Existen dos formas muy distintas de pensar sobre las cosas: una es un proceso inconsciente, la otra es consciente.

En los años cincuenta, el psicoanalista Ernst Kris asoció la creatividad con la habilidad para encontrar nuevas combinaciones de ideas. Esta capacidad requiere del reclutamiento de pensamientos inconscientes, los cuales, se entrelazan los unos con los otros y con los pensamientos conscientes para generar una nueva idea; una combinación novedosa.

Para que la creatividad nos ilumine, necesitamos encontrar un espacio en el que fluya el diálogo entre los procesos mentales conscientes e inconscientes.  Así, muchos han relatado sus experiencias subjetivas asociadas a la creatividad de tal forma:

“No puedo forzar mi inspiración” “Las ideas vinieron a mi mientras no las buscaba” “mientras nadaba, corría, me duchaba…lo encontré” “vino a mí como por arte de magia”.

Creatividad Inconsciente y Coaching de Imagen

En este aparente viaje directo al caos de nuestro cerebro, procesos aparentemente azarosos se asocian para dar lugar a una nueva idea. Gran parte de las mecanismos biológicos que posibilitan el surgimiento de nuevas ideas siguen siendo un misterio.

Kris denominó a este tipo de comunicación como “regresión al servicio del ego”,  y es en este tipo de situaciones en la que el artista puede atraer a la primera línea de sus imágenes la fuerza de los deseos e impulsos inconscientes.

La realidad es engañosa, pues sólo percibimos el pensamiento consciente y creemos que nos comportamos en base a nuestros razonamientos, cuando, en verdad, diferentes estudios han puesto de manifiesto que el pensamiento inconsciente determina nuestra conducta.

Uno de los estudios más asombrosos es el caso de nuestro comportamiento social, en donde, por ejemplo, somos capaces de saber de antemano si nuestra relación sentimental funcionará o no.  De hecho, sabemos si nuestra relación está abocada al fracaso antes de comprometernos, aunque no seamos conscientes de dicha “sabiduría inconsciente”. En este escenario, la influencia del pensamiento consciente es nula.

Así que parece que la ciencia vuelve a poner sus ojos en Freud y comienza a aceptarse que el pensamiento inconsciente afecta a todos los aspectos de la conciencia.

La comprensión del papel que juega nuestro inconsciente en la manera que tenemos de entender el mundo y desenvolvernos en él cambiará y, en este nuevo contexto, la imagen es un elemento clave para encajar nuestro propio diálogo creativo.

Esto es así puesto porque nuestros pensamientos son elaborados mediante dos herramientas fundamentales: el lenguaje y la imagen mental. De éstas, la imagen es un agente capaz de generar nuevos escenarios mentales, ya que, al contrario que el lenguaje, es susceptible de ser sometida a una transformación mental, estructural y funcional.

La generación de estos nuevos escenarios favorece la aparición de un mayor número de posibilidades para combinar nuestros pensamientos conscientes e inconscientes y, por lo tanto, de crear.

Así, podemos utilizar la imagen como un agente de cambio mental con un gran potencial para crear. La imagen de nuestra realidad es susceptible de ser analizada, comprendida, en parte, y  si se desea, modificada, lo que nos permitirá generar nuevas realidades.

Este es el objetivo de un proceso de transformación como el de coaching de imagen, donde la fuerza de los deseos e impulsos inconscientes volverán a combinarse con nuestra consciencia para crear una imagen actualizada de tu realidad mental.

Esta nueva imagen, a su vez, será generadora de nuevos escenarios en las personas que nos rodean. En definitiva, el coaching de imagen es, en gran parte, creatividad.

Comparte tus comentarios con nosotros.

Un abrazo

Domingo Delgado

Descubre cada jueves contenidos exclusivos que te mostrarán la estrecha relación que existe entre tu imagen y tu interior. Únete y accede ahora a la Guía de Desarrollo Personal a través del Estilo con 5 Pasos para recuperar la conexión contigo mismo y encontrarle sentido a tu Presentación ante el Mundo

0 COMENTARIOS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.