¿Qué es el Estilo Seductor?

Es una forma de proyección individual basada en la expresión dirigida de emociones, sugestión de sensaciones y atractivo a través de las características psicológicas, físicas y estéticas que buscan las miradas de su entorno por su belleza y seducción.

Este estilo eleva sus propios atributos tanto físicos como psicológicos a la máxima potencia para destacar por su presencia física y diferenciación. Es directo, arriesgado y muy sugerente, queriendo destacar su fuerza mediante una presentación imposible de dejar de mirar.

Necesita expresarse ante el mundo puliendo cada una de sus virtudes y características corporales que le sitúen como alguien que se trabaja a sí mismo en todos los aspectos y sobre todo en el físico.

Su nivel de coherencia personal estará en encontrar el sentido de querer ponerse en el primer lugar como una persona intensa y apremiante con la que si llegas a establecer una relación será lo mejor que hayas podido vivir en tu vida. Tu mundo está lleno de búsqueda de placer y sensorialidad.

Comparte una desinhibición y respeto por sí mismo y sus objetivos que suscita admiración en los demás por su espontaneidad y amor propio.

Apasionado del autocuidado y la estética de género, sabe adaptarse al paso del tiempo manteniendo la frescura de la juventud, sobre todo en su actitud ante la vida.

Brillas por tu presencia física y disfrutas también de la de los demás.

¿Cómo te relacionas contigo si eres seductor/a?

A nivel psicológico buscas captar la atención mediante tu pulida y perfeccionada forma de ser llena de voluptuosidad y un atrevimiento muy claro que llega a los demás como una experiencia total del imperio de los sentidos.

Tus ideas llaman la atención y no te cortas un pelo en traspasar lo que para otros sería prohibido. Quieres demostrar tu compromiso con una Autenticidad retadora y envolvente.

Te caracterizas por querer llegar al otro y favorecer la interrelación marcando una clara distancia entre lo que tú representas y lo que el otro puede hacer para llegar a ti.

Tienes un impulso a retar desde una actitud sumamente sensual, receptiva y magnética aunque reservarás las vacantes para poder asistir a tu espectáculo sólo a quien satisfaga el perfil de tu exigencia.

Disfrutas mucho de los placeres más básicos de la vida elevándolos a una dimensión más glamurosa como si del sueño de Las Mil y una Noches se tratara.

Te gusta que sean galantes contigo y que te traten de forma especial porque sabes que te diferencias de otros estilos por tu capacidad de crear espacios íntimos, intensos e inolvidables.

Tu prioridad es vivir la vida con intensidad y no arrepentirte de tus errores porque todo forma parte de una gran experiencia de contacto con el mundo.

Buscas amigos y parejas como tú, y te es difícil encontrarlos porque para que alguien cumpla tus exigentes condiciones, sabes que será de órdago.

Te gusta despertar las miradas en los demás, te enorgullece que lo hagan porque merece la pena que lo hagan. Vales mucho.

Disfrutas mucho del contacto con otros en reuniones intensas y atrevidas. Te gusta marcar las distancias para asegurarte que seleccionas bien aquella persona que merece tu compañía.

La Belleza para ti está íntimamente relacionada con el cuerpo. Te alagan y en tu mente oyes “sí, lo sé”.

A nivel físico:

Eres exigente con tu cuerpo y sabes cómo entrenarlo, nutrirlo y cuidarlo para que sea la mejor representación de lo que tú eres y si es posible, multiplicarlo por 10.

Te encanta entrenar, los deportes de riesgo y experimentar las nuevas tendencias en fitness que lleven tu cuerpo al mayor nivel de tonificación e incluso de musculación.

Por dentro y por fuera… Para tener este cuerpo te curras una alimentación que refuerce el ejercicio que haces al igual que sabes que tienes que descansar y no sobreentrenarte.

Mimas tu ducha, el aroma de tu gel, tu exfoliación semanal y sabes perfectamente hasta en gramos cuales son las cantidades que tienes que ingerir para estar en el equilibrio de proteínas e hidratos de carbono y verduras y frutas, entrenes o estés en la playa de vacaciones.

Si no haces ejercicio físico te desmotivas y sabes que estás perdiendo gas en tu vida y las cosas no irán tan bien como te plantean tus objetivos altamente competitivos.

La apariencia física es tu bastión y la carta de presentación para ti todas las mañanas y después… para los demás. Hacerse algún retoquito estético puede estar en tus planes si ves que no lo consigues en tu gimnasio o centro de belleza.

Al mismo tiempo que eres riguroso con la nutrición, ejercicio y auto-cuidado puedes irte de marcha perfectamente todo el fin de semana y bailar, por supuesto, en la tarima; te chifla vivir la emoción de todos tus colegas bailando a tope el último tema de vuestro DJ favorito.

Tu comunicación no verbal es retadora, distante y seductora.

A nivel estético:

Te gusta un vestuario atrevido, que insinúe, enseñe y potencie el cuerpo que tango cuidas, colores intensos y texturas modernas.

A lo hora de salir entregas tu comodidad al cielo a favor de la exuberancia y el glamour sensual.

En la mujer lo ultrafemenino y atrevido.

Barco, palabra de honor, en “V”, de hombros caídos, en corazón y Halter, todos los escotes que sean pronunciados te gustan, también las minifaldas y shorts no faltarán en tu armario. Enseñar el cuerpo es bonito y sensual para ti por eso la ropa ceñida y llamativa representa muy bien lo que buscas.

Adoras el maquillaje, el rojo de labios y la melena marcada y voluminosa como de vez en cuando algún recogido años 50 o un inolvidable italiano con mucho volumen.

Los estampados y animal print te encantan así como tus indiscutibles taconazos que realzan tus piernas. También las plumas, lentejuelas o pedrería que consigan el efecto de diva del cine. Es posible que te atrevas con corsets o prendas transgresoras que pocas pueden con ellas.

En el hombre, marcarás tus camisetas y camisetas slim fit y abrirás el cuello también en los polos; cualquier buen vaquero resaltará más si es desgastado o cargo. Podrás ir en zapatillas pero siempre de firma y totalmente de moda; también jugarás entre fantásticos zapatos italianos con modelos que estilicen el pie o botas rotundas y modernas que llamen la atención en tu look. Disfrutas de las prendas de tendencia, enseñar cuerpo y lucir palmito.

En general hay cierto exotismo en tu imagen externa que motiva la forma de presentarte más intensa y pasional de todos los estilos.

Es posible que uses algunos códigos de tribus urbanas como lo gótico, lo rapero o ciertas prendas que insinúen cierta androginia. El aire de Beverly Hills o Las Vegas también te puede inspirar.

Tus formas son directas y de aire poderoso, apremiante.

¿En qué expresas tu máxima Autenticidad?

La pasión, la atracción y la provocación de la sensualidad son la bandera de tu barco son tus dones por eso tienes una capacidad de influencia social sobre todo en profesiones relacionadas con el ocio, las relaciones públicas, organización de eventos y todo lo que tenga que ver con mostrar lo mejor de un producto o empresa y suscitar emociones a su audiencia.

Eres llamativo, vistoso y tremendamente persuasivo y consigues que los demás escuchen tus ideas.

Tu desinhibición inspira a otros a arriesgarse y generas atmósferas de atracción que ningún otro estilo consigue.

Eres de mente abierta e incluso transgresora consiguiendo influir en tu entorno a través de tu propia imagen y pensamiento.

Tu fuerte está en mirar a la gente de frente y eso te hace abanderado de la honestidad, franqueza y ser una persona práctica, directa y sin rodeos.

Te apasiona ocupar el primer lugar y que se te pueda ver y eres muy bueno en comunicación y habilidades sociales.

Tu carácter vehemente hace fácil que los grupos de tu alrededor distingan bien cual es tu modo de vida y ser respetado por ello, lo compartan o no.

Estilo Seductor

¿Cuál es tu máscara?

Mantener tu alto nivel de exigencia física y en la apariencia externa pueden llevarte a comportamientos superficiales, narcisistas e incluso pasar por encima de tu propia economía y relaciones. Te cuesta asumir los segundos lugares incluso es posible que sigas pensando que lideras algo importante aunque tu aportación profesional no sea la más excelente.

Te pueden las comparaciones y esto ocurre porque eres el/la primero/a que se compara con los demás, por eso tienes intensas luchas con tu Ego y tu orgullo; pedir perdón te cuesta más que la vida entera y si no eres el protagonista, te enfadas.

Para mantener el estatus que te imaginas que tienes y siendo tan bueno en comunicación, te saltas a la torera inconscientemente el respeto y valoración por el otro porque a veces consideras que realmente tú eres el centro del universo.

Si todo va bien contigo, genial, si no, borrón y cuenta nueva que hay mucha gente en el mundo que sí está dispuesta a reconocerte tanto como vales. Este tipo de pensamientos te da serios problemas con las relaciones en general y con las de pareja en específico; parece que nadie puede estar a la altura de un Guerrero o Amazona como tú.

Quizá, si te bajas del pedestal al que te has subido verás como estabas haciendo un teatro, otra de tus debilidades: ser capaz de hacer el papelón sólo por conseguir tus objetivos.

La máscara del “yo soy así y así seguiré” te libra de responsabilidades, de quejarte y te invita a decir todo lo que te da la gana, como te de la gana y cuando te de la gana. Esto va haciendo más larga y profunda la zanja que te separa de los demás; justo a los que quieres atraer. ¿Para qué?

Vives en la contradicción de querer proyectar “algo” que “todos quisieran” y ciertamente al final, no te comportas de forma cercana. En el fondo te cuesta intimar y aunque la carcasa pone “acércate a mi”, no dejas que nadie lo haga porque no sabes cómo funciona; esto te hace mucho daño y abre aún más tu herida de profunda falta de afecto, de ser querido y aceptado.

La relación con tu cuerpo puede ser tóxica y sólo tú sabes lo que eres capaz de hacer para “diga” lo que tú quieres construir, muchas veces forzado…

Cuando tu niño/a malcriado/a sale por ahí montas escenas dignas de melodramas americanos en los que casi por estética, la peli termina como previsto: igual que siempre.

Sólo en tu refugio, en un rinconcito dentro de ti, sabes que te gustaría que hubiera menos muralla para ver aunque sea el principio del bosque.

En el ritual de cortejo eres muy bueno. El problema está en que lo uses y alargues con quien te plazca sólo por el placer de ver a alguien a quien se le cae la baba contigo. Tú, con mucha dignidad finges que no es para ti y qué cosas piensa la gente, claro, es normal que gustes a todo el mundo.

Te cuesta canalizar tus necesidades sexuales y saber cuál es el juego que juegas…

Muchas veces, antes que mirar tus defectos prefieres taparlo todo con una personalidad explosiva y poderosa que impide tener relaciones desde el corazón. O en la versión contraria ser pusilánime y convenida con tal de no romper la imagen que tienen los demás de ti.

No toleras la posibilidad de que haya algo de “vulgar” en ti y prefieres mantener el personaje de divinidad griega antes que mirar tu sombra.

Por eso puedes llegar a ser Narcisista como si de una verdad se tratara: ser lo mejor, sólo para unos pocos y con pocos éxitos reales en tu hucha de logros.

Llevado al extremo o utilizado como máscara de este u otros estilos, puedes llegar a la inestabilidad personal, sumisión a la imagen y excentricidad de una libertad y poder que no consigues. Tendrás miedo a ser natural por si eso sea poco para la gente que te “admira”.

¿Cómo potenciarte?

Desmitificando tus cánones de éxito, belleza y poder y dando mucho más espacio a la naturalidad y auto-valoración por lo que eres, tal y como eres. Tienes un enorme potencial en la relación con grupos y masas si tu “desde donde te comunicas” está colocado.

Dando crédito a tus sueños reales a través de cubrir las necesidades que tienes abiertas desde un lugar humilde y sincero que le dé autenticidad a tu “para qué influir en las personas”.

La fuerza del estilo seductor está en su pasión por las cosas que hace. La búsqueda del equilibrio entre lo externo y lo interno te harán crecer en fortaleza, confianza y seguridad como también en saber pedir ayuda y trabajar la humildad.

Tienes una facilidad innata para transmitir emociones, mover y conmover, ponlas a favor de propósitos que realicen tu dimensión más humana.

Valora tu capacidad de influencia como el detonante del cambio en tus entornos personales y profesionales y usa tu pasión y entusiasmo para facilitar a otros que la encuentren.

Si resuenas en el estilo seductor, estaré encantado de leer tus comentarios.

Un abrazo

Domingo Delgado

Descubre cada jueves contenidos exclusivos que te mostrarán la estrecha relación que existe entre tu imagen y tu interior. Únete y accede ahora a la Guía de Desarrollo Personal a través del Estilo con 5 Pasos para recuperar la conexión contigo mismo y encontrarle sentido a tu Presentación ante el Mundo

2 COMENTARIOS

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *