Es tarea difícil saber cómo hacer en la vida para ser feliz y más aún si uno mismo no sabe quien es. Si no sabes cómo eres puedes preguntarte:  

¿Para qué quieres ser como eres?

Esto tiene que ver con la Coherencia Personal y veremos  hoy juntos algo sobre ello.

  • Lo que piensas: lo que conoces de ti influye en la Imagen Global de tus actos y de tus emociones. También afecta el cómo te hablas; muchas veces no eres tu mejor amigo y esta sería una prioridad ¿no crees?.

Observa cómo te hablas y cómo hablas a los demás: ¿Hay algo en común?

  • Lo que sientes: dicen los expertos que a lo largo del día podemos sentir más de 150 emociones. Aunque parezca mucho es una realidad que afecta a tu forma de pensar, a tu conciencia sobre las emociones y hacia dónde van dirigidos tus actos

¿Serías capaz de lista cuál es tu emoción predominante? 

¿Qué ocurre cuando las sientes? ¿Las permites? ¿Las frenas? ¿Las obvias? 

Observa que sientes haciéndote estas preguntas. 

  • Lo que haces: Tus conductas repetidas a lo largo del tiempo afectan a las opiniones que tienes sobre ti, sobre  los demás y tu entorno. Si llevas mucho tiempo pendiente de que te valoren, de no escuchar a los demás o de “creer que nadie te entiende” irás generando en tu vida esa realidad.

Tu cuerpo y tu apariencia te seguirán y poco a poco te irás transformando en tus pensamientos. 

Lo mismo pasa si eliges pensar que eres una persona generosa, con ganas de conectar con el mundo, de divertirte y de ser feliz. Harás cosas para que se haga realidad

¿Haces lo que quieres que ocurra?

  • Lo que aparentas: Está bien observar cómo funcionas por dentro, dónde se encuentra el motor que dirige tu vida. Pero…¿Te has planteado si lo que proyectas te devuelve un resultado similar a lo que pensabas y sentías? 

A veces pasas de la apariencia u otras te tensa tanto lo que ponerte para esta reunión del trabajo o la salida del fin de semana… 

La apariencia, por muy perfecta y armoniosa que sea, provoca una “distorsión” si el fondo no comunica lo mismo. 

Más vale mostrar honestamente lo que sientes aunque no sea favorecedor lo que aparentas.

El comienzo para crecer de forma integral parte de la Imagen Real; es ésta la que se puede “elevar”. Buscar constantemente una Imagen Ideal te hará sentir mucha presión por ser algo que todavía no has desarrollado. Construye la casa por los cimientos.

Coaching de Imagen

  • La forma de ser que te caracteriza tiene que ver con lo que piensas, con lo que sientes, con como te comportas y también con tu proyección externa: La Imagen Global. Existen 3 tendencias naturales:
    • Tendencia a prestar más atención a conocimiento, lo psicológico, abstracto intangible o espiritual.
    • Tendencia a estar muy pendientes del cuidado del cuerpo, la salud, la nutrición, el ejercicio físico…
    • Tendencia a observar la estética, lo externo y la armonía en la apariencia.

No puedes encasillarte en ninguna de ellas porque ERES todas ellas. Ahora…

¿Cuál predomina más en ti? No te engañes, todos tenemos una…

Está pregunta es muy útil para darte cuenta de en qué áreas puedes mejorar. Y no sólo por mejorar sino por saber cómo andas en Coherencia Personal.

Con esto no quiero decir que haya que tener un 100 % de perfección a nivel interno, físico o estético: esto es Exigencia. Sino que observes cómo cuadran tus pensamientos, con tus emociones y tu estética con los objetivos que te propones.

  • Tu comunicación corporal: Para muchos la gran olvidada. Tu cuerpo te habla a ti y también a los demás.

¿Eres consciente de lo que expresa tu postura, movimientos y gestos? 

¿Te alimentas o te nutres? 

¿Qué tiempo dedicas a descansar y a hacer deporte? 

Y de lo que sabes de tu cuerpo…¿tu Estilo de vida apoya el mensaje de ser auténtico?

  • Tu Imagen Externa: Aquí el filón de Oro. No te recomiendo que observes tu imagen externa por tu vestuario, estilo, color o morfología corporal; la imagen externa, es el resultado de lo que expresan todas tus facetas: psicológica, física y estética. Si tomas la parte por el todo pierdes la oportunidad de llevarte al siguiente nivel.

La Coherencia Personal no es perfección, es el equilibrio en la balanza de tus defectos y virtudes: por dentro, en tu cuerpo y tu apariencia. La Coherencia Personal nace de la Autenticidad y esto sí que es muy atractivo, provoca reconocimiento y orienta al Bienestar. 

¿Te gustaría encontrar tu punto de equilibrio? 

Y si crees que lo tienes ya ¿Para qué quieres ser cómo eres? 

Comparte tus descubrimientos conmigo 

Un abrazo 

Domingo Delgado

Descubre cada jueves contenidos exclusivos que te mostrarán la estrecha relación que existe entre tu imagen y tu interior. Únete y accede ahora a la Guía de Desarrollo Personal a través del Estilo con 5 Pasos para recuperar la conexión contigo mismo y encontrarle sentido a tu Presentación ante el Mundo

0 COMENTARIOS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.