Descubre la relación entre tu color favorito y tu Personalidad

¿Tienes un color favorito?

  • En la mayoría de los casos la respuesta es sí, un color concreto: azul, blanco, amarillo…
  • Otras veces son dos.
  • Y otras “me gustan, todos los colores y no tengo una preferencia concreta”.

La mejor forma de comprobar lo que dices conscientemente es ir a tu armario y de un golpe de vista darte cuenta de cuál es el porcentaje mayor de un color en tu ropero.

Y si no es suficiente, haz un recorrido por las estancias de tu casa y detecta qué tonalidades están más presentes.

Quizá digas muy convencido que tu color favorito es el celeste y al contar en tu armario tienes 14 camisas blancas.

Tal vez pienses que en la decoración de tu hogar te encantan los colores neutros pero en realidad lo que destaca son los objetos rojos más pequeños que hay por todas partes y llaman más la atención a la vista.

El color favorito es relativo pero como ves, la prueba del que está más presente en tu vida, la tienes muy a mano, delante de ti.

¿Por qué ocurre esto?

Los deseos nos conectan con quienes queremos ser y están asociados más a la apariencia; a veces de forma inconsciente “nos contamos” a nosotros mismos cómo son las cosas y la realidad es otra.

Las verdaderas necesidades y motivaciones que tienes puedes descubrirlas prestando atención a lo que hay hoy en el presente a tu alrededor y a las emociones que hay ahí dentro.

La Psicología del Color no es sólo un conjunto de listados interminables de significados culturales. Es una herramienta de auto-conocimiento que tienes a tu disposición en tu día a día y con la que puedes intervenir en tus emociones, pensamientos y acciones para vivir mejor.

Hay un instinto que te lleva a elegir lo que llevas puesto ahora mismo, una intención inconsciente en los colores que usas a tu alrededor y en los que te fijas cuando visitas otros lugares.

Aprender a “leer” qué es lo que motiva ésos impulsos puede ayudarte a sentirte mejor contigo mismo y darte cuenta de asuntos emocionales sin resolver que están expresándose en tu exterior, pero que tienen que ver con lo más profundo de tus necesidades.

¿Y qué ocurre con los colores que rechazas?

También cuentan.

Hablan de tu parte vulnerable y de las debilidades que de alguna manera expresas en tu imagen personal de forma automática para poder gestionarlas como puedas.

Los colores con lo que “no vibras” te vienen a contar qué áreas de tu vida necesitan atención o cuáles son las heridas del pasado que necesitan sanar.

¿Por qué los colores reflejan todo eso?

Es un mecanismo de defensa útil y sano que te protege del dolor. Entonces tu inconsciente se encarga en la sombra de manejar tus preferencias que crees que tienes de forma libre y espontánea.

Somos seres creativos, tridimensionales y estéticos. Manejamos el mundo de las formas y en el caso del color, es uno de los aprendizajes perceptivos más antiguos de nuestro cerebro. Sabemos en realidad más sobre el color de lo que pensamos. Es nuestra parte instintiva la que lo aprendió hace miles de años y “automatizó” estas estrategias de relacionarnos con el mundo visual.

¿Para qué me puede servir conocer mis preferencias de color y los colores que no me gustan?

Para sacar a la luz tus fortalezas, expresar tu personalidad, liberar emociones atascadas y disfrutar de la estética como una herramienta para ser más feliz.

¿Qué expresa tu color favorito?

Fortalezas y Limitaciones.

Veamos algunos colores:

  • Blanco

Foco en lo nuevo, la simplicidad y facilidad para impresionarte por tu sensibilidad.

Búsqueda de la Excelencia, optimismo realista, cautela y autocontrol.

Si te secuestran las emociones del blanco en exceso o lo rechazas: es posible que falte espacio en tu vida para ti mismo, exigencia, perfeccionismo o que te toque revisar si has superado algún evento pasado que te causó un shock que no has gestionado.

  • Amarillo:

Expresión de tu individualidad, intelecto y el mundo del conocimiento práctico, impulso a la acción y dominio del mundo racional.

Jovialidad y espontaneidad mesurada. Buen uso de la palabra y la comunicación e interés prioritario en la economía.

Si te secuestran las emociones del amarillo por exceso o lo rechazas: echa un vistazo a por qué te comparas, el sentimiento de envidia, el estrés por querer comprenderlo todo y la tendencia a racionalizarlo todo impidiendo que afloren tus emociones auténticas. Necesidad de que te valoren. La pretensión o el Snobismo.

  • Naranja:

La extroversión en estado puro, relaciones intensas, cálidas y llenas de emociones, disfrute y placer. Socialización, conexión con los demás a solas y también en grupos grandes.

Disfrutas ayudando al entorno eres tolerante y también necesitas cierta dosis de aventura en tu vida. Asumes riesgos, conectas con tu cuerpo y la sensorialidad en todas sus versiones.

Si te secuestran las emociones del naranja o lo rechazas: presta atención a la tendencia a la exaltación, el ruido interno y externo que tapa lo que sientes para no mirarlo, la extrema competitividad y la frivolidad. Estrés porque los demás hagan lo que tú quieres o tener demasiado foco en tu físico.

  • Rojo:

Coraje, pasión y capacidad de poner límites, ambición e impacto sobre los demás. Habilidad para resolver conflictos dando lugar a quien lo perdió.

Foco en la acción y los resultados, capacidad de trabajo y visibilidad.

Si te secuestran las emociones del rojo: es posible que ardas en enfado, tengas comportamientos agresivos sin querer y pierdas la sensibilidad necesaria para relacionarte de forma respetuosa con tu entorno. Protagonismo invasivo y necesidad de aprobación.

  • Azul:

Confiable, discreto y con habilidad para entrar en tu mundo interno y en el de los demás. Introspección, fluidez de pensamiento y acceso positivo a tus emociones. Honestidad y sinceridad que te permiten tener vínculos personales sólidos y amorosos.

Capacidad de comunicación sobre temas relacionados con los sentimientos o la creatividad que te otorga cierta autoridad en los temas que dominas. Inspiras, la búsqueda de ideales.

Si te secuestran las emociones del azul o lo rechazas: en un 90% de los casos conecta con la emoción de Tristeza, el sentimiento de melancolía y anclaje al pasado. Nostalgia paralizante y distanciamiento de tus círculos de personas cercanas.

  • Verde:

Practicidad alegre, amor por el trabajo bien hecho, sensación de libertad al cuidar a otros y vivir en comunidad. Rapidez para entender conceptos nuevos y hacer algo de provecho con tus conocimientos. Cuidadoso y amante del aprendizaje e implementar con soltura ideas y proyectos útiles.

Disfrutas con la pertenencia a grupos y de sentirte acogido, tienes fuerza de voluntad y compromiso para llevar a cabo lo que te propones.

Si te secuestran las emociones del verde o lo rechazas: presta atención a qué áreas de vida están estancadas, los precios que pagas por lealtades ciegas o por no mirar aquello que te aqueja por miedo a sentir dolor. Ser posesivo, desordenado o dependiente del afecto de otros.

  • Violeta:

Sensible, compasivo, artístico y  espiritual. Buscas experiencias transformadoras y encuentras belleza hasta en algo que no lo aparente.

Carismático con cierto toque seductor, no por tu cuerpo sino por tus ideas, tu tono de voz, discurso o intelectualidad. Poco convencial e idealista o asteta.

Si te secuestran las emociones del violeta o lo rechazas: date cuenta de tus conductas vanidosas, egocéntricas o en qué relaciones o circunstancias estás sintiendo un rechazo (asco) que no expresas. Trabajo con la humildad, hacerte cargo de ti y poner los pies en la tierra para no evadirte en “tus mundos mágicos”.

  • Gris:

Solidez personal que genera entornos y experiencias seguras. Capacidad de protección y cuidado de tus bienes materiales y vínculos personales. Proyectas calma y discreción, alguien comprometido con su vocación que inspira autosuficiencia y seriedad.

Empujas con esmero y suavidad a que tus relaciones salgan adelante.

Si te secuestran las emociones del gris o lo rechazas: echa un vistazo a esas actitudes neutras en las que es importante tu opinión y no la expresas. La rigidez de no querer destacar aunque te corresponda, dificultad a la hora de tomar decisiones o tu apego a las ideas y creencias de siempre que pueden frenar tu talento, limitándote.

  • Negro:

Sofisticación, búsqueda del prestigio merecido, autoestima y poder personal que refleja el impacto de tu trabajo personal. Capacidad de tomar perspectiva de los hechos, las personas y los conflictos. Determinación e individualismo elegido, comunicación directa y personalidad aspiracional.

Ideas poco convencionales que defiendes con criterio generando admiración en el entorno.

Si te secuestran las emociones del negro o lo rechazas: vigila que no te estés separando tanto del mundo que tengas un caparazón que no te deje respirar. Exageración para que te vean y contención de emociones (sobre todo del miedo)para no parecer vulnerable. Dificultad para conectar con los demás sólo por unos minutos de poder e inseguridad interna.

Hay muchos más colores en el espectro de la luz y daría para páginas y páginas este post…

¿Y si tengo 2 colores favoritos?

Compara ambos y detecta cuál tiene más peso, más presencia a tu alrededor o descubre cómo se combinan en tu interior los significados asociados a los dos.

¿Y si antes me gustaba uno y ahora otro?

Presta atención a cuándo ocurrió que cambió tu color favorito, qué circunstancias pasaron entorno a ése momento en que pasaste de uno a otro y si es útil que hoy te orientes a tu color predilecto actual.

Espero que te sirva para dar tus primeros pasos de auto-conocimiento a través de la Psicología del Color.

¿Cómo te has sentido?

Me encantará leer tus descubrimientos en los comentarios.

Un abrazo

Domingo Delgado

Descubre cada jueves contenidos exclusivos que te mostrarán la estrecha relación que existe entre tu imagen y tu interior. Únete y accede ahora a la Guía de Desarrollo Personal a través del Estilo con 5 Pasos para recuperar la conexión contigo mismo y encontrarle sentido a tu Presentación ante el Mundo

10 COMENTARIOS

Comments

  1. Hola! Muchas gracias por la información, me encanta porque hay mucha relación con mi personalidad y mi vida presente.
    Seguiré tus recomendaciones 🙂

    Muchas Gracias!

  2. Muchas gracias por la información y comprobé lo que siempre me han dicho que los colores que utilizo son negro y azul marino, rara vez uso otro color, pero siempre va combinado con un sueter, pantalón o abrigo de color obscuro.

    • Estupendo Marije! Si te sientes bien usando colores oscuros es lo importante; si notas que quisieras tener una imagen más abierta puedes empezar por los tonos medios que te ayuden a expresar más facetas de tu personalidad. Un abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *