones o que sea la capa que cubre una necesidad de profunda Comprensión. Recuerda que pedir ayuda es sano. Si se presenta como hecho saludable, déjala salir y exprésate de forma asertiva, tienes todo el derecho.

Para canalizarlo, pregúntate:

  • ¿Qué valores están en conflicto?
  • ¿Qué necesitas para comprender lo que ha pasado? ¿Y para comprenderte a ti?
  • ¿Cuanto Asco hay en tu forma de expresarte, en tu vestuario y en la huella que dejas a tu paso?
  • ¿Te permites el Asco?
  • ¿Es una emoción que tapa a otra que no dejas salir?
  • ¿Qué opinión tienes de las personas que se sienten Asco o de las que son contrarias a tus valores?
  • Y esto que opinas ¿Qué dice de ti?
  • ¿El asco está en la lista de tus emociones más vividas o en la que menos?

Comparte conmigo tus descubrimientos.

Un abrazo

Domingo Delgado

Descubre cada jueves contenidos exclusivos que te mostrarán la estrecha relación que existe entre tu imagen y tu interior. Únete y accede ahora a la Guía de Desarrollo Personal a través del Estilo con 5 Pasos para recuperar la conexión contigo mismo y encontrarle sentido a tu Presentación ante el Mundo

0 COMENTARIOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *