Sé que dentro de mí hay algo de mucho valor pero no sé como expresarlo y me frustra, ¿será cierto?”.

“En la intimidad me visualizo haciendo cosas increíbles, sin embargo mi vida no es como imagino y me da vergüenza pensar que podría ser de otra forma”.

“Creo que soy capaz de aportar mi granito de arena al mundo y vivir como veo que hacen otros, pero algo falla…, ¿seré pretencioso/a?”.

Torrentes de pensamientos así nos avisan de una intuición: ¿tendrás talento?.

Y también del camino posible para hacerla realidad: reconocer los obstáculos que tienes, superar tus límites, buscar recursos para ayudarte, ponerte un objetivo potente y pasar a la acción.

Si quieres, puedes convertirlo en certeza y te propongo un trabajo en 5 pasos.

Pero antes ten en cuenta:

  • Expresar al mundo lo que muy dentro de ti sabes que tienes y de alguna forma quieres compartir con los demás tiene:
    • una parte subjetiva: emociones.
    • y otra muy objetiva: la acción (experimentar).
  • Aunque nos haya faltado la asignatura de autoconocimiento en el colegio hoy disponemos de miles de herramientas para pasar:
    • De ser víctima de las circunstancias al hacedor humilde de tu camino.
    • De echar la culpa al pasado o las circunstancias a curar tus heridas emocionales.
    • De vivir en el futuro, el control y lo previsible a abandonarte a la experiencia del presente y lo que hay.
    • De reaccionar, criticar o menoscabar al entorno a ver en él un maestro que te indica el camino a seguir.
    • De la declaración de intenciones ingenuas, fantasías, imaginación y frustración a la: transformación de “tu adulto”.
  • La belleza interior tiene mucho que ver con la:

Mi propuesta para avanzar en ello en la siguiente:

1. Conecta con tu luz interior:

Implica ser consciente de tus fortalezas y vulnerabilidad por igual. Y pon el foco un poco más en tu vulnerabilidad si notas que te da miedo o duele.

¿Perdón?

Sí, la vulnerabilidad deja de serlo en el momento en el que integras que es positiva, no “mala”.

Deja de partirte en dos o en varias partes positivas y negativas de ti mismo. Todas tienen un lugar y eres una unidad 😉

Sólo que por patrones sociales, educación, creencias y juicios, parece que si sentimos fragilidad, no vamos a ser exitosos: error.

Pierde el miedo a tu parte vulnerable hasta que dejes de ser “el fuerte” y “el débil”, entonces surgirá la magia de sentirte en paz. El primer paso.

Asume que necesitas entrar en ti y contactar contigo. Si sólo quieres sentir cosas agradables prueba a cambiar de planeta. Las emociones desagradables son igual de importantes, con la práctica te darás cuenta que también son positivas. ¿Por qué? Porque te indican también el camino de: tus verdaderas necesidades.

Comprométete, no hay resultados rápidos.

Si no te priorizas no pasará nada y esto no drena las relaciones sino que las potencia. Si piensas que tu cambio afectará a los demás estás en lo cierto, ellos también tienen su historia, su proceso y si os miráis desde el respeto por uno mismo, os estaréis respetando y amando más de lo que pudieses imaginar.

2. Expresa tus emociones de forma incondicional, práctica y respetuosa.

Esto no significa ir convulso por la vida, estar alocado o descentrado, todo lo contrario. Ser emocionalmente inteligente es positivo e incluso, divertido 🙂

Si escuchas lo que sientes, observas qué pasa en tu cuerpo y te dejas “estar”… tu propia biología te ayudará a comprender lo que te pasa, saber más de ti y nuevamente a identificar: más sobre tus necesidades.

Echa un ojo a las reacciones desproporcionadas:

  • ¿Qué pasa con esa vecina controladora? ¿Son sus ademanes? ¿Su forma de vivir? ¿O quizá te muestra de forma generosa la tremenda sensación de miedo a vivir, disfrutar o sentir placer?
  • ¿Por qué te molesta tanto tu jefe? ¿Cuánto es de él y cuando de tu relación con la autoridad? Wow, a lo mejor el tema está en trabajar la valoración de ti mismo antes de cortar la cabeza a quien te está espejando para mirar tu herida.
  • ¿Y ese rechazo radical hacia ideas políticas? ¿Son ellos? ¿O es posible que aún no has aceptado aquello en lo que no fuiste validado?

Todo está bien, ponte las gafas de la comprensión y encuentra en cada reacción ante alguien un silencio sepulcral de profundo respeto por la vida.

Permítete sentir antes de querer comprenderlo todo; tu “darte cuenta”, llegará.

3. Satisface tus necesidades

No es egoísmo.

Verás, pasa una cosa.

Vivir con falta de satisfacción es como ir con ropa con agujeros. Ok, vas vestido y tal pero “la energía” se sale por ahí y aunque camines y te pongas a “hacer, hacer y hacer” para “conseguir, conseguir, conseguir” y te drenas. Sobre todo porque esa pérdida de energía te agotará, hace sentir incapacidad y aunque te esfuerces mucho notarás cómo realmente no te sientes motivado, te cuesta sentir logro o no llegas finalmente a proponerte objetivos mayores.

Para un momento a zurcir esos agujeros, poner parches, o mucho mejor: cambiar de prendas.

Tu Autoestima tiene que ver con el concepto que tienes de ti mismo, con tu imagen interna, pero también con cómo y cuánto “respetas y valoras” lo que eres, sin letra pequeña.

Si te ves buscando el reconocimiento fuera o que alguien te diga que vales, ya has identificado un agujero.

Pero hay más, claro: existen necesidades mentales, emocionales, físicas y aspiracionales.

Una de las más potentes es la materialización de tu propósito de vida. Que suena muy grande, lo sé.

Pero es asequible en el momento en que sacas a la luz los sueños que dejaste sin cumplir. Ahora puedes si quieres pensar en ello.

Y también está en reconocer cuál es la intención de tus talentos, emociones, comportamientos, por dónde se escapa tu niño interior a jugar inevitablemente y para qué:

  • ¿Para compartir?
  • ¿Para ayudar y comprender?
  • ¿Para emocionar y conmover?
  • ¿Para conocer y explorar?
  • ¿Para crear e ilusionar?
  • ….

4. Comprende el espejo de las relaciones:

Deja a los demás con sus historias y trabájate tú.

Sabemos que nos estamos proyectando cuando:

  • “reaccionamos” o “sobrereaccionamos”; es decir, sentimos una emoción que perdura cierto tiempo y provoca como una fijación en los comportamientos de otras personas.
  • Hacemos “juicios” de otros.

Ten en cuenta que a veces es:

  • Una proyección directa: “veo en ti lo que tengo yo (tal cual) y me refleja en realidad cómo me hablo a mí mismo y no quiero reconocer”.
  • O una proyección indirecta: “el otro me muestra un aspecto en el que yo no he crecido por inseguridad y falta de confianza.

Sé consciente de las heridas emocionales de los demás y que quizá no sea aleatorio que os hayáis puesto en relación para enseñaros a:

  • Ser más seguros.
  • Aprender a valoraros de forma individual.
  • A ser independientes.
  • Auto-afirmaros sanamente.
  • Obtener afecto aunque no fuera de las formas adecuadas.
  • Aprender a agradecer o perdonar …

Vuelve a ti y da tu mejor versión, ellos también están en proceso de reconocer y canalizar su talentos, corazón y belleza interior.

5. Hacer algo con tu potencial: ¿Liderazgo?

Ya has visto más arriba cómo puedes identificar tu INTENCIÓN conectando contigo mismo para reconocer tus necesidades más apremiantes, has conocido como reconocer en tus conflictos aprendizaje y ahora toca medir resultados con esta pregunta:

¿Cuál es el impacto de tu intención?

  • Quizá cero, porque tienes muy buenas intenciones pero pasa algo que no se ve fuera: toca revisar si has reconocido por completo “si te has dado el permiso” para expresar a tu mundo de alrededor lo que quieres y necesitas.
  • A lo mejor poco: tienes herramientas, pero el tren se para en algún punto: ¿necesitas más recursos o ayuda? ¿piensas y sientes más que haces? Pasa a la acción.
  • Es posible que bastante: mide que tramos te faltan aún por recorrer para ser más coherente aún con tus intenciones y exponte un poco más.
  • ¡Puede que muy alto!: ¡Enhorabuena! Gracias por mostrarnos tu belleza interior de forma tan auténtica.

Hazte responsable de tu intención y observa cuál es el impacto real.

¿Hay algo que cambiar?

Haz un listado de qué cambios tienes pendiente de hacer y ahí tendrás el paso a paso de tu estrategia para pasar de la declaración de intenciones a liderar tu vida. Y también: pagar el precio del cambio, obtener el beneficio de ser tú mismo, ubicarte en el lugar sano que te corresponde y abandonarte al sentido de tu vida para disfrutarlo y compartirlo.

¿En cuál de estos pasos o fases crees que estás ahora mismo?

Déjame tus comentarios.

Me encantará leerte.

Un abrazo

Domingo

Descubre cada jueves contenidos exclusivos que te mostrarán la estrecha relación que existe entre tu imagen y tu interior. Únete y accede ahora a la Guía de Desarrollo Personal a través del Estilo con 5 Pasos para recuperar la conexión contigo mismo y encontrarle sentido a tu Presentación ante el Mundo

12 COMENTARIOS

Comments

  1. Me encanta todo lo que escribes y la forma tan natural de hacerlo

    Mil gracias por todos tus apuntes, ayudan mucho a replantearte ciertas cuestiones y querer hacer algo con todo ello.

    Por cierto, tus cursos son geniales !!!!! Mil gracias por tanto

  2. Buen día, soy Lourdes yo me encuentro bloqueada. Entiendo que necesito pasar a la acción y estoy consciente pero siento miedo de hacer cosas grandes aunque las quiero y las deseo pero no se por donde empezar

  3. Me parece muy coherente y clarificador todo lo que expones, a tener muy en cuenta. Muchas gracias, habrá que detenerse un poco más y ver que me muestra el espejo de mi realidad y en donde estoy poniendo el foco.
    Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *