Lo que sucede fuera actúa como un espejo de cómo somos por dentro, de cómo te tratas.

Si te das cuenta la mayoría de las veces que nos impacta alguna situación, si rascas un poco verás que lo que “te toca” tiene que ver con cómo te hablas a ti mismo.

En otro artículo te comentaba la importancia de comprender a tu crítico interno y hacer que tu guía interno tome las riendas de la relación contigo mismo.

La búsqueda de una perfección que nunca se alcanza, la exigencia de los entornos en los que te mueves, tu educación, las expectativas autoimpuestas o la lucha por ser algo o alguien que no eres puede llegar a su fin si sabes cómo abordarlo.

Hoy profundizaremos en más estrategias que te ayuden a llevarte mejor contigo pero sobre todo a ser más cálido y benévolo:

Con tu forma de pensar

Esta es el área número uno, ya que si consigues tener una forma de pensar más nutritiva, menos crítica y que gestione todo lo que te ocurre de forma amable, estarás evitando muchas situaciones de malestar.

¿Por qué?

La única persona en la que puedes intervenir es en ti mismo y si las emociones son inevitables, lo que sí puedes cambiar son tus pensamientos.

La sensación de fracaso personal tiene que ver en esencia con cómo interpretas la realidad. Cambiarlo es posible aunque no es cuestión de un día.

¿Cómo abordarlo?

Haz 3 columnas:

1º. Una lista de las situaciones en las que te sientes mal, te cuesta solucionar o las vives como negativas y pregúntate qué te aporta sentirte así: escríbelo.

2º. Pon al lado de cada situación cómo reaccionas al pensar de esa forma y  las consecuencias que tiene.

3º. Escribe una tercera columna con una lista de opciones alternativas a todas aquellas situaciones: Pregúntate cómo te gustaría/quisieras vivirlas en adelante y sobre todo: ¿Qué puedes hacer desde ya para interpretar ésas situaciones desde un punto de vista más saludable para ti?

Fíjate que digo “saludable”; sólo por verbalizar interna o externamente un pensamiento positivo no cambian las cosas definitivamente. La clave estará en el compromiso tuyo con buscar una forma alternativa de pensar que practiques a diarios; una manera de pensar en la que tú seas un agente activo, retomes tu poder personal y comiences a experimentarte, permitiéndote en cualquier caso equivocarte y volver a empezar. Lleva su tiempo pero funciona.

Con tu forma de sentir

Aparecen tus emociones, las sientes en el cuerpo y en el momento podrás respirar, cambiar el foco de tu atención pero si llevas mucho tiempo saltando a la primera cuando tu madre te llama en horario de trabajo y te enfada, poco podrás hacer en el momento. Hay que trabajarlo antes (apartado anterior)

Eso sí, la receta funcionan cuando tú eliges cómo quieres vivir tus emociones: ¿reconociéndolas? ¿tapándolas? ¿reaccionando? ¿cómo?

Con ello te ayudará que cada pensamiento que tengas al respecto, surja de tu yo más auténtico.

Tomar prestadas estrategias de autoayuda tal cuál no va… siempre es a medida de ti :)

Escucha bien dentro de ti cómo te gustaría vivir tu universo emocional y elige la opción que más fuerza y seguridad te dé; el resto es como ir al gimnasio: ¡a entrenar!

Cómo ser más cálido y benévolo contigo mismo

Respeta tu imperfección

A ninguno nos gusta vernos en una situación en la que nos sintamos vulnerables, parece que nos hacemos pequeñitos, muy solitos ahí dentro de nosotros y si encima metemos la pata nos sentimos francamente mal.

Cada día cometemos errores y no por éso somos más débiles. Es lo normal en un ser humano.

Reconocer en dónde fallamos tiene premio porque cuando lo hacemos disminuye la probabilidad de que nos secuestren las máscaras de la culpa, el resentimiento, la víctima, el orgullo, la soberbia… o cualquier otro mecanismo de defensa que pongas por delante para que no se vea tu divina imperfección.

Estoy totalmente convencido que hasta detrás del mayor dragón que haya en tu interior, siempre hay una parte de ti que se siente débil y para que no se vea, se esconde detrás de una máscara que aparente que todo va en coherencia.

Reconociendo ésos rincones que no te gusten, al darles un lugar como al resto de tus partes, simplemente surje: alivio.

Dar valor a todo lo que eres

Tendemos a separar demasiado lo que es positivo de lo que no, lo que son fortalezas de lo que son debilidades, etc.

Y es que somos como la línea de un círculo: completos.

El resto, separarnos en partes válidas o negativas, es una valoración personal que hacemos en relación a cómo nos han educado, los estereotipos sociales y morales, la ambición del Siglo XX1, la sumisión a la imagen

Es complicado, lo sé pero un primer paso con esto consiste en: dejar de compararte.

Aprender a valorarte tal y como eres supone un ejercicio de honestidad; te podrás ayudar:

  • Invierte tiempo en cubrir tus necesidades, si las dejas para lo último será más fácil que caigas en la frustración y cocines a presión mucho enfado. Sabiendo esto, no dejes que estalle.
  • Espera lo mejor de ti aún no sabiendo qué resultados tendrás.
  • Celebra los logros: si ha sido importante para ti hoy haber comenzado un diario personal, es tan grande como cualquier otra hazaña más visible o social.
  • Sal de la lucha por ser perfecto, te sentirás más cómodo y natural.
  • Cuida tu cuerpo.
  • Ten una imagen externa genuina (no original)
  • Saca tiempo para ti cada día, el estrés nos carga de miedo si no paramos.
  • Pon energía en comprender cómo eres y poco a poco ganarás en aceptación.

Ser más cálido y benévolo contigo no son sólo palabras bonitas sino tratarte como al mejor invitado que llega a casa y le atiendes con respeto y valoración.

¿Cuál de las claves que hemos visto quieres poner en práctica?

¿De qué otras formas practicas la amabilidad contigo?

Me encantará leer tus comentarios.

Un abrazo

Domingo Delgado

Descubre cada jueves contenidos exclusivos que te mostrarán la estrecha relación que existe entre tu imagen y tu interior. Únete y accede ahora a la Guía de Desarrollo Personal a través del Estilo con 5 Pasos para recuperar la conexión contigo mismo y encontrarle sentido a tu Presentación ante el Mundo

0 COMENTARIOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *