Hay una forma práctica de usar las emociones para crear la vida que quieres vivir y no es broma. Hoy comparto contigo 8 Claves de por qué te interesa conocer tus emociones.

  1. Comprender tus emociones para que no vivan por ti

¿Conoces a alguien que está todo el día enfado? ¿o tal vez tienes algún amigo que siempre esté triste?

Bien, estos ejemplos pueden parecer extremos pero hay algo en las emociones que te avisa de temas no resueltos, de habilidades que te faltan para sentirte mejor o que hay algo en ti que si cambias te iría mucho mejor.

Cuando no sabes bien lo que te pasa, es posible que sean emociones a las que no sabes ponerle nombre y será muy útil que lo hagas para salir de donde estás y llegar donde tú quieres.

Os hablo mucho de las 6 emociones básicas que Paul Ekman nos regaló. Podrás encontrar infinidad de teorías pero si aprendes de qué van estas emociones básicas tendrás mucho ganado y aumentará tu poder personal. Si quieres saber más de ellas, aquí las tienes: Alegría, Tristeza, Enfado, Miedo, Asco y Sorpresa

  1. Escuchar el cuerpo como aliado que te lleva a tus metas

Si no sabes ponerle nombre a lo que sientes siempre sabrás en qué lugar se coloca. ¿Cómo?

Si: ¿en el estómago? ¿en la cabeza? ¿en la respiración? Presta atención a qué zona de tu cuerpo se activa y observando lo que pasa en tu físico seguro que vienen pensamientos a tu cabeza para clarificar qué pasa dentro de ti.

Muchas veces no hacemos caso a esa tensión en la mandíbula o la rigidez en el cuello. Otras sí las observamos pero pensamos que es sólo físico. Obsérvate, porque todo está conectado y tu cuerpo te está enviando mensajes para que le hagas caso. Él hace muchas cosas por ti y la mayoría de las veces, precisamente a lo que no estás prestando atención en tu vida.

  1. Aprender a elegir cómo quieres vivir cada momento

Parece imposible si pensamos que todo se te viene encima y no eres más que un receptor pasivo de lo que ocurre en tu entorno. Si las emociones te avisan de qué necesitas y el cuerpo de hasta dónde puedes llegar, todo está a tu disposición para que tomes decisiones, pongas límites o aceptes una situación.

Observar es gratis y te abre una puerta a un mundo distinto en el que tú puedes ser tú el protagonista de tu vida y no las circunstancias.

  1. Utiliza todo para avanzar y todo será diferente.

Creo que la clave más potente de todas. Cuando sientes que algo te molesta de otros: “háztelo mirar”, y también en lo que te gusta de los demás encontrarás pistas de cómo eres. ¿Te das cuenta de la cantidad de recursos que tienes para crecer?

El tema de la Ley del Espejo está muy machado. Creo que de nada sirve mirar fuera sin hacerse responsable del ojo que mira. Pruébalo.

Las personas, tus circunstancias, lo que sientes y “lo que padeces” te está dando información muy valiosa de cuáles son los siguientes pasos para vivir de forma más plena.

La pregunta estrella para cuando no sepas qué hacer es: ¿Qué necesito?

Inteligencia Emocional
  1. Si sientes resistencia a cambio te toca aceptar lo que quieres

Salir de la famosa zona de confort no es gratis ni supone vivir en los mundos de “Yupi”. Como en el gimnasio, hacer músculo lleva entrenamiento y ¿sabes? El músculo para aumentar de tamaño rompe y crea nuevos tejidos.

Si sientes que algo tira de ti, es posible que te esté costando aceptar la situación que estás experimentando pero ya sabes hacerte preguntas y escuchar tu cuerpo.

El cambio que quieres en tu vida te hará pagar un factura pero mucho más barata que si sigues paralizado sin tomar decisiones y mantenerte en esa incomodidad incómoda que todos conocemos.

No te asustes, tiene premio y es el de elegir la vida que quieres vivir.

  1. Tus conductas te afectan a ti y a los demás

No estamos solos en el barco, y tu ira sin gestionar, la falta de tomar decisiones, no saber qué hacer o la inseguridad que sientes te afectan a ti e influyen en tu entorno.

La autencidad es como una carrera de fondo en la que hay riesgos, pero esos riesgos son los que teme el personaje que has creado y que te impide avanzar. Sí, el que quiere tener la razón, el miedoso o que piensa que no vale.

Escucha bien si crees que eres ése con el que estás tan identificado. Si te pellizca el cuerpo es que tu potencialidad quiere salir ya a darse una vuelta y disfrutar de la vida.

  1. Convierte la queja en Responsabilidad

Mucho se ha dicho sobre el experimento de no quejarse durante un mes y “ver qué pasa”. Lo que pasa es que cuando aprendes a dejar de señalar con el dedo a la crisis, a tu suegra o a lo mal que te pagan en el trabajo ¡zas! , aparece la responsabilidad. ¿Y esto qué es?: La habilidad para responder.

Ya no hay justificaciones, lamentos o falta de habilidades. Simplemente se enciende la luz de la posibilidad de vivir de otra manera y eso te lo da el tomar las riendas de tu día a día y crear la realidad que deseas.

  1. Consigue lo que quieres respetándote

Al final todo esto es un ejercicio de respeto y valoración por quien eres tú. Tus quejas, frustraciones, obstáculos y resistencias son la maravillosa expresión de un corazón que pide a gritos ponerse en primer lugar, lograr sueños y vivir en armonía con el entorno. A mí hay una frase que me marcó mucho cuando aprendí a manejar estos temas desde otro punto de vista: ¿Para qué quieres retrasar tu Felicidad?

Lo dicho, no es fácil, pero merece la pena.

¿Qué más claves conoces que te ayudan a poner las emociones a tu favor?

Comparte conmigo tus descubrimientos. ¡Me encantará conocerlos!

Un abrazo

Domingo

Descubre cada jueves contenidos exclusivos que te mostrarán la estrecha relación que existe entre tu imagen y tu interior. Únete y accede ahora a la Guía de Desarrollo Personal a través del Estilo con 5 Pasos para recuperar la conexión contigo mismo y encontrarle sentido a tu Presentación ante el Mundo

1 COMENTARIO

Trackbacks

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.