¿QUÉ ES EL ESTILO TRADICIONAL?

Hablar de la proyección personal basada en la expresión de una gran Credibilidad sostenida en la Responsabilidad, el orden, la Lealtad y el trabajo.

Necesita orden, formas y normas para sentirse en la seguridad total de que no va a fallar a sus principios. Ahí estará su máximo nivel de coherencia personal: la habilidad para responder de forma segura y fidedigna; ser responsable, útil y comprometido.

Aporta una sensación de solidez, prestancia y confianza que le hace el más estable de todos los estilos. Representa la fuerza de la constancia y el esfuerzo por “hacer las cosas bien” respetando a todos los implicados. Atrae a las personas por su determinación, cordialidad y reserva. Todo en su justa medida y sobre todo destaca en el ámbito profesional.

Si te expresas en el estilo tradicional te importará la apariencia en tanto que vayas de forma adecuada a la situación, personas y entorno en el que te presentes. Ni más, ni menos, no te gusta llamar la atención o de ser así, que sea por tu profesionalidad y capacidad de influencia.

Destacas pues, por tu buen hacer, discreción y valores comprobados por los hechos.

¿CÓMO TE RELACIONAS CONTIGO SI ERES DE ESTILO TRADICIONAL?

A nivel psicológico buscas las ideas más conservadoras en las que exista el menor riesgo de fracaso. Por eso eres genial en la planificación y organización como secreto del éxito. Buscarás además los hechos que ya estén probados para dar una aportación creíble tanto en tus tareas profesionales como en conversaciones ligeras en una terraza con tus amigos de toda la vida.

Te caracterizas por la discreción y simpatía equilibrada, sin estridencias.

Adoras la hospitalidad, darla y recibirla siempre que la balanza esté equilibrada, si no te plantearás lo justo que sea seguir dando o recibiendo.

Eres muy estable con respecto a profesión, pareja, amigos; disfrutas mucho yendo a tu restaurante de siempre y saludar al camarero que te conoce hace ya más de 10 años.

Tus hobbies son muy sencillos e intelectuales; más que muchos es posible que tengas una segunda pasión (que ya es bastante) a parte de tu trabajo, en la que llevas años disfrutando de ella.

Amigos los justos y conocidos muchos. Te sientes bien con lo que tienes y te gusta mantener las buenas costumbres.

El 24 de diciembre es sagrado en tu casa y es un momento muy especial en el que coincidir con toda tu familia; las vacaciones en agosto son las mejores y de vez en cuando sacas un finde en pareja, dejando a los niños con la abuela.

Sabes que has trabajado mucho para tener lo que tienes y tu foco está en el bienestar personal, sostenido por una profesión estable; si es posible, para toda la vida.

Estilo Tradicional

A nivel físico:

No te gusta mucho hacer ejercicio y de hacer algo, ir al gimnasio de al lado de casa es más que suficiente para ti. Nada de gastos extras en actividades caras y nuevas de las que no tienes la seguridad de que te den resultados. Eso sí, si surge cualquier enfermedad, irás directamente al mejor especialista, cueste lo que cueste.

Gestionas muy bien tus descansos y aunque a veces te cuesta cortar para recuperar energía; sabes a qué hora comes, cenas, meriendas y la hora de dormir. Cuidas tu alimentación; no hay nada mejor que la comida española y la dieta mediterránea para estar saludable y disfrutar de la vida.

Cuidas tu cuerpo también aunque no eres de tener muchos productos o darte largos baños de sales, te parece ostentoso. Aún así, ahorrarás lo que sea para llevarte a tu pareja al mejor hotel con spa de la guía michelín.

En deportes te gustarán tanto los individuales como los de grupo o parejas como el tenis o ir a correr la maratón de empresas con toda tu familia.

Tu comunicación no verbal es sobria, acogedora y respetuosa.

A nivel estético:

Todo lo que sea de buena calidad y si es posible atemporal para que combine con todo y dure.

“Lo barato sale caro” está en tu mente y sabes organizar tu cuentas para darle también el valor que tiene a la indumentaria. Tu ropero está muy ordenado y puedes ver todo de un sólo golpe de vista.

Azul marino, marrón chocolate y gris son tus básicos para combinar con blanco y azul celeste, zapatos oxford o mocasín para el trabajo en hombres y zapato de salón de tacón medio para las mujeres. En tu vida personal te atreves un poco más con mangas cortas, algún rojo y poco más….En verano sí te sueltas más la melena aunque no sabes muy bien cómo vestir un poco más….distinto.

Complementos pocos y de buena calidad; si llevas una joya, no será bisutería sino algo especial pero no demasiado llamativo; nada de la mano llena de pulseras que se enreden con la ropa.

Te gusta tener tu rutina de vestuario y ya tienes agendados los looks para toda la semana, el pijama y los jeans para el fin de semana. Básicamente tu lavadora y los tiempos de secado también los tienes organizados.

Disfrutas de los actos institucionales o protocolarios porque son una representación que elogia la autoridad de la ceremonia a la que acudas. Te encantan y respetas las tradiciones y los valores humanos asociados a ellas.

 

¿EN QUÉ EXPRESAS TU MÁXIMA AUTENTICIDAD?

Tu Lealtad y Fidelidad te distinguen de otros estilos y los demás te perciben como alguien “seguro” al que poder acudir para pedir ayuda.

El honor, la capacidad de estructurar y la buenas costumbres son tu bandera. Los secretos que te confían irán a la tumba contigo. Tienes una capacidad de determinación y constancia que te hacen brillar, o más que brillar, ser un referente totalmente confiable y seguro. Sabes que eres capaz de influir porque te lo has currado mucho.

Te rodeas de personas que como tú tienen valores similares y formáis un grupo de personas muy sólido y de amistades a largo plazo.

Si hay que encontrar a alguien para hacer un acuerdo a largo plazo, ese eres tú, todo un/a mentor/a que ha llegado a la madurez de sus propios conocimientos y los comparte con quien lo desee siempre y cuando tenga compromiso y encaje en tus valores.

La seriedad con que te planteas la vida y las relaciones es digna de admiración y en el “justo medio” te encontrarás para compartir quien eres y lo que sabes a los demás.

Es difícil entrar en conflicto contigo y sólo será dará cuando el vaso esté desbordado y de una forma muy educada y asertiva.

¿CUÁL ES TU MÁSCARA?

Te puedes ahogar en tus propias normas y sentirte en la cárcel de la culpa si te las saltas.

La presión por hacer lo que está “bien” y dejar de hacer las cosas “mal” es tu punto débil.

Valoras el esfuerzo pero a veces se convierte en sacrificio y esto te hace daño. Las lealtades ciegas que generas pueden llevarte a mermar tu salud y la de otros por obcecación.

La búsqueda exacta entre el dar y el recibir te impulsa a veces a hablar de lugares comunes perdiendo totalmente tu encanto llegando a ser una persona francamente aburrida y sosa.

Mantener tu plan vital tan ordenado y planificado a veces llega a asfixiarte y sientes unas ganas tremendas de libertad, camufladas debajo del “deber”.

El miedo al cambio te puede. ¿cómo harás si hicieras algo diferente? Te tiemblan las piernas y prefieres malo conocido que bueno por conocer.

La rigidez oculta otras facetas tuyas bien bonitas y expresivas; pensar en salirte del montón o llamar la atención en el fondo te parece que no es para ti. De todos modos sabes que la extraversión te ayudaría a ser más tú igual que reducir un pelín la distancia emocional que pones a veces a tu entorno.

Te cuesta salirte de las creencias de tu alrededor y de tu tribu porque estás muy cómodo/a en esos lares para hablar siempre de lo mismo y repetir casi tal cuál los modelos de vida que te enseñaron desde la infancia.

Las personas muy creativas te ponen de los nervios porque piensas que son estrafalarias o raras. Piensas que lo nuevo, si tiene que llegar, llegará porque una masa crítica cambie no por una sola persona.

Tus áreas de mejora estarán en abrir tu mente a otros esquemas mentales, bajar el nivel de prejuicios y dejarte sorprender el cambio.

Emocionalmente eres capaz de tragarte tus lágrimas, de no expresar tu enfado, o no sobresaltarte mucho con la alegría para seguir siendo educado, correcto y comedido.

No toleras las salidas de tono de otros porque tú mismo no te lo has permitido nunca y eso alimenta tus prejuicios con los demás.

Muchas veces basas tu autoridad en lo que han dicho otros que estimas gente de bien y te cuesta “pensar fuera de la caja”.

Si está en juego tu credibilidad te basas en el “las cosas son así y punto” y esperas que con esto la gente “acate tus normas de ´normalidad´”.

Llevado al extremo o utilizado como máscara de este u otros estilos, puedes llegar a vivir en el pasado antes que cambiar, al hastío vital, a ser un borrego más y no permitirte sobresalir y ser un carca con el que no se puede hablar nada más que bajo tus valores. Puedes llegar educarte y educar de forma militar controlando cualquier movimiento que se salga de tus esquemas.

Te puede el aburrimiento y el “deber” y no soportas a… las personas extravagantes.

¿CÓMO POTENCIARTE?

La fuerza del tradicional está en tu sentido práctico y la Formalidad.

Ponla a favor de proyectos que necesiten de tu expertise y abre tu poder personal al pensamiento a lo grande, a la diversidad, flexibilidad y vivir en el presente con el foco a un futuro prometedor.

Tienes grandes capacidades de gestión de personas y proyectos y necesitas ponerte en el lugar de otros valores para sacar el mayor partido de lo que es un equipo de alto rendimiento.

No pasa nada por utilizar el humor, participar de los grupos de wasap o comprarte una gafas color naranja.

Haz que el “Clásico Renovado” no sea un eufemismo de “paso de las tendencias”. Todo cambia y tú también.

La gente te sigue por tu sólida personalidad, pon a favor de ti y de otros, estas cualidades.

Si resuenas en el estilo tradicional, estaré encantado de leer tus comentarios.

Un abrazo

Domingo Delgado

Descubre cada jueves contenidos exclusivos que te mostrarán la estrecha relación que existe entre tu imagen y tu interior. Únete y accede ahora a la Guía de Desarrollo Personal a través del Estilo con 5 Pasos para recuperar la conexión contigo mismo y encontrarle sentido a tu Presentación ante el Mundo

6 COMENTARIOS

Comments

    • Buenos días Marinelly,
      Gracias por tu comentario.
      Hemos visto que te has dado de alta en nuestra newsletter; en el correo de bienvenida aparece el link al curso.
      De todos modos te lo volveremos a enviar.
      Gracias por seguirnos!!
      Un abrazo

  1. Muy interesante, gracias Domingo por tu generosidad compartiendo pequeñas pinceladas de tus conocimientos. Creo que haces un trabajo muy interesante y que eres muy buen profesional, comprometido y entregado, que además disfrutas haciendo lo que haces. Mil gracias

  2. Hola Domingo,
    Leyendo los diferentes estilos me surge una duda que quizá pueda ser de interés para otras personas. Leyendo me siento identificada en algunos estilos, en la parte potenciadora, no obstante en la parte limitante me siento identificada con otros, uno de ellos es el estilo tradicional. Mi duda es: Si yo no me siento nada identificada con el estilo tradicional en la parte potenciadora, y sí en la parte limitante, cómo hago para potenciarme? Es decir si yo no tengo un estilo tradicional (aunque me lo vea en la parte limitante), como hago para anteponer el sentido practico y la formalidad de un tradicional. Si yo no soy de estilo tradicional, no tendré esos recursos no? O el hecho de verlo en mi parte limitante es que sí tengo esos recursos, pero de manera oculta? Espero haberme explicado.
    Gracias por toda esa expertise que compartes con nosotros. Es super enriquecedora.
    Pamela

    • Hola Pamela,
      Si te limitan aspectos del Estilo Tradicional presta atención a qué estructuras, normas y obligaciones en tu vida te están impidiendo ser tú misma o cuál es el miedo al cambio que subyace a romper con ese orden (lealtades ciegas). Ésas son las primeras claves para potenciarte si es tu caso.
      Es normal que no te sientas identificada con tu parte limitante :), nos pasa a todos a la hora de reconocer los obstáculos que nos ponemos para ser más auténticos.
      Recuerda que tenemos una parte potenciadora como bien dices, y también otra limitante: en la integración de las dos se encuentra la esencia del Estilo en nuestro método.
      Espero haberte ayudado y cualquier otra cosa, coméntalo en clase si te has quedado con más dudas.
      Un abrazo
      Domingo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *