Hay una pregunta que se repite mucho entre mis alumnos y los profesionales de la Imagen Personal que pasan por la escuela: Domingo, ¿cómo puedo ayudar a mi cliente a que sepa cuál es su objetivo?

Y hay muchas formas y técnicas de abordar la definición de un META pero muchas veces se cuelan por ahí las expectativas de “querer ser” algo que no somos.

Vivimos en una sociedad todavía orientada a resultados y es de lo más normal que tus clientes se presenten en tu estudio en la búsqueda de un objetivo muy claro, pero “ideal”.

¿Y esto qué es?

Pues un objetivo que por muy  bien presentado y lleno de energía que esté, esté sostenido por su Imagen Ideal del cliente y deje totalmente a un lado las verdaderas necesidades de su Imagen Real, la única que puede crecer…

¿Te imaginas ir cojeando al caminar o llevar un vestido lleno de agujeros por los que entra el aire?

Así vamos a veces…

Y es que ésos “agujeros” son una metáfora de necesidades psicológicas que tenemos sin cubrir.

A veces puede ser afecto o autoestima y otras temas más profundos como la necesidad de libertad o incluso la de sentirse digno.

La imagen personal es la herramienta perfecta para que por unos momentos “sintamos” que ya hemos conseguido aquello por lo que muy dentro de nosotros sabemos que no hemos desarrollado. Sí, son “parches de autoestima” de corta duración que si bien, nos dan un “chute” de energía, luego no perdura.

La verdadera motivación y gasolina de un objetivo se encuentra en ir a por lo que en realidad necesitamos

¿Por qué ocurre esto y cómo gestionarlo en tus sesiones?

La necesidad inconsciente de sentirse reconocido por sí mismo

“Algo pasa que últimamente no sé cómo vestirme”, “miro mi ropero y no sé que ponerme”, “¿será que no sé cómo ir de compras”?, “de ser por mí, iría en pijama…”

Habría que ver el caso pero en ocasiones, detrás de estas palabras se esconde un cambio vital que ha dado paso a no saber quienes somos hoy.

Cuando perdemos el contacto con nosotros mismos es como andar desenchufado de nuestra energía vital, sentimos cierto peso o incluso falta de energía. Esto comienza a notarse en cuerpo, la forma de caminar y también en la relación con la comida y con el tiempo, la imagen externa comienza a ser o bien una obligación o bien un tedio total y absoluto.

Presta atención a estos indicadores cuando tengas un cliente con estas características. Lo que te comento no es un receta cerrada pero quédate con que: lo que se ve en la superficie, es un reflejo de algo más profundo.

Indaga con preguntas e invita al cliente a que busque dentro de sí mismo, qué espejo le devuelve lo que ve por fuera.

E invítale a que se tome el tiempo que necesite para que su objetivo vaya orientado a cubrir sus verdaderas necesidades… sentirá seguro mayor satisfacción a largo plazo. A corto, parece más arduo el camino pero merece la pena “reconocerlo”.

Necesidad inconsciente de sentirse reconocido por los demás

Somos un sistema complejo de psicología-mente-apariencia y con este “software” también nos relacionamos con otras personas formando sistemas más amplios a los que pertenecemos. Y a veces nos enredamos en semejante tela de araña.

“Mi madre siempre ha sido elegante pero a mí es algo que no me gusta nada”, “En el trabajo todo el mundo va muy clásico y se nota cuando llevo algo así más moderno, qué rollo…”, “a mí me parece muy bien que la gente vista como quiera pero esas pintas yo no las llevaría nunca…”

Aquí tenemos dos espejos:

  • El directo: prejuicios hacia otros que tenemos nosotros mismos y proyectamos en los demás tan ricamente 🙂
  • Y el indirecto: resistencias a creencias y valores férreos de grupos de personas que hacen temblar las propias creencias, falsamente arraigadas.

En ambos casos, cuando gran parte del discurso anda dando vueltas en cómo son o no los demás, o cómo “soy” o “dejo de ser yo” en función de otros referentes… Saca a la luz la necesidad inconsciente de ser reconocido por algún grupo de pertenencia.

Y es útil y saludable tener una tribu, porque todos “necesitamos” pertenecer; de hecho, queramos o no, tenemos un origen, hablamos un idioma, nos dedicamos a algo que también hacen otros, la cultura, etc. Aunque no lo miremos ahí está.

El tema está en qué grado de coherencia o incoherencia estás en relación a los sistemas a los que perteneces, si provoca resistencia o no… Incluso aunque hayas decidido dejar de pertenecer.

Aborda sin tapujos estos temas en tus sesiones, es muy revelador. ¿Para qué? Para apoyar a tu clientes a liberarse de los estereotipos sociales, para aceptar asuntos que se repiten desde hace años y para construir una matriz de apoyo alineada con sus valores.

Saturación de mensajes de “Sé tu mejor versión” y boom del desarrollo personal

Ademas de ser listos, tenemos que ser guapos, saludables, solícitos, sociales, generosos, comprometidos con el medio ambiente, y además: espirituales.

Estamos viviendo un auténtico tsunami de mensajes en medios de comunicación, redes sociales, colegas que se forman en esta o aquella disciplina reveladora, la nueva literatura new age y la progresión exponencial del mundo del desarrollo personal.

Es estupendo ver cómo evolucionamos como sociedad pero también estarás conmigo en que a veces, da cierto agobio…

Desarrollarte “no es un obligación” porque salga en tus favoritos de instagram.

Desde hace tiempo noto un cómo un porcentaje de clientes llegan a estos temas como si tuvieran que “hacer” una tarea más porque su hermana, su pareja o su grupo de amigas ya van por el nivel 2 de no se qué experiencia de desarrollo personal que “tendría que hacer”

Y todo está bien porque cuando no es dañino, pero sí cuando tu cliente llega ahogado con “tener que ser sí mismo” sin ganas ningunas, espero estarme explicando.

En estos casos vuelve a ocurrir lo de antes, se está presentando en tu despacho un crítico interno como una casa, una tensión más, que está relacionado con ésa Imagen Ideal de ser algo que a lo mejor hoy, ni soy, ni quiero.

Cuidado con esto.

Creencia de que una imagen potente le ayudará a ser más feliz porque así ve a sus referentes

Otro trending topic para “ser auténtico”, y otro boom dentro de la asesoría de imagen.

La necesidad de ser original, de llamar la atención por tener un look especial, un estilo particular y sentirse reconocido por los demás para recibir alguna píldora de autoestima.

Si miras personajes históricos de cualquier área del saber, podrás observar cómo la realización personal en muchos casos va asociada a una presencia visual característica. Y a ciertas personas no les hizo falta ir de punta en blanco o contratar un estilista. Algo ocurrió que sus valores y su propósito vital les empujó a expresar 100% tal y como eran y les puso en una tesitura en la que casi sin saber: influyeron en nuestra sociedad.

Esto está conectado también “con tener que ser alguien” y hoy en día con la presencia visual que todos podemos tener en los medios sociales cobra una importancia digna observar.

¿Puedes construir una casa comenzando por la fachada?

Más bien es por los cimientos. Encontrar el propósito de vida está íntimamente relacionado con descubrir quien es uno mismo para luego, saber cuál es tu lugar en el mundo. Luego de forma natural algo pasará que tu autenticidad comenzará a influir en el entorno de forma espontánea.

Empezar por querer influir sin haber mirado dentro primero puede convertirse en una carga y un desgaste energético tremendo.

Ofrece a tus clientes las herramientas adecuadas para que tome conciencia de sus verdaderas necesidades.

A veces el primer paso, o la primera tarea es simplemente, comenzar a pasar un poquito de más tiempo consigo mismos, con lo que sienten, con ponerle nombre a lo que hay dentro de sí mismos, luego ya llegará la manera de comunicarse con su cuerpo y con su estética.

No hay nada más nutritivo que encontrar la base real de tu crecimiento personal, si es que te toca y quieres…

Ése es el lugar preferente para acompañar a tus clientes y también pasa por ti.

Cimentar unos buenos pilares para luego, paso a paso, levantar la arquitectura de la esencia personal, a veces sorprende, porque quizá el edificio que tenéis “pensando” construir no tiene nada que ver con lo previsto.

Pero seguro que será más libre, auténtico y genuino.

¿Cuál de estas necesidades te has encontrado más tu camino personal o en el trabajo con tus clientes?

Coméntalo más abajo.

Me encantará leerte.

Un abrazo

Domingo

Descubre cada jueves contenidos exclusivos que te mostrarán la estrecha relación que existe entre tu imagen y tu interior. Únete y accede ahora a la Guía de Desarrollo Personal a través del Estilo con 5 Pasos para recuperar la conexión contigo mismo y encontrarle sentido a tu Presentación ante el Mundo

4 COMENTARIOS

Comments

  1. Estoy completamente de acuerdo con tu post. Sin embargo, por mi experiencia, lo que a menudo me encuentro es con personas que no tienen ningún interés en ahondar demasiado en serio en el apartado de autoconocimiento. Les resulta “pesado” y lo que quieren es que les digas qué tienen que ponerse para estar estupendas y listo. ¿Cómo afrontar esto?
    Me gustaría conocer tu opinión acerca de cómo enfocar y desarrollar el proceso de autoconocimiento en una sociedad que vive de cara al exterior y poco en sentido contrario.
    Muchas gracias!

    • Gracias Inma. Sí, no todo el mundo quiere aprender a mirar adentro. Aunque también te diría que los servicios de Coaching de Imagen en los que se hace un trabajo integral van dirigidos a un cliente que sí quiere desarrollarse. Creo que para abordarlo es útil darle una vuelta a cómo se comunican los servicios y a quien van dirigidos. Espero haberte ayudado. Ánimo!

  2. Gracias por este post Domingo, palabras potentes, mágicas, reveladoras para mí. Ha permitido terminar de hacer “que subiera” lo que ayer me quedó en remojo en la sesión. Aunque ya lo has dicho antes, hasta hoy hacen completo eco en mí estas frases: “La verdadera motivación y gasolina de un objetivo se encuentra en ir a por lo que en realidad necesitamos” (y no por lo que deseamos). Y
    “liberarse de los estereotipos sociales…para construir una matriz de apoyo alineada con sus valores”. Increíble la paz que me generaron y la carga que se ha liberado. Ahora a trabajar la meta verdadera. Abrazos y gracias de nuevo!

    • Gracias a ti Tania por compartir! me alegro que hayas dejado “subir” la información. Tú tienes todos los recursos para identificar los siguientes pasos. Sólo tienes que escucharte como ya estás haciendo. Me alegro mucho que vayas avanzando. Mucho ánimo! Un abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *