Cuando las circunstancias se abalanzan sobre ti y se repite una vez más que no consigues lo que quieres es posible que tu modelo de éxito esté impidiendo que crezcas. A veces cuando los obstáculos son los mismos de siempre quizá haya que observar qué es lo que todavía no has aprendido de ti para liberar tu potencial.

Revisa tu de Modelo de Éxito

¿Qué es?

Para cada uno el éxito es una experiencia diferente. Lo que sí tenemos en común es la sensación de satisfacción por alcanzar metas y objetivos personales y profesionales y la vivencia de todas las emociones que para cada uno cumplan un estado de fluir y de realización personal.

¿Cómo se creó?

De la imagen que tienes de ti y cómo ese idea influye en ir a favor o en contra de tus objetivos. Ya sabes que tanto si crees que puedes conseguirlo como si no, estarás en lo cierto…

El Autoconcepto tiene más poder en ti de lo que imaginas, a partir de él generas un esquema mental que te hace creer, sentir y pensar de una forma concreta teniendo una actitud ante la vida que te permite conseguir lo que quieres o no.

Las emociones que tienes asociadas a conseguir lo que quieres marcan la pauta de las siguiente experiencias “exitosas” que vivas. Aún “consiguiendo” dar pasos es posible que te sientas culpable, no merecedor o totalmente desbordado de euforia. Tu historia vital, cómo fuiste de bueno o malo en el cole, qué personas o asignaturas te marcaron en la universidad o cuál era tu rol en el último trabajo te están influyendo hoy en tu nivel de satisfacción y sensación de éxito personal. Si lo hacen de forma negativa quizá podrías plantearte si ésa imagen que tienes de ti está siendo útil 100%.

Todo eso que fuiste, crees que eres y te propones ser te hace tener unas estrategias de afrontamiento a tu realidad cotidiana, tu forma de relacionarte con el trabajo y los amigos. Ahí tienes delante de ti , el perfil de lo que pueda ser tu forma de alcanzar tu satisfacción personal.

El punto clave está en darte cuenta si para lograr lo que deseas estás pagando alguna factura que realmente no quieres pagar. Se dice mucho que las cosas cuestan, que la crisis no se marchado todavía y que hay que sacrificarse para poder pescar algo de bienestar en la vida. Estas creencias colectivas te pueden encarcelar en alguien que auténticamente no quieres ser y las circunstancias y entorno toman “el poder de tu vida”. Ojo con esto.

Óbstáculos del Éxito Personal

Si has visto qué aspectos de ti mismo y de tu relación con el entorno influyen hoy en tu modelo de éxito, también puedes profundizar en los siguientes auto-saboteadores más habituales:

  • Miedo al triunfo: es el bloqueo que te impide avanzar y vivir mejor por la expectativa y creencia de verte sin recursos para gestionar otro tipo de vida o por el simple hecho de cuestionarte qué harás si alcanzas tu sueños y tu vida cambia exponencialmente a mejor.
  • Foco en la derrota o el fracaso: ocurre cuando te sientas en el problema como si de un sillón supercómodo se tratara; das vueltas y más vueltas a lo “malo” que acontence pero merma tu capacidad de hacerte responsable y levantar las posaderas para cambiar la situación. Tener el foco en la “solución” es mucho más eficaz que analizar el problema. Análisis es igual a parálisis y la acción es la medicina que te saca del problema para al menos encontrar otras posibilidades.
  • Copiar modelos éxito: es el “como a la gente le suele ir así” o “es que yo soy de los que…”. Cuando no miras dentro y buscas herramientas para saber qué quieres, te servirá mirar cómo otros lo hacen pero si no encuentras tu propio método para ser feliz puedes caer en la “copia”, que puede funcionar pero no llena. Tú sabes que vales más que eso y quieres descubrir “tus quieros” con marca registrada.
  • Miedo a estar expuesto: suele ocurrir que cuando eres auténtico, escuchas lo que quieres y te pones en marcha, comienzas a influir y eso se nota fuera. Esto te hace sentirte más expuesto porque tus valores y deseos más profundos se expresan con naturalidad y soltura, te miran y…no des un paso atrás aunque destaques.
  • No merecimiento: la gran herida que impide conseguir tus metas. Conozco a personas valiosísimas que por algún misterio no consiguen lo que quieren. En estos casos no es cuestión de herramientas, compromiso o enfoque a la acción. Internamente sienten que no merecen y su inconsciente les lleva a experimentar situaciones que confirmen que “no es suficiente” o que “no valen”. Indaga en tu valoración personal, sí, cómo te quieres y si es en la justa medida; si descubres que te cuentas alguno de aquellos mensajes, siéntate y re-negocia con tu crítico interno.
  • Falta de validación y Autorización Personal: es el policía que a veces se planta en tu cabeza y en el último momento, justo antes de alcanzar un logro, va y te detiene. A veces somos nosotros mismos quienes “secuestramos” la posibilidad de tirar para adelante y permitirnos disfrutar, crecer y realizarnos. Observa cómo te hablas.
modelo de exito
Cómo cambiar tu Modelo de Éxito
  • Autoconocimiento, Autoestima, Automotivación: SIEMPRE

Aprende a conocerte tal y como eres; no importa lo que encuentres si miras dentro, todo lo que veas serán las piedras preciosas de tu corona del éxito personal.

Reconoce cómo eres por dentro para poder amarte sin condición y tener una sana Autoestima. Sólo así podrás poner a tu favor todo lo que eres y tener más claridad de qué quieres hacer con ello. Con esto te encontrarás que quizá la forma en que quieres vivir más plenamente igual es distinta a lo que hacías hasta ahora. Si es así, no pasa nada, ahora eres más sabio y podrás elegir vivir de la forma que mejor se adapte a tí mismo.

Automotivación: ponte en marcha. Sin la acción todo es menos probable.

Encuentra objetivos lo suficientemente retadores. Éstos son los que te hacen saltar de la silla, hacen vibrar tu corazón y suponen mejorar la última versión de ti mismo. Si cada vez que consigues avanzar, te observas y vuelves a elegir cómo quieres seguir adelante teniendo en cuenta tus necesidades, aprenderás a crecer lleno de alegría y satisfacción.

Las cosas no caen del cielo, siéntate una tarde a preguntarte dónde estás y dónde quieres llegar, te vendrán a la mente un montón de ideas. No las dejes pasar, hazte un plan y poco a poco ve dándote permiso para hacer realidad lo que quieres.

Si piensas que “te faltan habilidades para conseguirlo”, busca cómo puedes entrenarlas, con ayuda, formación, mentores o inspiración. Si te falta algo que no tienes ahora, puedes ir a buscarlo: oriéntate al Logro.

Si piensas “ya lo haré más adelante”: agéndalo. Así te comprometerás contigo y no lo dejarás pasar.

  • Disciplina vs Compromiso:

Cuando te prometes algo a ti mismo y no lo cumples es como si le dijeras a tu niño interior que lo vas a llevar al parque de atracciones y vas y lo dejas en la puerta, con el abrigo puesto y frustrado. Si te pides algo, hazlo o prográmalo hacer y cúmplelo. No hay mayor receta de autoestima que esta. Pruébalo.

Tendemos a pensar que la disciplina tiene que ver con la obligación. Existe otra manera de verlo que si experimentas de seguido, escuchas lo que francamente necesitas, vas a por ello y cumples tus compromisos, comienzas a hacerte una persona sólida y mucho más plena.

  • Permiso para crecer y ser Feliz:

Puedes tomar la decisión de vivir en un “marco de fracaso” o en un “marco de aprendizaje”. El último es mucho más nutritivo para ti porque aunque se den resultados aparentemente negativos, creces, y la sensación de crecer te predispone a conseguir lo que anhelas aunque pasen carros y carretas. Es todo una cuestión de actitud y de esperar de ti al menos, ser tu mejor aliado.

¿Se te ocurren más aspectos que sirvan para replantear tu modelo de éxito?

Comenta tus descubrimientos más abajo; me encantará conocerlos.

Un abrazo

Domingo

Descubre cada jueves contenidos exclusivos que te mostrarán la estrecha relación que existe entre tu imagen y tu interior. Únete y accede ahora a la Guía de Desarrollo Personal a través del Estilo con 5 Pasos para recuperar la conexión contigo mismo y encontrarle sentido a tu Presentación ante el Mundo

3 COMENTARIOS

Comments

  1. Querido Domingo: Enhorabuena por sus artículos. Son inspiradores y preciosos. Muchísimas gracias. Me pondré en contacto con usted.
    Un abrazo,
    Ana

Trackbacks

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *