¿Te has leído mil libros sobre Comunicación no Verbal pero en realidad no tienes ni idea de cómo aplicar tus conocimientos sobre ello sin meter la pata?

Creo que la Comunicación no verbal (CNV) es uno de los temas más repetidos a lo largo de la historia del desarrollo personal, técnicas de oratoria y herramientas para Coaches y profesionales de ayuda.

Nos encanta que nos den recetas para poder desbancar a nuestros enemigos en discusiones en el trabajo, revelar que piensa en el fondo tu pareja y poder alcanzar algún día los superpoderes de “leer lo que sienten los demás”.

Lamento comunicarte que no todo lo que has visto es cierto y te diré por qué.

La CNV hace referencia a todos los factores de la comunicación personal que no son los puramente verbales:

  • Paralingüística: tono, volumen, ritmo, timbre e incluso el uso de los silencios.
  • Expresiones faciales: Cambios en la gestualidad del rostro.
  • Kinesia y  Proxémica: gestos y postura en movimientos en relación a uno mismo y en interacción con otras personas.
  • Háptica: el estudio del comportamiento del contacto; nos habla de cómo y para qué usamos el sentido del tacto para expresarnos, ser comprendidos o reclamar atención del interlocutor.
  • Algunos autores incluyen también a la imagen externa.

Y habría muchos nombres técnicos más para categorizar, etiquetar y definir al milímetro qué significa cada expresión y mil autores a los que leer. Pero hoy quiero contarte cómo “usamos” esta herramienta en Coaching de Imagen y desmitificar algunas ideas erróneas.

¿Es cierto que el 93% de la comunicación es no verbal?

(más…)

La única manera de hacer realidad una meta es poniéndote en acción, ¿verdad?

En Coaching de Imagen usamos un plan de Acción “3D” en el que se organizan todos y cada uno de los pasos para guiar al cliente a conseguir el Estilo deseado a tres niveles: psicológico, físico y estético.

El diseño del plan está en manos de la persona y el coach acompaña a desarrollarlo, no hacerlo por él :)

El primer paso – Diseñar un Objetivo y la Meta del cliente

En la primera sesión exploramos juntos qué quiere trabajar el cliente y su demanda será siempre la pauta que marque las herramientas que usamos en sesión como la evolución del proceso.

Existen multitud de modelos que puedes seguir para ello: GROW, SMART, META, PURE, CLARE… Son modelos vinculados al Coaching muy útiles para este trabajo.

En el artículo “Por qué es importante definir un objetivo con tu cliente y 5 pasos para ponerlo en práctica” te cuento uno muy sencillo que usamos nosotros” pero no me quiero entretener hoy aquí.

Usamos un modelo precisamente para darle rigor y fuerza a un objetivo y que el Plan de Acción responda a algo específico.

Es decir.

(más…)

¿Crees que eres empático? ¿Sabes gestionar tus emociones y orientarte hacia tus objetivos? ¿Conectas de forma genuina con los demás?

Tendría que hacerte varias preguntas más para dibujar juntos tu perfil de Inteligencia Emocional (IE).

En Coaching de Imagen tenemos en cuenta varias competencias entre ellas, las que te presento hoy.

La IE es una herramienta fundamental en la vida cotidiana y un must si te dedicas a ayudar a otros con tu trabajo.

Seguro que ya has oído hablar de ella porque mucho se ha dicho y escrito sobre el tema pero a veces pasamos por alto que son habilidades “entrenables” y fundamentales en las profesiones como la nuestra.

El primer impacto de la imagen personal está en la percepción pero no te quedes sólo con éso si realmente quieres trabajar en profundidad los procesos de cambio en tus clientes.

Lo que proyecta cada persona con su apariencia genera una “idea” en los demás pero afecta sobre todo: a las emociones.

En las entrevistas que hago a profesionales me doy cuenta que todavía tenemos mucho que mejorar en las profesiones de imagen. Mi primera pregunta es : ¿Estás dispuesto/a a vivir un proceso profundo de auto-conocimiento?

En todos los casos, la respuesta es sí pero una vez metidos en faena son pocos los que realmente comprenden que para dedicarnos a los demás no es suficiente con las técnicas, apuntarlo todo y hacer las prácticas.

Que va, necesitas también haber entrenado el músculo de la IE para no verte desbordado en sesión, proyectar en tus clientes cosas tuyas, dirigir al cliente hacia donde tu estimas en vez de dónde quiere llegar, etc.

(más…)

Detrás de un cambio de imagen hay una resistencia inconsciente que nos mueve a buscar soluciones en el exterior.

¿Esto que quiere decir?

La imagen es la parte más superficial de la persona, es externa pero no está desconectada de quienes somos y por eso muestra el reflejo de asunto emocional sin resolver.

Cambiar la “decoración” de nuestra personalidad es más fácil, amable e incluso divertido porque en un corto periodo de tiempo podemos modificar la fachada para tener mayor sensación de seguridad, confianza y fortaleza.

Y sabemos por la Cognición Corpórea y la Cognición Atávica que el exterior afecta al interior, nos ayuda a cambiar formas de pensar, de sentir y de actuar.

Lo que pasa que desarrollarnos sólo de fuera hacia adentro afloja el músculo que trabajar en la dirección contraria: de dentro hacia afuera.

Ambas opciones para crecer son válidas y creo que poner en marcha las dos estrategias a la vez, da más y mejores resultados.

Para leer en la apariencia qué está pasando a nivel psicológico te servirá ponerte las “gafas de Coaching de Imagen” para dar sentido a lo que parece superficial.

(más…)

Como todos los coaches, una de las competencias clave a desarrollar es la Capacidad de hacer Preguntas.

Creo que de todas las habilidades es la piedra filosofal de esta profesión.

Y aunque parezca evidente es todo un entrenamiento. Llegar a tener un “buen músculo” para hacer preguntas poderosas a tus clientes que les ayuden a encontrar soluciones, recursos nuevos, nuevas perspectivas, es un reto, sí. Y sobre todo, que ésas preguntes ayuden a: tener mayor conciencia de sí mismos y de la imagen que proyectan.

Como hemos estado viendo estas últimas semanas, la clave para no orientar ni asesorar está precisamente ahí: en que el cliente se auto-cuestione, acompañado por el profesional.

Hay muchos tipos de preguntas: abiertas, cerradas, circulares, con reencuadre, que ayudan a poner nombre a los sentimientos y emociones…y un sinfín de posibilidades más. Estará en la maestría personal, conseguir un impacto positivo en tus sesiones.

Hoy compartiré contigo cómo aplicamos las preguntas en los procesos de Coaching de Imagen. Las dividiré por grandes bloques con ejemplos:

Preguntas de Contraste:

(más…)