¿Cuántas veces has escuchado que la Belleza está en el interior? ¿Y que es más importante que lo de fuera?

¿Cómo acceder a ella? Y ¿Por qué se relaciona tanto con el Autocuidado, Autoestima y Seguridad?

¿Tendrá que ver con algo que se puede manejar de forma sencilla y práctica?

Está claro que hablar de estereotipos no es fácil y tenemos muchos años de historia encima como para poder dar carpetazo al asunto de una sola vez. Es complejo.

Sabemos que la Belleza interior es una convención social, un concepto muy subjetivo que claro: depende mucho del ojo que la mire…

Me gusta pensar que en el S.XXI estamos saliendo ya de ciertos prejuicios estéticos, morales y espirituales, abriéndonos a una nueva forma de vivir que nos está invitando a marchas forzadas a cambiar nuestra forma de pensar, sentir y actuar en relación a muchos temas como el que hablamos hoy.

Sin embargo creo que pocas veces se habla de Belleza como talento; otra palabra abstracta 😉 pero que se hace realidad en dos características personales de las que te quiero hablar hoy:

  • La actitud: temperamento, predisposición y forma de afrontar la vida.
  • La aptitud: habilidad, destreza o capacidades.

Antes veamos qué Mitos sobre la Belleza Interior nos hacen más difícil expresar lo mejor que llevamos dentro.

Que la Belleza es abstracta

No voy a filosofar, sólo a recoger que cuanto más abstracto es algo, más difícil es de alcanzar. Se convierte en algo racional e ideal que puede llegar a frustrarnos tanto…

¿Realmente es invisible a los ojos?

Podemos ver un cuerpo bonito y eso es muy concreto y válido.

No podemos ver la actitudes pero se materializan en hechos, decisiones… y sobre todo, las experimentamos en emociones y sentimientos que ocurren en el cuerpo que sí que es palpable.

Vivimos en un mundo físico y práctico, así que algo podremos hacer para “bajar a tierra” aquello que a veces ponemos tan lejos.

Que la Belleza es física

La Belleza asociada al físico es muy común.

¿Por qué?

Por la experiencia inmediata de los 5 sentidos:

La armonía de las formas, colores y volúmenes hace sentir placer y satisfacción a la mayoría de las personas, pero también las “cosas feas” evocan sentimientos que pueden ser útiles para tener reflexiones muy profundas sobre la vida y las relaciones.

Piensa que belleza es una proyección de algo más profundo: un concepto, una personalidad o una idea, valores o misión, como un haz de luz transparente que al pasar por un prisma vemos un todo un espectro de colores que podemos comprender y ponerles nombre.

Hasta el dolor y las cosas desagradables tienen un sentido, ¿por qué no incluirlo en el pack de lo bello?

Porque nos orientamos solo al placer, pero resulta que la vida es más que eso. Si tenemos en cuenta la totalidad de los sentimos no seremos más perfectos, pero sí más completos. En el momento en que incluimos lo feo o lo desagradable y lo agradable como partes, la cosa cambia.

Creo que sí, que la belleza en este planeta necesita la parte material para expresarse, otra cosa es que lo que vemos fuera refleje algo auténtico.

De ahí que en la sociedad moderna nos hemos esforzado en trabajar mucho la portada del libro quizá sin un trabajo de desarrollo personal previo.

Lo físico como resultado impacta visualmente pero no necesariamente en nuestro corazón ¿verdad?

Ahora.

La expresión de tu corazón se expresa en tu cuerpo y se proyecta fuera, es un lenguaje que entiende todo el mundo y aunque vayas vestido como un zarrapastroso, se te percibe e invocas el corazón de los demás.

Que la Belleza es Cosmética y Maquillaje

Se ha usado tanto tanto en publicidad…

¿Por qué?

Porque tenemos asociada históricamente que una imagen personal cuidada, estilizada, pulida y perfecta es la representación de una persona de éxito.

Es una asociación entre “guapo/a” y “exitoso”. Es la razón inconsciente que evocan anuncios con orquídeas,  pieles de ensueño, ojos grandes y ahumados y manos angelicales:

  • Nos conectan con la perfección que no conseguimos alcanzar.
  • Entonces surge la comparación y la frustración por ser distinto a lo que otros asimilen como exitoso.
  • La belleza se convierte en una moneda de cambio para ser válido, merecedor y en cierta manera: superior.

Afortunadamente hace ya un par de décadas que esto ha comenzado a cambiar; se rompen los moldes y lo imperfecto y auténtico se pone en primer lugar.

Eso no implica abandonar “la belleza” en las formas o en el fondo, solo que nos da la oportunidad de una expresión individual más genuina, libre y auténtica, que es bien diferente.

También es un momento histórico que evolucionará pero me parece más inclusivo y benévolo con todxs.

La cosmética y maquillaje son vehículos para hacernos sentir mejor y cuidarnos, para jugar también a la diferencia por qué no, a pasarlo bien o a expresar quienes somos, etc, pero no para encerrarnos o hacernos sentir que estamos dañados.

Que la Belleza es “Nutrición” y “Estilo de Vida”

Otro estereotipo.

Se asocia con nutrición por ubicarla en el físico y lincarla al cuerpo saludable y al fitness ideal que sería a su vez la representación inconsciente de una persona “que logra”.

¿Y si eres fumador, tomas refrescos azucarados o comes más carne que verduras?

No me refiero a las normas de la OMS o al sentido común de tener una dieta saludable, sino a dar cabida también a la libertad de ser uno mismo aunque no tengas nutrición ideal.

Estamos en esta vida también para disfrutar; si ponemos muchas normas al cuerpo aunque sean “saludables” pasa otra cosa: se resiente, se reprime y esas emociones a su vez provocan una descarga de neurotransmisores y hormonas que toxifican el hígado aunque tomes cada día un menú macrobiótico o hagas una depuración con Sirope de Arce.

Tendemos a confundir también Nutrición con Estilo de Vida y este último es mucho más que eso: tu forma de caminar, tu imagen personal, las relaciones que tienes, los sitios a los que vas, tus aspiraciones personales y el desarrollo de tu talento y vocación. No sólo, la relación con la comida.

Que la Belleza está en una Espiritualidad vacía de contenido:

Esto si que es una tendencia más actual. Consiste en elevar lo cotidiano a dimensiones humanas superiores que nos hacen sentir que hemos encontrado nuestro propósito de vida, “la Misión” y “el Servicio” al mundo.

Miedo me da y te digo por qué.

No hay saltos en el desarrollo humano individual. Claro que tenemos una dimensión espiritual importantísima y también te digo que cada día más veo personas involucradas en experiencias de todo tipo para encontrar la “sanación”, “la comprensión del universo” o “la conexión espiritual” y no saben hablar con su vecino, gestionar su enfado, comprender otros puntos de vista o tener la valentía de comunicar a los demás lo que realmente piensan.

Podemos tener muy desarrollada una dimensión superior, pero como en un templo griego, si no hay columnas sólidas que sostengan ésa cúspide, no es que no se sostenga, es que no existe. Sería así como la fantasía y evasión de la realidad para no remangarse a ver lo que pasa hoy en:

  • Mi dimensión Mental: tu forma de pensar y hablarte.
  • Mi dimensión Emocional: tu forma reconocer, aceptar y canalizar tus emociones, dejar de depender o huir de sentir e identificar tus verdaderas necesidades y motivaciones.
  • Mi dimensión Corporal: tu forma de escuchar, comprender y desarrollar tu físico en tus propios estándares y necesidades.
  • Mi dimensión Relacional: tu forma de establecer vínculos de calidad.

¿Y si la Belleza estuviese en ese proceso de saber quien eres aunque al principio no sea “tan bonito”, más que abandonarte a algo lejano e inaccesible?

La Dimensión Espiritual toma fuerza cuando satisfaces primero tu nivel de: seguridad, comprensión, compromiso, confianza, afecto, pertenencia y vocación. A partir de ahí llegan las otras necesidades más superiores y trascendentales, dar saltos puede generar más frustración que antes.

Que la Belleza está en lo superficial:

Bonitismos varios, la estética por la estética como modo de vida sin encontrarle un sentido profundo.

Claro que nos gusta ver cosas hermosas y además sabemos que es una necesidad humana. Que sepas, que también más elevada que otras e incluida dentro de la Autorrealización (H. Maslow).

Ahora, ¿cuál es el para qué de llevar prendas elegantes?

¿O la necesidad de tener una decoración top en tu casa?

Si no tienes respuesta a esta preguntas o es superficial, no estás trabajando tu autorrealización, estás alimentando a un Ego que representa unas necesidades psicológicas sin cubrir, en otro nivel.

¿Esto que quiere decir?

Que el deseo de algo bello no coincide con lo que realmente necesitas.

Puedes desear una melena voluminosa y brillante porque tienes el pelo muy fino y fosco pero lo que haya debajo sea la necesidad de aumentar tu autoestima porque no tuviste referentes que te reconocieron.

Ir a la peluquería o querer tener una imagen personal arrolladora te ayudará a sentirte mejor sólo hasta la próxima ocasión. Comprender por qué no te valoras, dejar de compararte y aprender a hacerlo: cambiará tu vida para siempre. Luego seguro que seguirás yendo a la pelu y disfrutando de nuevos estilismos, pero desde otro lugar interior: más libre.

Tenía que contarte todo esto antes de retomar por qué creo que la Belleza Interior es Talento.

Suena a palabra antigua ya del departamento de recursos humanos pero vamos a dar una vuelta.

¿Y si la Belleza no estuviera fuera ni dentro?

Para mí está en la Actitud y Aptitud para Conectar contigo mismo.

¿Y éso qué es?

  • Actitud para: Comprender tu personalidad para dejar de juzgar tus limitaciones, tener una sana autoestima y sentir confianza en ti, tal y como eres.
  • Aptitud para: entrenar tu capacidad para ser el director de orquesta de todas tus dimensiones: mental, emocional, corporal, espiritual y estética.

Decía Osho que es muy gracioso en sus textos de Sat Chit Anand sobre la Belleza, que:

  • “Si el interior se vuelve hermoso – depende de ti – lo exterior tendrá que moldearse de acuerdo al interior. El exterior no es esencial, tendrá que reflejar el interior de alguna forma”.
  • “Puedes tener un hermoso rostro, hermosos ojos, una nariz hermosa; puedes cambiar tu piel; puedes cambiar tu forma. Pero eso no va a cambiar tu ser. En tu interior permanecerás codicioso, lleno de lujuria, violencia, ira, rabia, celos, con un tremendo deseo de poder”.
  • El interior es tremendamente poderoso, el exterior es muy débil. El interior es eterno, el exterior es muy temporal”.
  • “Desde el interior sucede el cambio a lo exterior. A menudo sucede, pero a veces el exterior está en un estado tan podrido que incluso el resplandor interior no puede cambiarlo”.
  • “Muy a menudo el cambio interior cambia el exterior, si el exterior no es demasiado rígido. Pero el exterior nunca cambia el interior“.
  • El interior sale hacia afuera, no lo puedes esconder mucho”.
  • “Nadie puede hacer nada acerca de tu ser interior excepto tú”.
  • Sólo una cosa no es fabricado por el hombre y es tu dignidad más recóndita, tu gracia más profunda. Esa gracia comienza a inundar tu ser exterior también. Y esa gracia transforma no sólo el interior da un nuevo rostro a tu ser exterior. Entonces incluso tu periferia llega a ser tan hermosa, tan musical, como una danza de regocijo … Pero debes comenzar desde el interior”.

No tienen desperdicio estás citas ¿verdad?

Por eso pienso que la Belleza Interior es la capacidad de conectar con uno mismo, que se puede aprender la “actitud” y la “aptitud” mediante el auto-conocimiento y que es posible mostrar fuera: lo que llevas dentro.

¿Qué creencia sobre la Belleza necesitas transformar para conectar más contigo?

Déjame tus comentarios más abajo.

Me encantará leerte.

Un abrazo

Domingo

Descubre cada jueves contenidos exclusivos que te mostrarán la estrecha relación que existe entre tu imagen y tu interior. Únete y accede ahora a la Guía de Desarrollo Personal a través del Estilo con 5 Pasos para recuperar la conexión contigo mismo y encontrarle sentido a tu Presentación ante el Mundo

4 COMENTARIOS

Comments

  1. Hola
    como vas, que bella introspección de la belleza interior haces, es mirar con detalle cada frase y la descripción de cada de sus fases. es sacar la luz interior de cada uno, es quererse y amarse tal cual como eres, con defectos y virtudes..Gracias por este articulo

  2. Te agradezco enormemente esta reflexión, mas que nada porque estoy en este punto en mi vida y es como que me siento un poco perdida para encontrar ese equilibrio entre mi interior y mostrar un exterior cuidado, unos tips para conseguirlo serian geniales¡¡¡ para saber trabajarlo no se… ya te digo que ando pérdida y no me salen ideas.
    Mil gracias porque me he sentido comprendida y esto vale mucho

  3. Hola cada paso que as comentado respecto a esta pregunta de si la belleza esta en el interior o no estoy totalmente de acuerdo es un conjunto de circunstancias de uno mismo y de como lo reflejamos al exterior con cada movimiento o gesto que hacemos englobando porsupuesto el cuidado que tengamos de modo personal y estetico,por ello no quita que mas en nuestra profesion lo primero que se ve es lo primero que se juzga o opina.Te agradezco este articulo me a gustado leerlo y hacerme pensar.Espero seguir aprendiendo de estas noticias y preguntas que todos nos hacemos muchas veces y que lo de aceptarnos como somos es un estado propio de vida para sentirnos bien con nosotros mismos.Muchas gracias y un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *