Si alguna vez has pensado que detrás de la imagen personal hay mucho más que prendas, complementos y accesorios, estas en lo cierto.

Ser consciente del poder de la imagen es útil, pero no sólo por el impacto que puede causar en los demás, sino más bien por convertir la apariencia en una herramienta de desarrollo personal.

En todo lo que haces, “vas tú”; desde la elección de prendas al uso del color, el tipo de diseños que te gustan y la forma de combinarlos.

Cada elemento de la imagen personal forma parte de un sistema completo y no funciona igual tu voz si vas vestido de negro que el tono de tu piel en relación a cómo te mueves, ¿me explico?

Es fácil creer que al crear un estilo propio se van a dar las circunstancias para que seas percibido de determinada forma pero el tema es que “en la mano” las prendas y accesorios funcionan mejor, que cuando luego “te lo pones”.

¿Qué ocurre ahí?

Que los elementos del estilo externo se combinan con tu cuerpo y tu forma de expresión y aunque dos personas fueran vestidas exactamente igual, nunca quedará de la misma forma.

¿Por qué?

Tú y tu imagen se entrelazan para comunicar quien eres y éso es precisamente lo que te quiero contar en este artículo.

3 Zonas del cuerpo que comunican aspectos distintos de ti

Divide el cuerpo en 3 áreas:

  • Cabeza – del cuello para arriba:

De por sí el tamaño de tu cabeza, los volúmenes del rostro en ojos, nariz, pómulos, barbilla y extensión de la frente marcan un impacto psicológico en quien te ha visto y quien ahora te ve. Y de vuelta tú también has reaccionado a la percepción que te han devuelto los demás sobre la parte del cuerpo “más mirada”.

El estilo de peinado y la calidad de tu cabello completan junto con la extensión del cuello una imagen parcial de quien eres pero sobre todo en relación a tu mentalidad, tu forma de pensar, la expectativa de tu nivel intelectual, qué se puede recibir de tu parte a nivel mental y tu forma de “adornar” la cabeza, expresa también lo que opinas de ti mismo y de los demás.

El pelo corto siempre está más relacionado con la austeridad, masculinidad y simplicidad mientras que las largas melenas varían en cómo son percibidas según género: si feminidad, dulzura o seducción o incluso rebeldía, dejadez o espontaneidad.

La parte superior del cuerpo desde tiempos inmemoriables comunica la relación de la persona con su Inteligencia Racional, su capacidad de generar ideas y el dinamismo, rigidez o flexibilidad de sus pensamientos.

Esto no quiere decir que sea una tirada de cartas, sólo toma nota de cómo es esta parte del cuerpo y qué mensaje pueden estar comunicando sus formas de manera espontánea. Y ahí está el tema, sus significados no tienen por qué ser “ciertos o falsos”, sólo son percepciones.

El tipo de complementos que uses a su alrededor refuerzan, compensan o armonizan el mensaje que transmites en sombreros o gorras, joyería, uso de gafas de ver o de sol… O quizá no llevar nada nunca.

Entonces, ¿qué expresa la parte superior de tu cuerpo en el match físico-estético?

Date cuenta si encajan o no los mensajes, si se complementan o si el mensaje del físico se ve reforazado por el estético. Y sobre todo, si el mensaje final que proyecta esta zona del cuerpo tiene que ver con tu forma genuina de pensar 😉

  • Tronco – que incluye del cuello para abajo hasta el corte de las piernas con la ingle:

Igual que físicamente el torso alberga la mayor parte de órganos del cuerpo también expresa la relación con tu universo de emociones. De hecho, la historia vital afectiva influye en el desarrollo de la caja toráxica y las vivencias que has tenido, en la colocación, tensión o distensión de determinados órganos.

Por éso por si sola, la parte central del cuerpo cuenta al mundo qué tal te llevas con las emociones, sentimientos y patrones afectivos de respuesta.

Algunos dicen que llevan los hombros caídos hablan de culpa pero yo no etiquetaría. Date cuenta que cada persona “recibe” los impactos emocionales en zonas distintas: hay personas que se quedan afónicas ante el miedo, “enfadosos/as” que se les va todo al estómago, melancólicos que disminuyen su respiración a poquito… o eufóricos que abren el pecho como si fuera una gran carpa del circo.

Sin enredarme ahora con estudios sobre el tema, te invito por hoy a observar cómo es tu parte central del cuerpo incluyendo el tamaño de la cadera y la flexibilidad de la misma.

Y luego, toma nota de qué prendas usas más para expresar tu parte emocional: si camisas estructuradas, faldas de tubo que bajan desde la cintura o siempre-siempre pantalones slim-fit. ¿Cómo te hacen sentir? ¿Y qué emociones provocan en ti? ¿Qué imagen pues proyecta esta zona del cuerpo?

Es esta parte influyen también los complementos como el uso de cinturón “o no”, adornos  para el cuello que bajan hasta la cintura como collares o corbatas… Los tipos de chaquetas si es que las usas y el sentido psicológico que adquieren estos elementos en el conjunto de tu imagen y su proyección hacia afuera.

También es importante recordar que la cadera en todas las personas expresan la relación con la sensualidad, sexualidad, género y relación con los demás. ¿Habías caído en ello? ¿Es la primera zona que miras para saber si te estás vistiendo como eres? ¿O ni te habías fijado?

Dale una vuelta a que cuenta todo el sistema central del cuerpo en relación a la indumentaria y complementos.

  • Extremidades:

Los pies nos llevan donde queremos aunque a veces vayamos obligados por las circunstancias. Así que esta vez de cintura para abajo las piernas expresan tu relación con la Acción y tus impulsos naturales. Y con ellas van el tipo de prendas que están más presente en tu armario: pantalones anchos o estrechos, de todo un poco o siempre con volúmenes que den libertad de movimiento y te hagan tener más presencia. ¿Cómo son tus partes de abajo y qué comunican?

El tipo de calzado cuenta cómo de cómodo necesitas estar para tomar decisiones o si te falta estructura para avanzar hacia tus metas. También dicen mucho de la necesidad de sofisticar tus acciones para sentirte merecedor de tus andanzas o el impulso a estilizar con cautela cada uno de tus pasos. La relación con tus zapatos influye en el tipo de pisada que das, tanto si llegas destrozado a casa a última hora del día por usar estructuras rígidas o alturas muy elevadas, como si sólo es posible para ti ir de plano total en cualquier ocasión. Naturalidad y diseño se conjugan de forma personalizada en cada uno para expresar hacia fuera, cómo comunicas tu manera de tomar decisiones.

Los complementos y accesorios en los brazos expresan también “el hacer”, si es más vinculado a lo práctico, a lo emocional o incluso a la necesidad de trascender tu día a día con pequeñas acciones de corte más espiritual.

Los abalorios ocupan un porcentaje bajo del look pero transmiten mucho de las motivaciones personales y visión del mundo.

Los 5 Sentidos en la apariencia y su impacto psicológico:

Con la combinación de ellos consigues “casi” cualquier forma de expresión individual.

  • El nivel Visual:

Primero recibimos el impacto del color, luego de la forma y luego la imagen global.

Y tendemos a escoger los colores por necesidades emocionales ya sea de forma individual como colectiva (tendencia y moda)

Cualquier color es el “negativo” de cómo te encuentras por dentro, algo de esto te cuento en el artículo Equilibra tus Emociones a través del Color –  Tu Estado Cromático Interno.

El nivel visual de tu look también tiene que ver con “las imágenes mentales” que proyecta tu discurso, las sensaciones que provoca tu comunicación y también la evocación de recuerdos y estados de ánimo que recibe tu interlocutor y filtra también por sus preferencias personales y estereotipos.

  • El nivel Auditivo:

Por tu tono de voz y también por el ruido que hacen tus pulseras al caminar si es que las llevas o el roce del bolso con tu camisa. Parece que estos detalles pasarían inadvertidos pero nuestro sistema nervioso en las distancias cortas realmente percibe como de fondo… este tipo de fenómenos que afectan a tu imagen personal.

Así que tu impacto auditivo recoge cualquier sonido del conjunto de tu imagen comunicando otra faceta de ti.

  • Nivel Kinestésico:

Son las sensaciones que provienen de la percepción de quien tienes delante por lo que llevas puesto. Un ejemplo extremo es ése día cuando tu amiga aparece con un jersey de angora y hace calor, por empatía, eres capaz de ponerte en su lugar de forma natural y esto genera en ti una imagen de ella.

En general no hace falta llegar a extremos para saber de qué se trata esta percepción, piensa que las texturas, tejidos y formas más repetidas en tu imagen, generan una sensación en ti y también en los demás.

En la kinestesia se incluye el olfato y el gusto, que están conectados en el cerebro para que puedan coexistir y ser comprendidos. Así que el perfume, colonia o esencia que vaya contigo impacta directamente en el cerebro viejo, asociado al instinto y supervivencia, llevando un mensaje al sistema límbico para buscar las respuestas emocionales que te devolverán los que te perciben.

Como ves y ya sabes, la comunicación tiene una doble dirección.

Diferentes niveles de comprensión de la Imagen Personal:

Como has visto hasta ahora hay muchos elementos que conforman la imagen personal y parece que todo gira entorno al cuerpo y lo que “le pones encima”.

Date cuenta como sólo esta interacción entre la formas externas y tu propio físico ya transmiten una información, comunican. Pero no acaba ahí.

  • El nivel consciente de la imagen personal:

Casi casi es lo que hemos descrito arriba. Es la interpretación más directa y visual que sólo abarca un 15% de la expresión individual.

Tradicionalmente se juega con estos códigos del vestir para conseguir proyectar una apariencia que realmente consiga su objetivo. Los efectos ópticos y el estilismo en general tienen una influencia directa que por unos instantes alcanzan su objetivo.

El nivel Consciente de la Imagen Personal tiene mucho más que ver con la “Coherencia Visual”.

Si la base de la comunicación es el “mensaje” ahí es dónde está la clave para percibir con una mirada más amplia: la imagen personal.

No es todo lo de fuera, claramente porque existe un:

  • Nivel Inconsciente:

Se refiere al resto de información que no es asequible sólo por los 5 sentidos o por relacionar formas corporales con expectativas de tipos de personas.

El nivel inconsciente tiene que ver con la imagen interna; ésa fotografía interna que actúa en tu vida. Éso que en psicología llamamos Auto-concepto o Auto-imagen. La imagen completa que tienes de ti mismo está sumergida en gran parte en el inconsciente.

Lo cierto es que de forma natural las personas percibimos ésa información y vayas vestido como vayas, el 15% no puede frente al 85%…

No sé si recuerdas alguna ocasión en la que fuiste a ésa fiesta que no tenías claro si asistir y finalmente acudiste solo. Por algún motivo y sin tener mucha información sobre los asistentes, una serie de factores o “intuiciones” te hicieron relacionarte más con unas personas que con otras. Si bien es un ejemplo de andar por casa, te lo dejo para activar en ti ésa mirada que sabe y se comunica a un nivel más profundo con otros.

El nivel inconsciente de la Imagen Personal tiene que ver más con la Coherencia Personal que con la visual.

¿Qué nivel de la comunicación de la Imagen manejas con más soltura?

Deja tus comentarios más abajo y charlamos sobre ello.

Me encantará leerte.

Un abrazo

Domingo Delgado

Descubre cada jueves contenidos exclusivos que te mostrarán la estrecha relación que existe entre tu imagen y tu interior. Únete y accede ahora a la Guía de Desarrollo Personal a través del Estilo con 5 Pasos para recuperar la conexión contigo mismo y encontrarle sentido a tu Presentación ante el Mundo

0 COMENTARIOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *