¿QUÉ ES EL ESTILO ELEGANTE?

Una forma de presentarse ante el mundo buscando el Éxito, basado en la distinción personal, la cultura y el Respeto. Sin duda la persona con expresión Elegante busca el Prestigio.

Tiene la capacidad de elevar lo cotidiano a una forma más pura y selecta que genera admiración en los demás. Su pauta de coherencia personal estará en su capacidad de diferenciarse, en su refinamiento y su autoridad.

Este estilo lleva al siguiente nivel las características de solidez, prestancia y confianza del Tradicional por su capacidad de distinción; es como si tamizara los valores del Clásico para encontrar la pepita de oro en sus cualidades.

Representa el interés por mejorar de forma continua, mimar los detalles y proyectar una personalidad brillante y completa que suscita seguidores.

La distancia que pone en sus relaciones tiene un sentido porque es el estilo abanderado de la mejor Asertividad: el respeto y la valoración de sí mismo y del otro, en todo momento y en todas las áreas de su vida.

Si te expresas en el estilo elegante cuidarás mucho tu apariencia de forma natural e intuitiva con cierta sofisticación. No te gusta llamar la atención y te caracterizas por una gran reserva que crea cierto halo de misterio a tu alrededor.

 

¿CÓMO TE RELACIONAS CONTIGO SI ERES DE ESTILO ELEGANTE?

A nivel psicológico tienes los ojos puestos en la “siempre se puede hacer mejor”, quieres informarte el máximo posible sobre todo a lo que te dedicas de forma personal y profesional. Sientes un gran interés por la actualidad, el mundo intelectual, la música y los mundos sibaritas y distinguidos.

Tus estándares de profesionalidad son muy altos y por eso ocupas el lugar que ocupas en tu trabajo. Has sido capaz de sintetizar las mejores estrategias para vivir, relacionarte y desarrollar tu vocación.

El Éxito es tan importante para ti como el comer y también disfrutar de relaciones que apoyen tu camino.

Tu honestidad y discreción buscan aspirar siempre a más en todos los aspectos, entre ellos el económico. Te preocupa tu status y tener una posición de poder que exprese tu excelencia.

Eres de pocos amigos, tan seleccionados como el buen vino que pones a tus invitados en cenas llenas de sencillez y glamour. Es difícil acceder a tu intimidad y la gente se lo toma como un premio cuando lo consigue.

No te gusta salir a cualquier lado que te haga sentir incomodidad, esté abarrotado o no tenga buen olor.

Es posible que las relaciones personales te resulten complejas porque no encuentras a menudo a personas que estén a tu altura.

Tus hobbies son exquisitos y distinguidos; muchas veces caros, pero merecedores de emplear en ellos tu dinero.

Te sientes bien con las actividades que son realmente especiales y diferentes; algo que te sorprende y te lleve a una experiencia sublime distinta a lo que hayas visto ya. Disfrutas del vino, la lectura filosófica, la ópera, el ballet, los clásicos en fin, pero también lo contemporáneo y de vanguardia siempre que no sea estridente.

No hay fin de año que no te tomes las uvas, con algo rojo o incluso hacer un pequeño ritual mágico que de forma simbólica te empuje a un nuevo año lleno de logros.

Buscas, buscas y encuentras lo mejor para ti y los tuyos generando una atmósfera, en tu estilo de vida, de exclusividad, autoridad y reserva. Nada estará fuera de lugar en tu vida mientras tú mantengas tu poder personal en marcha.

Estilo Elegante

A nivel físico:

Mantienes tu cuerpo en forma, igual que tu peso, tu nutrición y descanso. Quieres hacerlo siempre desde las mejores y más actuales tendencias: pilates aéreo, nutrición energética, dormir en colchón de viscolástica…

Eres consciente de que un buen cuerpo es la base para alcanzar tus objetivos y tener una presencia impecable y pulida. Por eso inviertes en spas, masajes y vacaciones que bien te mereces por tus esfuerzos.

Si algún día te pones enfermo/a, utilizarás todos tus recursos para ayudarte a tener un mejor aspecto y que no se note que has pasado toda la noche con fiebre.

Hombre o mujer, cuidas específicamente tu piel con cosméticos que se adaptan a tus necesidades y previenen el envejecimiento. Sabes muy bien que “lo que te cuidas hoy, es el futuro de tu belleza”.

Para hacer deporte prefieres ir a tu aire que con otros e ir probando si te convence el bikram yoga, la electroestimulación muscular, el Paleo-Fitness o lo que mejor se ajuste a los resultados concretos que buscas.

Tu comunicación no verbal es estirada, discreta y distante.

A nivel estético:

Calidad, calidad y sobre todo: Calidad. Nada de logos de marcas visibles o prendas de low cost conocidas que pongan en entre dicho tu buen gusto. En cualquier caso, para básicos, son la mejor opción, debajo de otras prendas y sabes jugar muy bien combinarlas con otras prendas de mayor autoridad.

Te gustan las prendas que realmente se ajusten a tu figura y no habrá una manga, talle o bajo de pantalón que no esté a la altura adecuada y según tus proporciones. Tienes a tu costurera cerca y sabes que arreglarás todo lo que no esté en su sitio. No te cortas tampoco en llevar a la tintorería semanalmente lo que tenga una pequeña mancha que no lavarás en casa porque se estropearía la prenda.

Inviertes en piezas interesantes, duraderas y muy especiales. Tienes un buen ropero en el que conservas elementos clave para cuando se vuelvan a poner de moda. Ante cualquier gala inesperada, recepción o fiesta privada, ya tienes pensado qué hacer y sacarás de forma sublime tu pieza de seda oriental espectacular, mantón de manila o frack.

Trajes de chaqueta, smokings femeninoa, colores suaves, negros, satén, lanas frías; hay que tener variedad y conservar la ropa de forma adecuada. Tanto chicos como chicas, el zapato y los complementos son importantísimos y pocos, así como un buen reloj y joyas distinguidas.

Adoras la exclusividad y elegancia propiamente dicha como bandera de tu estilo de vida.

Tu indumentaria es mayoritariamente lisa, chaquetas y pantalones en perfecto estado y complementos muy cuidados y diferentes sin llegar nunca a la estridencia o exageración.

Necesitas dinamismo en tu vestuario diario pero lo basarás en alternar colores y texturas. Abres el closet y sabes qué necesitas hoy para sentirte en tu lugar que te corresponde.

Las ceremonias y actos públicos son para ti una forma de reafirmar tu posición en sociedad, sea la que sea que tengas.

 

¿EN QUÉ EXPRESAS TU MÁXIMA AUTENTICIDAD?

Tu Exquisitez y sumo Respeto te  convierten en la mejor opción para representar y comunicar un nivel de Autoridad personal que inspira el aplauso de tu entorno, aunque para ellos sea difícil acceder a ti. Algunos te admiran y otros te toman como modelo llegando a copiarte.

La superación personal, profesional y el acceso a información exclusiva te convierten en un referente, una persona brillante, intelectual y completa de principio a fin.

Eres un espejo de la excelencia y por ello te siguen otros para inspirarse en tu forma de ser. Eres consciente además que desde tu posición tienes la mayor capacidad de influencia de todos los estilos; bueno, salvo algunos más extravagantes como los de Estilo Dramático…

Te rodeas de personas selectas, con posición social y de pensamiento a lo grande.

En el trabajo saben que contigo encontrarán los máximos resultados y si hay que encontrar a alguien para ocupar un puesto de visibilidad, ése/a serás tú.

La rigurosidad con que te planteas tu guión de vida hace que pocos entren en conflicto contigo y de ser así, no perderás los papeles y colocarás en su sitio a quien ose a indignarte.

¿CUÁL ES TU MÁSCARA?

La exigencia y el perfeccionismo serán tu espada de damocles y el exceso de formalidad que te aleja de los corazones de las personas.

Puedes llegar a obsesionarte con los resultados máximos y la necesidad de diferenciarte tanto que dejes de ser tú mismo/a.

Es tal tu impulso por mejorar que se convierte en un círculo vicioso que te puede enfermar y no soportas quedarte en “el montón”. Podrías llegar a ser hipócrita con tal de conseguir tus objetivos, sin meterte en líos: pero que salga; total, como sabes que tienes una imagen de respeto, nadie se dará cuenta

Tu punto débil es el miedo a sentirte vulnerable, poco útil o vulgar. Es posible que sea una herida de no merecimiento la que te impulse a proyectarte de forma elegante para tratar de llegar: a ser “algo” o “alguien”.

Tiquismiquis o maniático/a…No soportas una llamativa pelusa deambulando por el parquet, un pelo en la chaqueta o una palabra esdrújula sin la tilde en el lugar correcto.

Sacrificarías tus relaciones personales por tu ambición profesional y esto te hace sentir mal.

A veces pretendes ser más de lo que eres en realidad y te angustia no alcanzar los objetivos tan altos que te propones y te derrumba el fracaso. Es por eso que cuando consigues altas cotas de logro puedes convertirte en alguien francamente elitista perdiendo todo el respeto del que te abanderas habitualmente.

Sin determinadas cifras económicas en tu cuenta no sientes que estás donde tienes que estar y esto obstaculiza tu creatividad y vivir en el presente.

Si no estás en equilibrio eres capaz de ponerte por encima de resto por las cualidades que según tú te hacen tan distinguido/a.

Cuando no consigues lo que quieres puedes vivir una intensa envidia, no te engañes, no es un impulso para mejorar si te comparas con otros…

Corres el riesgo de amar el poder por el poder y esto te aleja totalmente de tu mejor versión o la excelencia que buscas, vigila que por ello no optes por manipular.

Te incomoda mucho encontrar personas que no expresen el mismo nivel intelectual del que tú te jactas y de un plumazo puedes tachar a otros de vulgares, básicos o simples.

El miedo a no ser lo suficiente o no valer por lo que eres te aterra y a veces lo tapas con una actitud presuntuosa.

Te cuesta salirte de los moldes que propone tu grupo de referencia porque al diferenciarte de esta manera podrías perder tu estatus y dejar de ser reconocido por ellos.

Emocionalmente dependes del reconocimiento social y puedes llegar a interpretar emociones para causar impresiones que no son honestas ni auténticas.

Las personas que según tú no son viajadas y muy leídas, no te interesan y te parecen mediocres.

Llevado al extremo o utilizado como máscara de este u otros estilos, puedes llegar a ser déspota, presuntuoso/a y ostentoso/a

 

¿CÓMO POTENCIARTE?

La fuerza del Elegante está en su capacidad de generar éxito y valoración. Pon estas habilidades no sólo a favor tuyo sino de tu entorno y al servicio de los demás.

Valora tus errores y limitaciones como fuente de oportunidades reales de crecer. Todos somos vulnerables como seres humanos y esto nos hace grandes a todos. Mejora poco a poco, como todo el mundo y baja los niveles de exigencia.

Tu capacidad analítica y selecta te llevará a lograr éxitos seguros, confía en que todo lo que eres, tal y como eres es suficiente, lo primero, para ti.

Usa tu capacidad de influencia no sólo en el trabajo sino también en tu mundo del día a día. Cambiar el mundo también empieza en tu barrio.

Entrena tu flexibilidad y exponte a entornos muy diferentes al tuyo para que realmente tengas una visión más amplia de las personas y el futuro.

Si resuenas en el estilo elegante, estaré encantado de leer tus comentarios.

Un abrazo

Domingo Delgado

Descubre cada jueves contenidos exclusivos que te mostrarán la estrecha relación que existe entre tu imagen y tu interior. Únete y accede ahora a la Guía de Desarrollo Personal a través del Estilo con 5 Pasos para recuperar la conexión contigo mismo y encontrarle sentido a tu Presentación ante el Mundo

0 COMENTARIOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *