Hoy hablaremos con el Enfado como el guardia que levanta su brazo con una señal de stop.

Como te contaba en otros posts, las emociones que creemos que son negativas no lo son. Indaga en la información que te da el Enfado para saber qué pasa en ti y en relación a tu entorno. También busca maneras de regularlo y gestionarlo para expresarte sana y ecológicamente.

El enfado es una emoción que viene a contarte que te han puesto límites o bien te has dado en exceso. ¿Qué significa esto para ti? Algo limita tu comportamiento, la consecución de tus objetivos o te das cuenta que has dado más de lo que querías. Puede ser ante una situación, una persona o un hecho.

Sentir enfado es tan sano como sentir otras emociones. Es bueno aprender a gestionarlo y saber cómo, cuando y con quién. Si se alarga en el tiempo o recibes un límite muy potente será cuando puedas entrar en una carga emocional tan explosiva como un volcán.

A nivel interno:

  • Te sientes limitado en algo importante para ti. Será mayor la sensación de sentirte preso cuanto más importante para ti sea la persona, situación o hecho.
  • Es una emoción fundamentalmente explosiva y te dispone a subir la voz, a alcanzar al otro o en su manifestación más extrema, a invadir o incluso ponerte por encima. Todo ello para buscar expresar el límite transgredido.
  • Impulsa a traspasarte a ti mismo y hacer saber la línea que se ha cruzado.
  • Genera pensamientos que buscan hacer llegar más lejos cómo te sientes por lo ocurrido.
  • Te sientes persistente y necesitas expresar lo que necesitas.
  • Te notarás amplificad@ o querrás hacerte saber a veces asertivamente y otras que ya conoces….no.
  • Es posible que te enredes en una espiral, en un círculo vicioso del que a veces es difícil salir si no has entrenado su gestión.
  • Puede generar pensamientos y sentimientos más complejos o disfrazarse de otra emoción si alguna vez no te has permitido vivirlo.
  • Es posible que cada pensamiento alimente los siguientes y consigas más razones para enfadarte aún más.
  • Puedes sentirte atacado y desde luego muy irritado.
  • El enfado quiere contarte que hay recursos propios que quieres recuperar. Escucha tus pensamientos y qué límites han sido transgredidos, siempre en la justa medida y buen trato a quién según tú, te lo ha causado.
  • Es natural que “explotes” aunque observa si lo que ocurre es tan serio o injusto.
  • Si lo observas en otra persona, respeta su estado tal y como a ti te ha pasado alguna vez, siempre que no transgreda el respeto por ti.

A nivel corporal:

  • Modifica la regulación de tu organismo afectando sobre todo al sistema nervioso y circulatorio.
  • Provoca una descarga inmediata de energía en el cuerpo haciendo expandir la extremidades, levantar la cabeza, caer los hombros y acelerar tu movimiento. Siente y expresa lo que necesites siempre que seas respetuoso. La energía del enfado puede ser demoledora y violenta. Trabaja tu auto-regulación: la respiración es la clave.
  • Disminuye la descarga de Serotonina y aumenta la Testosterona y Adrenalina. Pueden ser un cocktail molotov, cuidado…
  • Tus movimientos son más rápidos y cuesta controlar la expresión corporal.
  • La expresión facial es tensa y rígida.
  • Es posible que te quite el sueño, que necesites salir a correr o también buscar el silencio para “bajar el volumen”.
  • Al tener un exceso de energía puedes pensar que no tienes apetito y esto lo quita: la relajación.
Imagen del Enfado

A nivel estético:

  • Vivir el Enfado te impulsa a buscar el contraste e incluso el impacto si lleva mucho contigo y no has hablado con él. Quieres manifestar tu presencia a toda costa y piensas que la imagen es importante para salvaguardar tu integridad.
  • En él cabe la extravagancia, la irreverencia y la exageración en tu estilo.
  • Llamas la atención con tu apariencia aunque no desde la armonía.
  • Expresas una extravesión encubierta que busca significarse para ocupar un primer lugar.
  • Te muestras expansiv@ y te cuesta escuchar otras opiniones porque sientes que algo o alguien “debe restaurar” el desorden que tú has vivido.
  • Tendrás tendencia utilizar el contraste como el negro, blanco y rojo que te ayudarán a subir tu autoridad. Te ayudarán a equilibrarte mejor los colores neutros como el gris, marrón o beiges.
  • Puede que vibres con el fuxia, el naranja encendido o los violetas luminosos. Observa si aumentan o disminuyen tus pensamientos de ataque o contra-ataque y escoge la opción que mejor se adapta a la sana expresión.
  • No pasarás desapercibido si tu enfado es constante pero no por tu conciencia o presencia sino por tu búsqueda de reparación.
  • Respeta tu tendencia justo hasta el límite del respeto por el otro porque si no aumentarán los límites transgredidos y la erupción del volcán se puede convertir en una hecatombe.
  • Quieres encontrar la oportunidad de ser visto, escuchado, comprendido y cuanto antes. No dudarás en hacerte ver y que te vean; necesitarás poco para confirmar que no obtienes lo que quieres.
  • El Enfado puede tener una apariencia invasiva, bien por tus palabras, tu tono, tus movimientos acelerados o rígidos como una estatua. No confundas una imagen de impacto con una imagen de tu yo herido.
  • Presentas una “Imagen Arrolladora”, Inaccesible y Autoritaria.
  • El enfado te impulsa a los estilos más visuales como el Creativo o el Dramático, el Elegante “tiquismiquis” o el Seductor sin límites, la carga emocional es la que te viste a ti y se provoca un impacto de rechazo a largo plazo.
  • Cuando te visita el Enfado pueden abrirse viejas heridas de resentimiento, de víctima o de verdugo. Puede que busques mostrar lo que sabes de tendencias de moda para diferenciarte “absolutamente” del resto pero no habrás armonía ni bienestar en tu proyección.
  • El Enfado repetido en el tiempo está altamente relacionado con el rechazo que pudiste recibir o profundos sentimientos de indignidad; por eso quieres que te vean pero no desde un lugar de auténtica valoración de ti mismo.

Vigila que el Enfado no se convierta en Ira, esto es una carga emocional de la que hablaré más adelante…

Vigila que no estés tapando el Enfado con otras Emociones o que sea la capa que cubre una necesidad de profunda Libertad.

Recuerda que pedir ayuda es sano.

Si se presenta como hecho saludable, déjala salir y exprésate de forma asertiva, tienes todo el derecho.

Usa las expresiones del Enfado en la justa medida: ¿cuál? En la que estés respetando y valorando el límite u obstáculo que estás viviendo y respetando y valorando al que tengas en frente.

Aprovecha el Enfado para saber de ti….pregúntate:

  • ¿Qué límite te han puesto o en qué me he entregado de más?
  • ¿Qué necesitas para comprender lo que ha pasado?
  • ¿Cuanto Enfado hay en tu forma de expresarte, en tu vestuario y en la huella que dejas a tu paso?
  • ¿Te permites el Enfado?
  • ¿Es una emoción que tapa a otra que no dejas salir?
  • ¿Qué opinión tienes de las personas que se sienten Enfado?
  • Y esto que opinas ¿Qué dice de ti?
  • ¿El enfado está en la lista de tus emociones más vividas o en la que menos?

Comparte conmigo tus descubrimientos.

Un abrazo

Domingo Delgado

Descubre cada jueves contenidos exclusivos que te mostrarán la estrecha relación que existe entre tu imagen y tu interior. Únete y accede ahora a la Guía de Desarrollo Personal a través del Estilo con 5 Pasos para recuperar la conexión contigo mismo y encontrarle sentido a tu Presentación ante el Mundo

1 COMENTARIO

Trackbacks

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *